Carpe Diem

17 septiembre, 2018

Por Erik Porres Blesa

A veces lo barato sale caro.

La semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó (que no aprovó como lo escribió algún miembro de dicha cámara) la ley, mediante la cual, ningún servidor público puede ganar más que el Presidente de la República. Al ser el puesto de mayor responsabilidad política en nuestro país, considero que la medida es correcta. Hasta aquí todo bien.

El problema viene cuando sabemos que el salario de Presidente de la República será de 108,000 pesos libres. Nuestro país cuenta con cientos de funcionarios con especialidades, maestrías, doctorados, años de preparación, que tienen genuinamente la vocación de servir a los demás. Muchos de estos servidores públicos estarían percibiendo salarios más onerosos fuera del gobierno de los que perciben en la actualidad (previo a la reducción anunciada).

Esa alta burocracia que en los últimos años ya ha venido perdiendo capacidad adquisitiva de manera drástica, es la que lleva la responsabilidad legal de miles de actos jurídicos que el gobierno realiza de manera cotidiana. ¡Para estampar la firma hay que estar preparado, no se puede improvisar! Las consecuencias de lo contrario podrían ser muy costosas para la futura administración y pero aún más para los ciudadanos.

Este nuevo paradigma hace esperar una fuga importante de talento hacia el sector privado o hacia otros países. Situación diametralmente opuesta a la que todo gobierno debería aspirar, que no es otra que tener dentro del servicio público a las personas más capacitadas.

De no corregir a tiempo, además de los funcionarios de carrera, uno de los sectores que más se verá afectado es el Servicio Exterior Mexicano. Allí se agravaría aún más la situación.

Hagamos un cálculo bastante apegado a la realidad. El sueldo más alto en una embajada no podrá ser superior a los 108,000 pesos equivalente a 4,796 euros/mes. Supongamos que un Ministro en Madrid, casado y con dos hijos en primaria, vaya a percibir alrededor de 4,500 euros al mes.

El Ministro va a tener que pagar de renta 1,700 euros/mes por un departamento de 2 cuartos (101m2) por el rumbo de Goya, o 1,300 euros/mes en un apartamento de 2 habitaciones (80m2) en Valdebebas (a las afueras de Madrid, con la clara ventaja de estar cerca del lugar donde entrena el amado Real Madrid); 200 euros/mes de: agua, luz, teléfono celular e internet; 500 euros/mes por hijo en primaria; 1,320 euros de supermercado (valores obtenidos de un estudio del costo de una canasta básica por persona/mes en Madrid, Vivus Finance), seguro médico de 300 euros/mes, 285 euros/mes costo de adquirir un Golf de Volkswagen, los gastos fijos ascenderían a 4,805 si viviera en Goya o  4,405 euros/mes si viviera en Valdebebas. No les va a alcanzar, ni para los gastos básicos.

El Presidente electo está en tiempo de corregir lo aprobado en el Congreso. Esperemos por el bien de México, así sea.

*El autor es Doctor en Ciencia Política, Maestro en Comunicación y Licenciado en Relaciones Internacionales.