Crónicas Urgentes

15 mayo, 2018

Por Lenin Torres Antonio

Consolidación de una Transición Democrática

A propósito de mi texto anterior.

#Columnistas Consolidación de una Transición Democrática. Por @lenintorresanto https://goo.gl/56wrrj

Estoy plenamente convencido que Lo nuevo está en un tiempo por venir. Así que mientras hablemos de lo posible, lo viable, lo lógico, en los asuntos de la rex-publica (cosa pública) sin que los humores sean los que conduzcan nuestros razonamientos, y nuestra subjetividad haga estragos en nuestras aptitudes y actitudes. Los tiempos del silencio y del vacío demandan conducirse con cierta sabiduría que haga que nos veamos de nuevos exclusivos, arrogantes, y dueños del reino animal, y no una banda de rabiosas fieras apocalípticas sin un actitud y aptitud sensata y sabia, sin una racionalidad que los haga administrar bien sus pulsiones, y utilicen la lengua para construir contextos que les permitan una vida mejor.

El problema está en la falta de adultez de una sociedad que pueda realmente fortalecer el Sistema de Partidos pervertido y decadente, y sanear en lo posible a una Clase Política que ha demostrado, en la mayoría de los casos, su incapacidad de gobernar para todos, dentro de un amplio acuerdo y una amplia pluralidad.

Hoy exige optar por un equilibrio de fuerzas de poderes públicos que contengan la vorágine de destrucción en que ha caído las Instituciones Públicas y la Sociedad Mexicana, por lo que creo que no sería sano ni funcional para nuestra débil democracia una mayoría morenista que pueda ser absoluta, dado que casi siempre en todas las prácticas políticas las mayorías absolutas han sido peligrosas, porque exactamente la exigencia de un espacio de debate , de gobernabilidad, está en ese escenario plural y de diversidad de ideas, de diferentes posiciones-

No me imagino una mayoría obradorista intolerante que impongan una idea de sociedad y mundo, cuando estamos viendo, que si bien es cierto hay problemas y retos específicos que requieren y pueden hacerse frente con un ejercicio de gobierno autónomo eficiente, también lo es, el hecho que hay problemas generales, como la inseguridad, la pobreza, la marginación, la política exterior, etc., que requieren la participación de la diversidad y la pluralidad. Hacer frente común con esas fuerzas ajenas que permitan un sano equilibrio de fuerzas que robustezcan la Democracia, el Estado de Derecho y el Sistema de Partidos, por lo que no creo que sea tiempos de unos solos, creo que son tiempos de TODOS; sólo así creo que podemos resolver y enfrentar los graves problemas que vive la Sociedad Mexicana.

La Conciliación Nacional no se va a dar desde una Mayoría Absoluta, ni por Decreto, sino desde esa pluralidad y equilibrio de fuerzas públicas humanas, que harán frente común a problemas graves que requieren pronta respuesta, la Conciliación Nacional demanda voluntad y ética, así como inteligencia de la diversidad y la alternancia. Podemos pasar de una dictadura de los partidos a una dictadura de los espejismos mesiánicos personalistas, que nos haga hundirnos aún más.

La posición que he asumido del proceso electoral local afiliándome a que la mejor opción para hacerse con las riendas del Gobierno del Estado de Veracruz es Miguel Ángel Yunes Márquez, obedece a esa exigencia de pluralidad y diversidad, pero también, se satisface de una apreciación que tienen que ver con el hecho que Yunes Márquez tiene una experiencia eficiente (desde la oposición) probada de gobierno Municipal, como lo fue sus gobiernos al frente del Municipio de Boca del Río. Ante eso no podemos ocultar esa particularidad de Yunes Márquez, y si hay una probada capacidad de gobierno, también creo que será un gobernante incluyente en la gobernanza no como retórica sino con la consciencia que los problemas graves que vive Veracruz pasa por construir canales reales de participación ciudadana, y de una escucha sabia, además que requerirá una oposición constructiva y responsable. Y desde lo fundamental, que pienso que el proceso de transición democrática que encabezó su padre debe dársele la oportunidad de consolidarse en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Márquez, puesto que el deterioro en que dejó los gobiernos priistas en sus 86 años de gobierno, no podrían ser resueltos en dos años.

Ratifico lo dicho en mi anterior texto, que los demás candidatos carecen de fundamentos para ser una opción real y sana para gobernar en éstos momentos de crisis social al Estado de Veracruz:

Cuitláhuac García que se ha beneficiado de una influencia mesiánica indirecta de AMLO, es un candidato diluido en las sentencias obradoristas, sin un proyecto de gobierno que aportar a Veracruz, los problemas de Veracruz no se solucionarán con el voluntarismo ni mucho menos con recetas ajenas a las circunstancias e historias de nuestros pueblos veracruzanos. Como ejemplo de esa falta de proyectos locales morenistas y de su actuar improvisado, hemos visto como de forma perniciosa los gobiernos municipales morenistas incluyeron en sus gobiernos a personas recomendadas por la cúpula morenistas, y se ha demostró que ha sido un grave error. Su actuar sigue siendo clientelar y faccioso. Se es morenistas o no se es. No hay términos medios. Juzgan con el mismo rasero de su visión sectaria de la realidad mexicana, a todos los que no estén con ellos, como corruptos e inmorales, por eso he dicho que si no hay pluralidad habrá dogma, y el ejercicio de gobierno requiere pluralidad, diversidad, conocimiento, eficiencia y voluntad.

Y ratifico que tampoco sería moralmente sano volver a ese grupo de priistas encabezados por José Yunes Zorrilla, candidato del PRI y sus rémoras de pseudo partidos, como el Verde Ecologista que de ecológico sólo tiene el color verde de su logo, cuando sabemos perfectamente las personas que hemos estado cerca de ese partido de su vieja usanza, la simulación democrática, “hacer suyo los problemas de los veracruzanos” es retórica electoral demagógica, y eso hay que señalarlo. No hay hacia dentro del PRI una conciencia de que se tuvo que cambiar y convertir en un auténtico Partido Democrático, y reconocer que perdió la preferencia del electorado por los graves y dañinos ejercicios gubernamentales de corrupción y maldad. Por eso no podemos permitir que se vuelva al pasado, y repitamos la trágica historia de dejar Veracruz en manos de unos personajes que han hecho de la política el arte de engañar, y más, en manos de un Partido de la Simulación y antidemocrático. Que no nos vengan a decir que la elección del presidente del PRI y su candidato se eligieron democráticamente, y que no es producto del poder de un grupo que ha hecho de ése Partido una caricatura, y que su elección fue decisión del Presidente de la República, o sea que es un candidato peñista priista. Las bases priistas ni pintaron en esa elección, y que fue como siempre una imposición, y hay que decirlo claro y contundentemente, por eso tampoco Yunes Zorrilla puede ser una opción para Veracruz.

Creo que Miguel Ángel Yunes Márquez es la mejor opción para gobernar Veracruz, ya que representa esa transición democrática que echó del gobierno al PRI que habían gobernado 86 años Veracruz, suficientes años para que nuestra realidad fuese otra.

Mi posición es firme y razonada, no es producto del humor, sino de la reflexión responsable  y pensada, y mis afirmaciones tienen algo de una vivencia personal, incluso les puedo decir que he sido espectador y en ocasiones lo he visto directamente, como referencia les invito a leer éste texto: http://sociedadtrespuntocero.com/2016/09/cultura-politica-el-1-y-lo-urgentemente-necesario/ (escrito y publicado durante el gobierno duartista) .

Mi posición es producto de mi preocupación del estado en que se ha degradado el lazo social de los veracruzanos, y la necesidad de darle certeza de futuro a las nuevas generaciones, y a nosotros una actualidad feliz y en paz.

Pero las preguntas se presentan persistentes, ¿cómo evitar el abuso del poder público? ¿qué hacer para que el poder público no sea personal?

La clase política y la ciudadanía están acostumbradas a pensar que gobernar es un acto unilateral, a partir de esa visión dependiente, irresponsable, la clase política y los gobernantes han hecho lo que quieran, han convertido el poder público una cuestión personal que puede ser utilizada para su provecho privado.

Gobernar es un acto de corresponsabilidad entre gobernantes y gobernados, entre sociedad y gobierno, entre los partidos políticos y el gobernante en turno, no es una cuestión unilateral.

Cuando hablemos de pluralidad y del fortalecimiento de la democracia esto implica exactamente la coincidencia en los temas generales de la agenda social y política, y que las cuestiones graves que atentan al orden social y al estado de derecho debe ser afrontadas de forma global, ahí no hay diferencias, diversidad u oposición, hay un solo frente; y en nuestro caso, Veracruz vive una crisis pública de pobreza, marginación e inseguridad, por lo que los nuevos espacios públicos deben ser producto de una oposición responsable, un gobierno plural y una ciudadanía participativa que dé seguimiento a su voto del 1 de julio de 2018.

Pero siempre estamos acostumbrados a pensar que gobernar es un ejercicio unilateral, no entendemos lo que significa la democracia, y pensamos que termina en el sufragio, no entendemos la condición de oposición más como una descalificación premeditada y perversa, pensando siempre los actores políticos y los partidos políticos, en la búsqueda del poder por el poder, exactamente en éstos actos de consciencia y de corresponsabilidad ética están las respuestas a las preguntas antes planteadas.

Dejó una pregunta al aire, ¿cuándo vamos a entender que gobernar es un asunto de TODOS?

Por último, creo que Lo nuevo por-venir tiene que ver con volver a los griegos, invitar a acortar las distancias y hacer de lo público y sus cuestiones algo cotidiano. Esto atraviesa por recobrar la esencia de la “poli griega”, la política como algo familiar, como algo cercano, como algo ordinario, como algo vital. Así como lo eran el arte, la ciencia, la educación, las cuestiones del hogar.

¡Para los griegos las leyes (nomo) morales, sociales y políticas eran tan inexorables y reales
como las leyes de la física (Physis)!