Meghan Markle traerá un aire fresco a la monarquía británica, asegura biógrafo

Londres. El biógrafo de la fallecida princesa Diana, Andrew Morton, aseguró que Meghan Markle -futura esposa del príncipe Enrique- “es una joya de oro de 24 quilates” para la monarquía británica.

Al presentar la biografía “Meghan una princesa de Hollywood”, Morton aseguró que la actriz estadunidense traerá un aire fresco a la conservadora familia real británica.

“Es un gran activo para la familia real. Traerá un aire renovado y una perspectiva diferente a la familia real, debido a su origen birracial”.

La actriz estadunidense Meghan Markle, quien estuvo casada anteriormente con Trevor Engelson, es hija de Doria Radlan -de ascendencia africana- y de Thomas Markle.

“Ella es la primera divorciada, estadunidense y de raza mixta en llegar a la Casa de los Windsor”, destacó Morton, autor del bestseller “Diana: Su verdadera Historia” (1992).

Al reunirse con la Asociación de Prensa Extranjera (FPA por su sigla en inglés) el biógrafo calificó a Markle como una persona “inteligente, activista social y con fuertes puntos de vista políticos”.

El libro contiene fotografías de Meghan Markle creciendo en una familia de raza mixta en Pasadena, California, sus primeros pininos como actriz y su activismo que inició a la edad de 11 años.

“Lo que más me sorprendió al escribir este libro fue su activismo político. A los once años le escribió una carta a Hillary Clinton -entonces primera dama- y a la abogada de derechos humanos Gloria Alfred para protestar por un anuncio sexista en la televisión”, señaló el autor.

Morton, quien también ha escrito biografías sobre Mónica Lewinsky, Madonna y Posh and Becks (la exspice girl y el exfutbolista David Beckham) consideró que las opiniones de Markle pueden traer complicaciones a la familia real en un futuro.

Sin embargo, Morton reconoció que de acuerdo con entrevistas que hizo con maestros de escuela, colegas de la popular serie “Suits”, amigos y exvecinos de Markle, la actriz “sabe trabajar en equipo y está dispuesta a ceder sus creencias políticas”.

La biografía, en la que la propia Meghan Markle no fue entrevistada, sale al mercado en momentos en que se realizan los preparativos de la boda con el príncipe Enrique el próximo 19 de mayo en el Castillo de Windsor.

“Será una boda del pueblo y no de los políticos”, comentó el escritor.

Y es que la víspera trascendió que a la boda no asistirán el expresidente Barack Obama y su esposa Michelle, quienes son cercanos al príncipe Enrique.

Al histórico evento tampoco ha sido invitados el presidente Donald Trump, ni la primera ministra del Reino Unido, Theresa May.

La historia de amor se parece a la del rey Eduardo VIII, quien abdicó al trono en 1936 para casarse con la dos veces divorciada Wallis Simpson, una socialité estadunidense que nunca fue aceptada en la familia real.

“La relación del príncipe Enrique contó con el beneplácito de la reina quien tiene que dar su consentimiento para los enlaces de todos los miembros de la familia real”, mencionó Morton.

El autor destaca en un capítulo de su libro el complejo árbol genealógico de Meghan Markle, quien proviene de esclavos de los campos de algodón de Estados Unidos del lado materno, mientras que por la línea paterna sus ancestros provienen de la realeza escocesa.

Meghan, de 36 años de edad, llega a la Casa Real completamente formada: actriz exitosa, popular bloguera y reconocida activista humanitaria, detalló.

Según Morton, la futura princesa puede compararse con la reina Letizia de España, quien también es divorciada y antes de casarse con el príncipe Felipe gozaba de una carrera exitosa como periodista de televisión y estaba acostumbrada a los reflectores.

Fuentes de palacio reiteraron que el príncipe Enrique, de 33 años de edad, “está completamente loco por Meghan”.

Morton cree que el matrimonio será duradero y será una “pareja activista” que viajará a África y Australia para aligerar el trabajo de la reina Isabel, que en los próximos días cumplirá 92 años de edad.

“Las estrellas estaban alineadas para el príncipe Enrique y Meghan Markle, quien llegó a su vida a los 36 años de edad, la edad que tenía la princesa Diana cuando falleció”, observa Morton.

“De alguna forma Meghan está recogiendo la bandera que Diana dejó”, concluyó el autor británico.

Se trata de una historia de “amor genuina” y que llega en un buen momento para el príncipe Enrique y la monarquía que se ha vuelto a través de los años más abierta e incluyente.

La esposa del príncipe Guillermo, Catalina (o Kate) no proviene de familia aristocrática, mientras que el heredero al trono, el príncipe Carlos, está casado en segundas nupcias con Camila, hoy duquesa de Cornualles, quien también estuvo casada previamente.

Fuente: Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close