México y EU desarrollan prototipo para desalinizar agua en zonas áridas

México. Científicos mexicanos y estadunidenses desarrollaron un prototipo de unidad de destilación que, alimentada por energía solar, desaliniza el agua en zonas áridas.

La tecnología la desarrollaron especialistas de las universidades de Michigan, Estados Unidos, y de Sonora, México, y responde a la necesidad de pueblos y ciudades localizados en áreas áridas costeras en el mundo, donde el acceso a agua potable es escaso.

El prototipo desarrollado puede destilar 150 litros por día y su capacidad puede ampliarse hasta tres mil litros de agua por día. Eso equivale a cinco camiones cargados de agua dulce y una solución mucho más ecológica al problema de acceso insuficiente al agua potable.

En un comunicado emitido por la Universidad de Michigan, se informó que el equipo tecnológico se diseñó para Tastiota, un pequeño pueblo en el desierto de Sonora.

Después de que el agua ha sido destilada, detalla la institución, queda salmuera (es agua con una concentración de sal superior al cinco por ciento disuelta) que se puede convertir en sal y puede ser comercializada, creando así una economía circular.

José Alfaro, profesor de la Escuela Para el Medio Ambiente y Sostenibilidad de la Universidad de Michigan, explicó que el equipo de investigación en el que participan alumnos de posgrado buscó una solución sostenible a los problemas de escasez de agua en las comunidades costeras, donde las condiciones áridas, altas temperaturas y disminución de precipitaciones, agravan el problema.

En 2017, el grupo científico desarrolló un proceso que están patentando para eliminar la sal de las fuentes locales de agua, mediante el aprovechamiento de la radiación solar para alimentar una tecnología de desalinización innovadora.

Los primeros análisis indican que la combinación de energía solar concentrada y destilación en una sola etapa, proporcionará una solución rentable y fácil a los problemas de escasez de agua.

Uno de los alumnos participantes en el equipo se encuentra Pablo Taddei, originario de Hermosillo que, como muchas comunidades costeras, ha experimentado una grave escasez de agua debido a la contaminación salina de los pozos, que se ve agravada por la baja precipitación.

El prototipo tecnológico desarrollado se construyó y se puso a prueba con la ayuda de la Universidad de Sonora. “Sus profesores y estudiantes han sido clave en nuestra capacidad para desarrollar el proyecto y, lo más importante, en su armado”, afirmó el académico José Alfaro.

Los especialistas informaron que uno de sus propósitos es comercializar la tecnología en comunidades de África Occidental, Lima, Perú, y a lo largo de la costa en Chile.

Fuente: Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close