Nueva revisión genética prevendría osteoporosis o riesgo de fractura

8 agosto, 2018

México. Una nueva revisión genética puede predecir la baja densidad mineral ósea, la osteoporosis y el riesgo de fractura antes de los síntomas clínicos, según un estudio de la Universidad de Stanford, considerado uno de los más completos al analizar datos de casi 400 mil personas.

La investigación a cargo de Stuart Kim, de la Facultad de Medicina, identificó 899 regiones en el genoma humano asociadas con baja densidad mineral ósea, 613 de las cuales no habían sido identificados.

La detección temprana de personas con un mayor riesgo genético de osteoporosis, podría ser una forma importante de prevenir o reducir la incidencia de fracturas óseas, destacó en un comunicado la institución universitaria.

El científico analizó los datos genéticos e información clínica de casi 400 mil personas en el Biobanco del Reino Unido, un amplio compendio de información sin identificación disponible para investigadores de salud pública de todo el mundo.

Para cada participante, se recopilaron datos sobre la densidad mineral ósea, la edad, la altura, el peso y el sexo, así como también sobre la secuencia del genoma del participante.

Luego, el especialista desarrolló un algoritmo de computadora para identificar las diferencias genéticas naturales entre las personas con baja densidad mineral ósea.

Usando el algoritmo, Stuart Kim identificó diferencias independientes, o polimorfismos de un sólo nucleótido, que se correlacionaban con bajas lecturas de densidad mineral ósea.

Posteriormente, utilizó un método de aprendizaje automático llamado LASSO, desarrollado en 1996 por la misma Universidad de Stanford, para perfeccionar los datos.

El algoritmo resultante asignó un puntaje a cada uno de los casi 400 mil participantes para indicar su riesgo de baja densidad mineral ósea.

De acuerdo al comunicado, los análisis mostraron que las personas consideradas de alto riesgo (alrededor del dos por ciento de los examinados) tenían 17 veces más probabilidades que otros de desarrollar osteoporosis, y el doble de posibilidades de sufrir una fractura ósea en el transcurso de sus vidas.

La osteoporosis, o hueso poroso, es una enfermedad que produce una reducción en la masa ósea debido a la pérdida ósea o defectos en la producción ósea, o ambas cosas. Se relaciona con una alta incidencia de fractura ósea, porque el hueso debilitado es menos capaz de resistir el estrés de resbalones y caídas.

La osteoporosis a menudo se diagnostica con una prueba de densidad mineral ósea que utiliza rayos X para medir la cantidad de minerales, como el calcio, en la cadera, la columna vertebral o el talón de una persona.

Pero las pruebas de densidad ósea y mineral, por lo general sólo se realizan en personas con antecedentes familiares de osteoporosis, o aquellas que han experimentado una fractura reciente por una simple caída.

Estudios científicos previos habían demostrado que existe un componente genético para la osteoporosis. Además de la genética, sus comportamientos, incluida la frecuencia y el tipo de ejercicio que prefiere y su dieta, así como su peso y sexo, también juegan un papel importante en la salud ósea.

Los estudios genéticos en grandes grupos de individuos han revelado que probablemente se trate de diversos genes, cada uno haciendo su contribución al aumento o disminución del riesgo del padecimiento.

Esta investigación tuvo el apoyo del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, así como del Departamento de Biología del Desarrollo de la Universidad de Stanford.

Fuente: Notimex