Proponen a veterinarios aplicar medicina tradicional china a mascotas

12 junio, 2018

México. La maestra Lilia Gutiérrez Berroeta propuso a los médicos veterinarios complementar el desarrollo de su actividad profesional con el estudio de técnicas alternativas como las de la medicina china.

Gutiérrez Berroeta impartió el curso de actualización “Técnicas complementarias de diagnóstico clínico veterinario: diagnóstico holístico y medicina tradicional china”, en el Centro de Negocios de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) en Juriquilla.

Es muy importante saber “leer” al paciente y hacer auscultación profunda ya que en muchas ocasiones, el dueño no sabe o no dice toda la verdad y mediante las técnicas de la medicina china y la biodescodificación se pueden saber qué órganos están afectados, qué emociones se están afectando y desde hace cuánto tiempo, detalló la veterinaria.

Indicó que en este programa se maneja el papel del médico veterinario en la actualidad, para modificar un poco la concepción que se tiene del paciente, amplificándola, a través de las últimas investigaciones en las áreas médicas, complementándolas con nuevas teorías para permitir que el médico evalúe la forma en que se materializa la enfermedad, a partir de la cuestión emocional.

En el curso se estudian los cambios que ocurren desde el punto de vista bioquímico como el desbalance en el pH a causa del estrés, por lo que es posible -cambiando el ambiente- mejorar la salud de un paciente, se informó en un comunicado de la UAQ.

De acuerdo con las técnicas de la medicina china, añadió, “el diagnóstico se puede hacer de manera visual. Hay órganos como el ojo, donde se ve la situación del hígado. La nariz, donde se ve el pulmón. La boca donde se ve el estómago. El oído donde se ve el riñón”.

“Hay ciertos puntos en la espalda que podemos tocar para darnos cuenta de qué es lo que está mal con el paciente que se nos está presentando. Esto nos sirve de complemento a lo que ya sabemos”, aseveró.

Gutiérrez Berroeta señaló que la medicina china es un cúmulo de conocimientos médicos que han pasado de generación en generación desde los tiempos de las dinastías hasta el presente, con el tiempo se academizó y se ha hecho investigación científica a su alrededor, por lo que sus resultados ya son medibles y comprobables.

“Lo que intento hacer es ampliar la visión del médico para observar al paciente desde el origen de la enfermedad y no a través de ella. Que no curen solo la enfermedad, sino que también cambien el proceso que está viviendo el paciente. Ya sea su bioquímica o su ambiente”.

Consideró que “si se promueve el bienestar animal cambiando el ambiente nocivo tanto socialmente, físicamente, lo que ingresa a un cuerpo en la parte nutricia, vamos obteniendo una homeostasis”.

Fuente: Notimex