Publican libro sobre representaciones de conchas y caracoles en el siglo XVI

16 abril, 2018

México. La doctora y arqueóloga Lourdes Suárez Diez y la fotógrafa Martha Alicia López Díaz publicaron el volumen “Conchas y caracoles en las pictografías de la obra de fray Bernardino de Sahagún”, para dar a conocer cómo fueron representados estos moluscos en las fuentes históricas del siglo XVI.

El libro, editado por la Secretaría de Cultura a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ofrece un análisis detallado de las pictografías plasmadas en los “Primeros Memoriales” y el “Códice Florentino”, que hacen referencia al material conquiológico.

A través de un comunicado, la arqueóloga adscrita a la Dirección de Etnohistoria del INAH, refirió que decidió estudiar ambos documentos porque fray Bernardino de Sahagún es una de las fuentes más importantes de la historia de nuestro país.

Las conchas y los caracoles ocuparon un papel importante en la ideología y la religión de los antiguos pueblos mesoamericanos, especialmente de los nahuas que los consideraban un material mágico, que lo mismo utilizaban en ceremonias rituales que como ornamentos, instrumentos musicales, representaciones del agua y elementos arquitectónicos.

“El franciscano habló de toda la cultura mexica, de los dioses y describió sus ornamentos, y también hizo referencia a las conchas y las dibujó en los pictogramas”. Suárez precisó que el volumen no es un libro sobre el cronista, sino sobre las pictografías en las que están presentes dichos moluscos.

En el caso de los “Primeros Memoriales”, dijo que es un documento muy temprano, en el que los tlacuilos dibujaron las conchas que el fraile consideró como un distintivo de la cultura tenochca.

De ese texto la investigadora revisó el apartado en el que se relatan las fiestas de las dieciocho veintenas y la de cada ocho años, así como el dedicado a los dioses, sus atavíos y ornamentos.

En las fiestas a las que se hace referencia en los memoriales, identificó en diez de las dieciocho veintenas y en la celebración de cada ocho años, elementos acuáticos representados como almenas que rematan un teocalli; símbolos de estrellas o de instrumentos musicales en escenas rituales; en collares, aretes o bezotes, que señalaban la categoría del guerrero, y como alegoría del agua.

En el apartado dedicado a los dioses, la concha está relacionada con diecisiete deidades, entre las que se encuentran Tezcatlipoca y Quetzalcóatl, quienes las llevan como cuentas al inicio del tocado de plumas de quetzal, y Cihuacóatl-Quilaztli, quien la porta en un arete.

Para Suárez Diez, los ornamentos conquiológicos tiene una fuerte carga simbólica. Las conchas representaban la luna, las estrellas, simbolizaban el viento, los remolinos y el agua que corre por los ríos, indicó.

Sobre el Códice Florentino mencionó que las conchas están presentes en viñetas que aparecen en nueve de los doce libros que lo conforman. Hay representaciones de gasterópodos (caracoles) y pelecípodos (conchas y valvas), en objetos manufacturados y en la escritura.

La investigadora apuntó que, con base en la amplia información proporcionada por Sahagún, se puede concluir que los mexicas contaban con una industria desarrollada de la concha, que se abastecía de distintas especies de moluscos tanto del Golfo de México como del Caribe, del Mar de Cortés y del Océano Pacífico, generando rutas de intercambio con los pueblos mayas y con las distintas culturas del Golfo y del Occidente.

Fuente: Notimex