Rihanna y Axl Rose se suman para que Trump deje de usar su música

5 noviembre, 2018

Los Ángeles. Rihanna y Axl Rose, de Guns N´Roses, se sumaron al grupo de artistas que le han prohibido al presidente estadounidense Donald Trump a usar su música en sus actos de campaña, difundieron los propios músicos.

Durante el fin de semana, Rihanna y el líder de Guns N ’Roses, se unieron al coro de músicos que critican al presidente Trump por usar su música en sus mítines sin autorización.

Rihanna expresó la víspera su desaprobación por el uso de su canción “Don ‘t stop the music” durante el mitin de Trump en el que acompañó a la candidata al senado de Estados Unidos, Marsha Blackburn, en Tennessee.

La cantante twitteó en respuesta a Philip Rucker de “The Washington Post”, quien escribió: “Se ha dicho un millón de veces, pero aquí hay un millón y uno: los mítines de Trump no se parecen en nada a la política”.

En la actualidad, el tema “Don´t stop the music” de Rihanna está resonando en Chattanooga cuando los asistentes lanzan camisetas de Trump gratis a la multitud, como un juego de pelota.

Rihanna respondió “No por mucho tiempo (…) yo y mi gente nunca estaríamos en una de esas manifestaciones trágicas”.

Los comentarios de Rihanna se produjeron pocas horas después de una queja similar por parte del líder de Guns N ‘Roses, Axl Rose, quien lanzó una serie de Tweets que acusan a la campaña de Trump de “usar lagunas en las licencias de rendimiento de los distintos lugares (…) sin el consentimiento de los compositores.

”Guns N ‘Roses, junto con los Rolling Stones, Pharrell Williams y otros artistas, han pedido formalmente que su música no se use en los mítines de Trump, incluido el envío de cartas de cese y desistimiento, en poco provecho.

Las licencias generales en cuestión, que son emitidas por organizaciones de derechos de ejecución como ASCAP y BMI y se aplican a los lugares donde se llevan a cabo los mítines, brindan protección para el uso de la música que representan los PRO, dejando a los artistas poco recurso legal sin retirarse de la licencia general.

En agosto, Steven Tyler de Aerosmith impugnó esa situación, citando la Ley Lanham, que prohíbe “cualquier designación falsa o descripción engañosa o representación de un hecho (…) que pueda causar confusión (…) sobre la afiliación, conexión o asociación de dicha persona con otra persona”.

El abogado de Tyler sostiene que tocar una canción de Aerosmith en una arena pública da la falsa impresión de que Tyler respalda la presidencia de Trump, aunque no se haya llegado a una decisión legal. Trump ha utilizado las canciones de Aerosmith “Dream on” y “Livin’ on the edge “en sus mítines.

Hace unas semanas Rihanna anunció su decisión de rechazar el cantar en el medio tiempo del Super Bowl para apoyar a Colin Kaepernick quien inició una protesta simbólica por el maltrato a afroamericanos de parte de la policía.

“Muchos artistas que se oponen al uso no autorizado de su música en eventos políticos, ha solicitado formalmente que no se utilice música en los mítines de Trump o eventos asociados a Trump”, escribió Rose.

El presidente Donald Trump ha estado en la campaña durante los últimos meses, reuniendo a simpatizantes de todo el país para que voten por los conservadores en las elecciones de mitad del martes.

Al igual que sus eventos durante la campaña presidencial de 2016, la selección de música de Trump antes y después de los mítines se ha mantenido constante, especialmente la interpretación de Lee Greenwood de “Dios bendiga a Estados Unidos”.

No está claro si Rihanna planeaba enviarle a Trump una carta de cese y desistimiento o qué acción esperaba tomar contra el presidente.

No es la primera vez que Trump se ha enfrentado con músicos. Elton John, Axl Rose y los bienes de Prince se han quejado del uso no autorizado de Trump de su trabajo.

La semana pasada, Pharrell le envió a Trump una carta de cese y desistimiento para interpretar su canción “Happy” en un evento pocas horas después de los disparos mortales en una sinagoga de Pittsburgh que dejaron 11 muertos.

Fuente: Notimex