Etiquetas: Cambio climático


(Video) Advierten graves consecuencias del cambio climático 

11 octubre, 2018

Ciudad de México. Los efectos del cambio climático se están viendo reflejados en el aumento de la temperatura del mar, con lo que se alterarán los patrones de evaporación superficial, las circulaciones de las corrientes marinas, la fisiología de los organismos invertebrados, con la consecuente alteración y muerte de los corales y el impacto sobre la cadena alimentaria que sostiene la vida en los mares.

Los impactos más visibles y directos del cambio climático se notan en algunos ecosistemas costeros, en particular en las lagunas de manglar y los arrecifes coralinos.

Fuente: AlMomento.Mx


La conservación de ecosistemas es vital para combatir cambio climático

5 octubre, 2018

México. La conservación de los ecosistemas que se encuentran en buen estado y la recuperación de aquellos que se han ido degradando, es trascendental en el trabajo que se realiza para combatir el cambio climático, coincidieron especialistas en la materia.

Para la directora general de Análisis y Prioridades de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), Patricia Koleff Osorio, es necesario tomar en cuenta el contexto en el que se está presentando el cambio climático y que abarca la degradación de los ecosistemas.

Al participar en la mesa “La conservación de los ecosistemas acuáticos y terrestres y su importancia ante el cambio climático”, en el marco del Tercer Encuentro Nacional “México ante el Cambio Climático”, Koleff Osorio advirtió que para que los ecosistemas funcionen tienen que estar sanos.

“Las plantas y el océano juegan el papel de quitar carbono de la atmósfera, y hoy más que nunca tenemos que decidir cómo cuidar los que se encuentran en buen estado y cómo recuperar otros que están degradados”, señaló.

La bióloga resaltó que en el país se hace investigación seria, lo que “nos hace pensar que podemos tomar decisiones más inteligentes”.

Por su parte, Isabel María Hernández Toro, directora de Conservación de Ecosistemas y Adaptación al Cambio Climático del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, mencionó que se han hecho proyecciones para México en escenarios de cambio climático.

En ellos se visualiza que el bosque de coníferas, las selvas húmedas, la vegetación hidrófila y halófila, podrían disminuir su área de distribución potencial.

En lo que se refiere a las costas mexicanas y a su territorio insular, acotó que las islas mexicanas más afectadas por el aumento del nivel del mar se localizan en la región del Golfo de México y en la del Caribe, y “se calcula que entre 1 y 3.8 por ciento de la superficie insular nacional quedaría sumergida bajo el mar”.

Mientras que Juan Carlos Herguera García, del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada, mencionó que los océanos han absorbido alrededor de 30 por ciento del dióxido de carbono antropogénico emitido, lo que ha provocado la acidificación de estos.

“El cambio climático, que hemos empezado a vivir desde hace unas décadas, nos va a afectar a nosotros como especie, porque el planeta puede ocuparse de sí mismo”, indicó.

Por el registro geológico, refirió el investigador, se sabe que el planeta ha tenido varias extinciones masivas, en las que prácticamente ha desaparecido toda la flora y la fauna, pero la vida ha encontrado la forma de llegar otra vez.

Para el paleoceanógrafo Herguera García, la preocupación de los científicos es la velocidad a la que se está llevando este cambio y la manera en que los humanos se van a adaptar.

Además, el cambio climático va en sinergia con otras transformaciones que se están generando, lo que hace que los ecosistemas sean más vulnerables, subrayó Elva Escobar Briones, directora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM.

De acuerdo con un comunicado de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC), la doctora en oceanografía biológica señaló que no todos los ecosistemas responden igual, y en el caso del mar es necesario identificar cómo el cambio en la temperatura o en la salinidad afectará a las poblaciones que lo habitan.

“Hay ecosistemas que ya no pueden ser restaurados, tal es el caso del fondo del mar, y todavía no sabemos cómo vamos a compensar la pérdida de diversidad biológica, así que se vuelve vital que las decisiones que se tomen sean éticas”, comentó.

De igual forma, consideró que “la adquisición de datos acerca de las condiciones en las que se encuentran los ecosistemas permitiría decidir hacia dónde mover la red de áreas naturales protegidas para que sigan teniendo la misma función”.

Otro de los ecosistemas amenazados por estar en la interfaz de lo terrestre y lo acuático son los manglares, destacó Wolke Tobón Niedfeld, especialista de planeación para la conservación de la Conabio.

En cuanto a las especies, añadió, las áreas de distribución del quetzal y de los primates van a sufrir una reducción drástica, ejemplo de ello es que se estima una pérdida para el año 2050 de 95 por ciento del hábitat del quetzal, solo por el cambio climático sin tomar en cuenta el cambio de uso de suelo.

Tobón dijo que es necesaria la ciencia básica para saber cómo van a reaccionar los ecosistemas y qué va a pasar con las especies, y que además de protocolos de monitoreo es importante definir qué se entiende por restauración y desarrollar una estrategia nacional.

Fuente: Notimex


Capa más gruesa de hielo en Groenlandia se descongela por calentamiento global

28 agosto, 2018

Groenlandia. El mar de hielo de las costas de Groenlandia tiene la capa más gruesa con casi 21 metros de grosor, sin embargo, recientemente se ha estado descongelando debido al calentamiento global que provoca el rompimiento del hielo.

Lo anterior significa que el hielo marino más antiguo y espeso del Ártico ha comenzado a romperse, abriendo aguas al norte de Groenlandia que normalmente están congeladas, incluso en verano.

Los científicos anuncian que este fenómeno nunca se había registrado y que se debe a los vientos cálidos y a una ola de calor provocada por el cambio climático en el hemisferio norte.

La pérdida de hielo podría obligar a los científicos a revisar sus teorías sobre la parte del Ártico que resistirá el calentamiento global durante más tiempo.

El mar frente a la costa norte de Groenlandia normalmente está tan congelado, que hasta hace poco se le llamaba “la última área de hielo”, porque se suponía que esta sería la reserva final del norte contra los efectos de un planeta más caliente.

Pero los picos anormales de temperatura de febrero a agosto han dejado vulnerable al hielo que ha sido empujado por el viento lejos de la costa, cosa que nunca se había visto desde que se tienen registros de satélites en la década de 1970.

Este hielo no tiene otro lugar a donde ir, por lo que se acumula. En promedio, tiene más de cuatro metros de grosor y puede alcanzar los 20 metros de grosor o más. Este hielo denso y compacto no se mueve con facilidad, sin embargo, ahora está siendo empujado lejos de la costa por los vientos y se derretirá mucho más rápido al llegar a aguas menos frías.

Las últimas lecturas del Servicio Hielo Noruego muestran que la capa de hielo del Ártico en el área de Svalbard esta semana es 40% inferior a la media para esta época del año desde 1981. Durante el mes de agosto se han alcanzado los mínimos históricos en esta región.

Las predicciones de diverso científicos son que no habrá hielo de verano en el Océano Ártico en algún momento entre 2030 y 2050.

Fuente: AlMomentoMx


Existencia de océanos impide un cambio climático más acelerado

19 agosto, 2018

México, 19 Ago. El papel de los océanos es tan importante que su existencia impide un cambio climático más acelerado y que la temperatura global de la atmósfera no sea más alta, ya que absorben más del 90 por ciento del calor de la Tierra relacionado con el clima.

Lo anterior es resultado de una investigación del Instituto de Física Atmosférica de la Academia de Ciencias de China (IAP CAS, por sus siglas en inglés), en el que se destaca que para los océanos del mundo, 2017 fue el año más caluroso y que el Atlántico y los océanos del hemisferio sur fueron los más afectados por este fenómeno.

Los especialistas del IAP CAS señalan que los océanos Atlántico y Sur han sido más cálidos que los océanos Pacífico e Índico. El Océano Atlántico y el Océano Austral, experimentaron mayores aumentos de temperatura que el período 1981 a 2010.

En el proceso climático, los océanos desempeñan papeles cruciales: absorben 30 por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) y funcionan como amortiguador térmico al almacenar grandes cantidades de calor que luego transportan según sus movimientos, corrientes y profundidades, explica el IAP CAS.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) destaca los resultados de esta investigación a través de su página electrónica, pero advierte que el aumento de la temperatura en los océanos tiene serias consecuencias.

Una de ellas, precisa, es la expansión del agua al estar más caliente, lo que aumenta el nivel del mar, además de que la calidez de sus aguas representa menos oxígeno para el océano, blanquea los corales y causa derretimiento de los glaciares.

En México, el incremento de temperatura nacional no ha sido homogéneo a lo largo del territorio y la Semarnat señala que en 2015 los promedios más altos de temperatura media anual (de entre 30 y 35 grados centígrados) se registraron en la vertiente del Pacífico desde Chiapas, hasta Baja California Sur y en el Golfo de México y el Caribe. Mientras que los promedios más bajos fueron en Durango y Chihuahua (entre 10 a 15 grados centígrados).

Fuente: Notimex


Advierten aumento de temperatura en los océanos

4 agosto, 2018

México. De acuerdo con el Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC, 2015), el calentamiento global continuará más allá del siglo XXI, mostrando variabilidad interanual, decenal y regional, señaló la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

En su blog, la dependencia federal refiere que el Ártico se calentará más rápido que el resto del planeta y los continentes se calentarán más rápido que los océanos.

Y es que la temperatura superficial marina se incrementó 0.11 grados Celsius entre 1971 y 2010 por década (IPCC, 2013), mientras que la temperatura media nacional durante 2015 fue de 22.1 grados Celsius, valor 1.1 por arriba del periodo 1981-2010, temperaturas que hacen de 2015, junto con 2014, los más cálidos desde 1971.

Sin embargo, señala la Semarnat, el incremento de temperatura en México no ha sido homogéneo a lo largo del territorio.

Por ejemplo, en 2015 los promedios de temperatura media anual más alto, de entre 30 y 35 grados Celsius, se registraron en la vertiente del Pacífico desde Chiapas hasta Baja California Sur y en el Golfo de México y el Caribe; mientras que los promedios más bajos en Durango y Chihuahua, de 10 a 15 grados Celcius.

Según la evaluación del IPCC de 2013, entre 1983 y 2012 ocurrió el periodo más cálido de los últimos mil 400 años, y generó mayor frecuencia de ondas de calor en Europa, Asia y Australia (IPCC, 2013).

La Semarnat refiere que México ha presentado variación en la frecuencia e intensidad de fenómenos hidrometeorológicos extremos como los ciclones que han tenido impactos sociales, económicos y ambientales muy importantes sobre las regiones donde ocurren.

Incluso sobre aquellas que dependen de los recursos o bienes producidos en las zonas de impacto, porque la intensidad de los ciclones es influenciada directamente por el alza de la temperatura de los océanos.

Fuente: Notimex


Ola de calor en el mundo aumentaría drásticamente la mortalidad 

1 agosto, 2018

 

Melbourne. La mortalidad por las olas de calor aumentará de manera drástica en el futuro en muchos puntos del planeta debido al cambio climático, advierte un estudio internacional realizado por científicos de 19 países.

Según el estudio publicado en la revista Plos Medicine, si la población no logra adaptarse al incremento de las temperaturas derivado del cambio climático, en el próximo medio siglo el número de muertes por olas de calor aumentará drásticamente en las regiones tropicales y subtropicales del planeta, seguidas de cerca por Australia, Europa y Estados Unidos.

Por ejemplo, en diversos puntos de Estados Unidos la variación porcentual de la mortalidad relacionada con olas de calor estaría entre 400-525 en comparación con el período 1971-2010.

Según la Universidad de Monash, que encabezó la investigación en la que participaron centros de 19 países, en un escenario extremo habrá un aumento del 471 por ciento en las muertes por olas de calor en tres ciudades australianas: Brisbane, Sídney y Melbourne.

Este trabajo, que ha recopilado datos de 412 ciudades de 20 países, hace una predicción a futuro para los años entre 2031 y 2080 y relaciona la mortalidad con las olas de calor en diferentes escenarios en función de los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, adaptación y densidad de población.

No obstante, advierte el trabajo, ese aumento se vería reducido en los escenarios que aplicasen estrategias de mitigación para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los expertos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) consideran que estos datos “podrían ayudar en la toma de decisiones para planificar estrategias de adopción y mitigación del cambio climático”.

“Si no podemos encontrar una manera de mitigar el cambio climático, de reducir los días de ola de calor, y ayudar a las personas a adaptarse a ellas, en el futuro habrá un incremento sustancial de fallecimientos relacionados con estos fenómenos, particularmente en los países más pobres, ubicados alrededor del ecuador”.

En este sentido, los autores recomiendan una serie de medidas de acción, entre ellas políticas específicas o regulaciones, planificación urbanística, la plantación de árboles en las ciudades, la accesibilidad de fuentes públicas de agua potable o la adecuación de las viviendas a las altas temperaturas.

Además, mejorar los servicios de atención sanitaria, la reducción de la pobreza, la redistribución de los recursos y la creación de un sistema de alertas de olas de calor.

Fuente: Notimex


Actividad agropecuaria, principal factor en destrucción de manglares: investigador

22 julio, 2018

Yhadira Paredes. Xalapa. El investigador del Instituto de Ecología (Inecol), Jorge López-Portillo, destacó que la expansión de la frontera agropecuaria es el principal factor que destruye los manglares, no sólo en Veracruz, sino en todo el país, por lo que es importante que se trabaje en su recuperación en coordinación con los productores y habitantes de las comunidades.

El académico dio a conocer que Veracruz es octavo lugar a nivel nacional en cobertura de manglares, lo que representa 5 por ciento de todo el país, toda vez que 50 por ciento se encuentra en la península de Yucatán, lo que sería Tabasco, Quintana Roo y Yucatán.

Los proyectos de restauración y preservación de manglares, dijo, motivan por la participación de la comunidad, lo que se transforma en un beneficio importante para enfrentar situaciones como el cambio climático.

“Estos proyectos animan mucho porque hay un antecedente de que en este lugar la participación de la comunidad tiene un beneficio importante porque el que no conoce el medio, el ambiente, el recurso, está condenado a perderlo”.

Manifestó que se tiene que enfrentar al cambio climático y ésta es una estrategia, mejorar las condiciones ambientales, y lo que está deteriorado, rehabilitarlo, restaurarlo y generar una fuente de recursos, donde tiene que haber múltiples estrategias.

En ese sentido, explicó que una de las causas de pérdida de manglares fue la expansión de la frontera agropecuaria en el momento en que no se sabia su importancia y no estaban protegidos.

López-Portillo destacó que a nivel nacional se tienen 770 mil hectáreas, 38 mil en Veracruz, pero recordó que anteriormente se contaban en el país con 840 mil. Se han perdido unas 80 mil hectáreas de 1970 a la fecha.

Finalmente, consideró que se deben establecer programas de rescate en zonas como Tuxpan, en la laguna de Tampamachoco, donde se tienen 65 hectáreas con mangle muerto en 100 por ciento y 200 que están siendo afectadas; en Tecolutla se requiere renovar la circulación de los canales y es una zona que los ganaderos le ganaron al manglar; además de Zontecomapan.


Árboles, sinónimo de vida y testigos mudos del cambio climático

12 julio, 2018

México. Los árboles son sinónimo vida, producen oxígeno y absorben durante la fotosíntesis el dióxido de carbón; en ellos crecen distintos tipos de frutos y son el hogar de una gran diversidad de aves, pero además, en su interior, revelan registros del cambio climático en la Tierra.

Este jueves en México, se celebra el Día Nacional del Árbol. A través del color y ancho de sus anillos, las plantas perpetuas de tronco leñoso ofrecen a los científicos datos sobre su crecimiento durante cada año de vida.

Ofrecen información, por ejemplo, sobre las evoluciones de las estaciones del año: si la primavera se adelantó, cómo fue el desarrollo del verano y hasta si hubo incendios forestales en la zona y sobre las temporadas de lluvia.

Los aros de color claro de los árboles representan la manera en que creció en la primavera y principios del verano, los oscuros son la que progresó a fines del verano y otoño.

Un anillo claro más uno oscuro equivale a un año de la vida del árbol, precisa la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Debido a que los árboles son sensibles a las condiciones climáticas locales, como lluvia y temperatura, brindan a los científicos información sobre el clima local de esa zona en el pasado. Este 11 de julio se celebró el

Según la agencia espacial estadunidense, los anillos de los árboles por lo general crecen más anchos en los años cálidos y húmedos, asimismo, son más delgados cuando hace frío y está seco. Si el árbol ha estado sometido bajo condiciones climáticas estresantes, como una sequía, este apenas podría crecer durante esos meses.

Los científicos pueden comparar árboles modernos con mediciones locales de temperatura y precipitación de la estación meteorológica más cercana.

Los árboles viejos pueden ofrecer información sobre cómo era el clima antes de que iniciara el seguimiento del clima en los Estados Unidos, en 1891.

Durante los últimos 100 a 150 años, en la mayor parte de los lugares, los registros climáticos diarios se han mantenido, por ello, para saber el clima de hace miles de años, los científicos recurren a árboles, corales y capas de hielo perforadas en un glaciar.

Fuente: Notimex


Reconoce Patricia Espinosa que el cambio climático es crucial para el mundo 

6 julio, 2018

Ciudad del Vaticano. La excanciller mexicana Patricia Espinosa advirtió aquí que el mundo se encuentra en un momento crucial en el combate al cambio climático, tras participar en una cumbre del Vaticano sobre el cuidado de la naturaleza.

En entrevista con Notimex, la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, advirtió que “aún falta mucho por hacer” en la implementación del Acuerdo de París, suscrito en 2015 para frenar el calentamiento global.

Precisó que en la próxima cumbre de las Naciones Unidas COP24, prevista para diciembre en Polonia, se van a aprobar las reglas de operación del acuerdo y en ese encuentro quedará claro cómo los países van a informar sobre sus esfuerzos para mitigar los gases de efecto invernadero.

“La buena noticia es que todos los países han expresado que tienen interés en que este trabajo finalice en los términos decididos en las últimas conferencias, incluido Estados Unidos”, indicó.

“La fuente de preocupación tiene que ver con el hecho que algunos de los temas a incluir en esas reglas del acuerdo de París todavía queda mucho trabajo por hacer y tenemos muy poco tiempo, estamos hablando de un régimen que incluye a la totalidad de los países: 196 signatarios, 178 ratificaciones. Es muy poco tiempo para ponerse de acuerdo entre tantos”, añadió.

En este contexto, Espinosa destacó la importancia del encuentro convocado por el Vaticano bajo el título “Salvando nuestra casa común y el futuro de la vida en la tierra”, a tres años de la publicación de la encíclica del Papa Francisco sobre el cuidado de la naturaleza “Laudato Si”.

Consideró fundamental mantener alta la atención sobre una realidad que afecta a toda la humanidad y destacó que existe “mucho interés y compromiso” porque se reconoce que el problema del cambio climático es una “agenda ineludible”.

“Estamos en el momento crucial en el cual el problema del cambio climático está dejando de ser una agenda que interesa a ciertos sectores de la sociedad a una agenda que está empezando a provocar un movimiento de la sociedad”, señaló.

“Estamos empezando, no quiero sonar tampoco demasiado optimista porque hay que mantener los pies en la tierra y ser muy objetivos de dónde estamos. Lo que estamos viendo es que la gente y las comunidades están viéndose directamente afectadas de una manera cotidiana y eso es lo que está provocando que la agenda sea absolutamente ineludible”, apuntó.

Más adelante, Espinosa reconoció que el mundo exige una “transformación muy de fondo” sobre cómo la humanidad va a vivir hacia el futuro, como individuos y como sociedad en su conjunto, una transformación que incluye la economía, el gobierno, la sociedad civil.

Eso implica transformar la escala de valores y darle una nueva importancia a los recursos naturales del mundo.

Si bien aceptó que existen muchos intereses económicos que se resisten a ese cambio, también destacó que algunas áreas del sector privado ya encontraron la forma de beneficiarse del cambio y de hacer una transición hacia otro tipo de negocios que son igualmente rentables.

“Es un escenario complicado porque se trata de políticas y acciones que toman mucho tiempo en dar resultado, eso no se compagina fácilmente con los ciclos políticos, pero al mismo tiempo hoy en día ser un político que no toma en cuenta esa agenda está empezando a resultar poco redituable”, constató.

Al mismo tiempo, subrayó que ya están totalmente superadas las discusiones de los años pasados sobre si el cambio climático es verdadero o no, entre otras cosas porque las evidencias científicas son muy claras.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha afirmado varias veces públicamente que según su opinión el cambio climático “no existe” y es un “invento” que busca afectar la economía de ese país. Por eso, se espera que ese país se retire del acuerdo de París.

Al respecto Espinosa aclaró que, por ahora, la administración de Washington no puede hacer efectiva su salida porque el mismo acuerdo establece que deben pasar tres años antes que cualquier país pueda anunciar su retiro, que exige otro año más para ser efectivo.

Por eso, anticipó que el compromiso estadunidense no puede romperse antes de 2020. “Tenemos este espacio de tiempo para construir un entendimiento sobre qué les preocupa más”, indicó.

En contraparte, la excanciller mexicana destacó que el crecimiento de la industria de la energía solar estadunidense es muy superior al crecimiento de la industria de combustibles fósiles, y ese desequilibrio -anticipó- tendrá su impacto en las decisiones futuras de la Casa Blanca.

“Estamos viviendo en un mundo donde están los gobiernos, pero existen otros actores con capacidad de impactar a nivel internacional más allá”, constató.

“Todas las iglesias tienen una capacidad de influencia y son parte de los pilares de las sociedades, en esa medida la encíclica ‘Laudato Si’ es un documento muy valioso para nosotros en el proceso. Trabajar con todas las comunidades religiosas, como con los sectores sociales, privados, es lo que necesitamos porque la lucha contra el cambio climático se dará a través de un movimiento”, apuntó.

Fuente: Notimex


Deshielo en la Antártida aumenta nivel del mar en el último lustro

17 junio, 2018

México. Un estudio reciente mostró que entre 2012 y 2017, la Antártida perdió 219 mil millones de toneladas de hielo al año, lo que hizo que el nivel del mar aumentara a un ritmo de 0.6 milímetros (mm) de forma anual.

La investigación dirigida de Andrew Shepherd, de la Universidad de Leeds, Reino Unido, y Erik Ivins, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés), destaca que hasta 2012, año del último estudio de este tipo, la Antártida perdía 76 mil millones de hielo al año.

Las perdidas generaban que el nivel de los mares subiera a un ritmo de 0.2 mm por año, y desde entonces la Antártida ha perdido hielo a una velocidad tres veces mayor.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), destaca que dicha tendencia desfavorable en el continente se debe, en parte, porque los glaciares fluyen más rápido en la Antártida Occidental y la península Antártica.

La Antártida Occidental es la zona que sufrido en mayor medida el deshielo, al pasar de una merma de 53 mil millones de toneladas al año en los noventa a 159 mil millones de toneladas anules en 2012.

Lo anterior, debido al rápido retroceso de los glaciares de Pine Island y de Thwaites, por la mayor temperatura del agua marina bajo su barreras flotantes.

Los resultados publicados en la revista “Nature”, donde colaboraron 84 científicos procedentes de 44 organismos internacionales, es importante para saber cómo el cambio climático afecta la parte más remota del planeta y su impacto en el resto del mundo.

“Según nuestros análisis, se ha producido una aceleración en la pérdida del hielo en la Antártida durante la última década, lo que está provocando que el nivel del mar aumente hoy a mayor velocidad que en ningún otro momento de los últimos 25 años”, dijo Shepherd.

De acuerdo con la ESA el deshielo de la Antártida ha hecho aumentar el nivel del mar 7.6 centímetros desde 1992, y cerca de la mitad ha sido en los últimos cinco años.

Para el desarrollo de la investigación los científicos utilizaron datos de varios satélites como CryoSat y la misión Sentinel-1 de Copernicus, de la ESA.

Fuente: Notimex