Etiquetas: Farc


Congreso de Colombia no ha aprobado reglamentación para entrada de la JEP

26 junio, 2018

Bogotá. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) pidió hoy con urgencia que el Congreso de Colombia remueva los obstáculos que impiden cumplir con la Justicia Especial para la Paz, columna vertebral para la implementación de los acuerdos firmados con las exguerrillas de las FARC.

El proceso de paz de Colombia “se destaca por su compromiso de asegurar que el tránsito del conflicto armado a la paz se acompañe de verdad, justicia, reparación para las víctimas y no repetición”, advirtió la ONU.

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia “hace un llamado a las instituciones del Estado competentes y a las fuerzas políticas para que remuevan los obstáculos que siguen impidiendo que el proceso de paz de Colombia cumpla con su compromiso con la justicia y el derecho de las víctimas”.

El Congreso de Colombia no ha logrado aprobar la reglamentación para que pueda entrar a operar la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), que forma parte del Acuerdo de Paz que firmó el gobierno colombiano con las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en noviembre de 2016 y ratificado por la Corte Constitucional.

Las mayorías en el Congreso que en la actualidad hacen parte de la coalición de derecha del presidente electo, Iván Duque, buscan hacer ajustes de fondo a la JEP, lo que impide que se logre un acuerdo con la bancada que respalda el Acuerdo de Paz, tal como fue firmado.

“La responsabilidad de cumplir con la aspiración de la sociedad colombiana a la justicia en el marco de las normas nacionales e internacionales y en las circunstancias propias de un proceso de paz”, señaló la ONU.

De conformidad con el Acuerdo de Paz, “la Jurisdicción Especial ha sido establecida constitucionalmente, con el aval de la Corte Constitucional y el respaldo, entre otros, de la Corte Suprema de Justicia, y abrió sus puertas al público el 15 de marzo de este año”.

Sin embargo, tres meses más tarde, la JEP “sigue sin las normas de procedimientos requeridas para dar mayor seguridad jurídica a las decisiones de sus magistrados y magistradas”.

Más de un año después de la aprobación “del Acto Legislativo 01 que creó el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición, las víctimas siguen esperando que se realicen las primeras audiencias y comparecencias de quienes se vieron involucrados en graves violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario”.

En cuanto a las personas que “se someten a la Jurisdicción Especial, continúan en la incertidumbre sobre los términos de su propia situación jurídica”.

Las elecciones parlamentarias y presidenciales de los últimos meses han mostrado “un beneficio tangible del Acuerdo de Paz entre el gobierno y las FARC-EP: las campañas electorales más pacíficas y participativas en décadas”.

“Es hora de que las víctimas puedan beneficiarse sin más demora de los compromisos establecidos en el Acuerdo de Paz sobre la rendición de cuentas de las personas que se someten a la JEP”, enfatizó el organismo internacional.

En su declaración del pasado 19 de abril con motivo de la presentación del informe del secretario general de la ONU sobre Colombia, los miembros del Consejo de Seguridad, unánimes, “acogieron con beneplácito los acontecimientos positivos de los últimos tres meses, incluidas […] la activación de la Jurisdicción para la Paz y la Unidad para la Búsqueda de personas desaparecidas, y expresaron su esperanza de que este progreso se mantenga”.

Fuente: Notimex


Presidente colombiano urge a aprobar reglamento para la justicia de paz

19 junio, 2018

Bogotá. El presidente colombiano Juan Manuel Santos hizo hoy un llamado urgente al Congreso para que tramite el proyecto de ley de procedimiento que reglamentará la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la columna vertebral del Acuerdo de Paz con las exguerrillas de las FARC.

“Acabo de reiterar el mensaje de urgencia para ley de procedimiento de la Jurisdicción para la Paz”, escribió el mandatario en su cuenta de Twitter, después que fracasara este martes la aprobación de dicha reglamentación.

El jefe de Estado advirtió que si el procedimiento o reglamentación de la JEP no es aprobado este miércoles por el Congreso, convocará de inmediato a todas las bancadas a sesiones extraordinarias

“La paz tiene que estar por encima de cálculos políticos”, subrayó el mandatario y recordó que el proyecto de ley “por medio del cual se adoptan unas reglas de procedimiento para la Jurisdicción Especial para la Paz” fue radicado el pasado 24 de abril en el Senado.

La mayoría del Congreso, que apoyó al presidente electo Iván Duque, acató la petición del nuevo mandatario que asumirá funciones el 7 de agosto para aplazar el debate y la aprobación de la reglamentación de la JEP.

El ministro del Interior Guillermo Rivera rechazó la postura de los congresistas aliados al gobierno de derecha de Duque.

Dijo que esa posición “abre la puerta a la Corte Penal Internacional dado que la JEP no podrá funcionar para procesar a quienes cometieron crímenes graves en medio del conflicto y ya están en libertad”.

“Con la decisión abiertamente inconstitucional de aplazar adopción de reglas de procedimiento de la JEP, comienza el ataque del uribismo en esta nueva etapa contra los derechos de las víctimas y el proceso de paz”, reaccionó el congresista de izquierda Iván Cepeda.

El 23 de septiembre de 2015, el gobierno de Colombia acordó crear una Jurisdicción Especial para la Paz para ejercer funciones judiciales y hacer parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR).

La JEP cumplirá con “el deber del Estado colombiano de investigar, esclarecer, perseguir, juzgar y sancionar las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) que tuvieron lugar en el contexto y en razón del conflicto armado”.

Este tribunal es uno de los ejes sustanciales del Acuerdo de Paz firmado entre el gobierno de Colombia y las desmovilizadas FARC, en noviembre del 2016, pero antes de entrar a cumplir con sus funciones constitucionales, debe ser aprobada la Ley reglamentaria.

El presidente electo durante su campaña advirtió que uno de sus propósitos como nuevo gobernante será revisar aspectos del Acuerdo de Paz, entre ellos la JEF y lo relacionado con la participación política de los exrebeldes.

Fuente: Notimex


Duque es el presidente más joven en la historia republicana en Colombia

18 junio, 2018

Colombia. El principal reto del presidente electo de Colombia, Iván Duque para el período 2018-2022, es trabajar por la unidad de una sociedad que demostró en los resultados de las elecciones de la segunda vuelta electoral de este domingo que se encuentra polarizada.

Duque, quien se convirtió en el presidente más joven en toda la historia republicana de Colombia, al ganar las elecciones en segunda vuelta de este domingo con 53.9 por ciento de votos, contra el 41.8 por ciento de Gustavo Petro, del movimiento Colombia Humana, una alianza de sectores de izquierda.

En los comicios de este domingo estuvieron en disputa un modelo neoliberal con Duque, quien representó una alianza de los sectores de derecha y otro socialdemócrata encabezado por Petro, primer dirigente de izquierda que disputó por primera vez la presidencia de Colombia, con ocho millones de votos, considerada la más alta en la historia política de este país de casi 50 millones de personas.

Los Acuerdos de Paz que firmaron el actual gobierno de Juan Manuel Santos con las exguerrillas de las FARC, en noviembre de 2016, fue el tema que más polarizó el debate electoral en las elecciones primarias del 27 de mayo como en la segunda vuelta de este domingo 17 de junio.

Duque planteó desde el inicio de su campaña que revisará puntos sustanciales de este pacto de paz, mientras que Petro se comprometió a defender el Acuerdo de Paz firmado con las FARC, que se convirtieron en partido político después de 53 años de guerra contra el Estado colombiano.

Estas dos posiciones políticas quedaron reflejados en las urnas con 10.3 millones de colombianos que apoyaron a Duque y los ocho millones que votaron por el candidato de la Colombia Humana y fue además tema que trataron los dos dirigentes políticos en sus sendos discursos al finalizar la contienda electoral.

La implementación de los Acuerdos de Paz, es la gran preocupación de los sectores perdedores en la contienda electoral, y esperan que el presidente electo de los colombianos se comprometa con la implementación y evitar un regreso a la violencia política.

El jefe máximo del ahora partido Frente Alternativo Revolucionario del Común (FARC), Rodrigo Londoño, más conocido como Timochenko, aseguró en su cuenta de Twitter que Colombia vivió este domingo “las elecciones más tranquilas de las últimas décadas, el proceso de paz da frutos”.

“Es momento de la grandeza y la reconciliación, respetamos la decisión de las mayorías y felicitamos al nuevo presidente. Ahora a trabajar, los caminos de la esperanza están abiertos”, fue el mensaje de Londoño, quien reiteró que el Acuerdo de Paz está blindado jurídica y constitucionalmente, pero además tiene un amplio respaldo de la comunidad internacional.

Para las FARC ”en esta segunda vuelta, por primera vez en nuestra historia, se hayan enfrentado dos opciones diametralmente opuestas; lo que indica que, como producto del descontento de millones de colombianos con el sistema económico y social vigente, comienza a surgir una alternativa política, distinta a las que tradicionalmente han gobernado el país. La opción de los millones de excluidos y postergados.”

Este proceso electoral es “sin lugar a dudas, un paso adelante en la conciencia de un número muy importante de colombianos y colombianas que, con su participación electoral, asumen posición por el cambio y transformación social”, apunto las FARC en una declaración difundida en las últimas horas.

FARC expresó “su disposición a reunirse con el presidente electo, para exponer sus puntos de vista, sobre la implementación del Acuerdo de Paz”, que firmó con el presidente Santos y que puso fin una guerra de 53 años que dejo más de ocho millones de víctimas y cerca de 300 mil muertos.

La exguerrilla de las FARC, planteó que el presidente electo y los sectores que lo apoyaron “no pueden llamarse a engaños, frente a la responsabilidad que pesa sobre sus hombros en este momento histórico”.

“Interpretar el resultado, como una patente para desconocer lo andado en materia de paz y burlar los compromisos adquiridos por el Estado, frente a la sociedad colombiana y la comunidad internacional; lo único que logrará será llevar a la nación a un nuevo ciclo de múltiples violencias; algo que las generaciones presentes y futuras jamás perdonarían”, advirtieron los dirigentes de FARC.

Es necesario, enfatizaron, “que se imponga la sensatez; lo que el país demanda es una paz integral, que nos conduzca a la esperada reconciliación, basada en el bienestar social, la verdad, la justicia, la reparación integral a las víctimas del conflicto y la garantía de no repetición. Burlar ese propósito no puede ser plan de gobierno”.

Por su parte, el diario El Tiempo señaló en un el editorial que el triunfo de Duque fue “robusto” y le da una gran legitimidad a su gobierno que se inicia el próximo 7 de agosto, pero a la vez tiene el gran reto de saber “interpretar no solo las emociones, sino además las realidades que permitieron que el respaldo al candidato Gustavo Petro también fuera histórico”.

Los ochos millones de votos que alcanzo Petro fue producto del sentimiento de “cansancio e indignación que ha crecido entre los colombianos a la par con las revelaciones de los casos de corrupción que han estremecido a la opinión. Necio sería negar así mismo que las profundas transformaciones que ha experimentado el país en las últimas décadas cada vez se reflejan más en el ámbito político”.

Temas que deben ser abordados con prioridad por el nuevo gobierno son la “inclusión social, el respeto por los derechos de las minorías, el debido cuidado del ambiente de cara a la realidad del cambio climático, novedosos lenguajes y un deseo legítimo de dejar atrás lastres que, como la mencionada corrupción, así como el clientelismo, tanto le han pesado al país”.

Ante este clamor de diferentes y amplios sectores de la sociedad colombiana, el presidente electo en su discurso en la noche del domingo, envió mensajes de optimismo como estos: “Voy a entregar todas mis energías por unir a nuestro país, no más divisiones. Pasar la página de la fractura que nos quiso dividir”.

“Un gobierno no es solo exitoso por su presidente sino porque logra unir a un país (…) Somos una Colombia más allá de nuestras diferencias (…) tenemos que concentrarnos en las cosas que nos unen y no en las que nos dividen”, señaló.

Duque agregó, “queremos una justicia sensible al ciudadano, con una respuesta efectiva para los ciudadanos. No vamos a llegar a fracturar la justicia (…) La paz que añoramos tendrá correcciones. La paz que añoramos tendrá que llevarnos a un sano debate de ideas”.

“No vamos a hacer trizas los acuerdos pero hay que garantizar la seguridad para todos los colombianos (…) El anhelo de pasar para siempre la página de la vieja política y de las componendas”.

Fuente: Notimex


Suspende huelga de hambre exjefe rebelde de Colombia

19 mayo, 2018

Bogotá. El detenido exjefe guerrillero colombiano Jesús Santrich, exnegociador de paz de las FARC, suspendió hoy de forma temporal una huelga de hambre que comenzó hace 41 días, para rechazar su captura con pedido de extradición a Estados Unidos por acusaciones de narcotráfico.

El exjefe rebelde, miembro del comité político nacional del nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), hizo el anuncio a través de una carta, difundida por el Movimiento Voces por la Paz.

“Bajo el entendido de la naturaleza política de mi causa, he tomado la decisión de suspender transitoriamente mi huelga de hambre (…) Mi situación es un accidente calculado, extensible a cualquier cuadro político de la FARC, que de ponerle freno puede conducir el proceso de paz en forma definitiva por el despeñadero”, consideró.

Según el vocero del movimiento Voces por la Paz, Jairo Estrada, Santrich está estable, pero ha perdido más de 16 kilogramos debido al ayuno, que inició el mismo dia que fue capturado en Bogotá.

“Está en control médico, pero está en un punto en que nos ha generado la mayor preocupación, por los impactos de la huelga de hambre que hoy inicia su día 41”, anotó Estrada.

Santrich fue detenido por agentes de la Fiscalía General por petición de Estados Unidos, que lo acusa de intentar introducir 10 toneladas de cocaína a su territorio.

El dirigente permaneció en la cárcel La Picota en esta capital hasta la semana pasada, cuando fue trasladado a un centro religioso como un acto humanitario, ante el deterioro de su salud.

El movimiento FARC rechazó las acusaciones de la justicia de Estados Unidos y aseguró que es un montaje que podría poner en peligro el proceso de paz.

Fuente: Notimex


Víctima de las FARC promueve la verdad y el perdón

16 mayo, 2018

Bogotá. Bertha Lucía Fries, una consultora de empresas víctima de un atentado hace 15 años de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), odió al grupo insurgente con todo su corazón, pero hoy promueve la búsqueda de la verdad, el perdón y la reconciliación.

Es un caso atípico que una socia del club “El Nogal”, considerado uno de los lugares élites del mundo de los negocios en Colombia y ubicado en el norte de Bogotá, pueda dar un salto del odio visceral al perdón con todo su corazón a sus victimarios, luego de que quedó con movimiento en una sola de sus manos.

Pero esta mujer que sobrevivió al atentado al club “El Nogal” (7 de febrero del 2003), que dejó 36 muertos y más de 200 heridos, recorre los municipios y las zonas rurales más afectadas por la guerra, y hace talleres para enseñar a excombatientes y víctimas la importancia del perdón y la reconciliación.

Antes del atentado era -dijo en entrevista con Notimex- “una consultora de empresa que hacía consultoría a nivel internacional. Me iba bien, bastante bien. Pero decidimos que para esta inversión que haríamos de un gran software, acordamos ahorrar un dinero importante para poder financiar esto”.

“La inversión terminó colocada acá (muestra la cabeza hasta los hombros), además fue necesario conseguir más plata prestada para poder salir adelante de la crisis que yo tuve. Tenía que hacer seis horas de fisioterapia, tuve que hacer una rehabilitación muy fuerte”.

Pero Bertha Lucía era “una deportista de alto rendimiento. Hacía seis horas de ejercicio. Era muy buena para hacer ejercicio, tenía músculos por todos lados. Eso fue lo que me salvó de alguna manera”.

Cuando hicieron el atentado en el club “El Nogal” con “un carro-bomba, a mí me cayó toda una pared encima, a mí se me quiebra la columna vertebral y quedo solamente con movimiento de tres dedos (muestra la mano izquierda)”.

“Todo ese deporte que yo había hecho, con esa pared que me cayó encima, no me quebré ni los hombros, ni las piernas, no me quebré nada. Solamente la columna”, relató.

“El médico me dijo: ¡Cómo le hiciste!. Yo era toda músculo en esa época. Esa era yo. Mamá y esposa. Tenía y tengo una familia maravillosa”, contó Bertha Lucía.

La mujer proyecta una mirada en la que se puede reflejar el dolor, pero a la vez la esperanza de que la sociedad colombiana logre la reconciliación para que la guerra no entre a las casas de los colombianos, independientemente de su nivel socio-económico.

Después de un amplio relato de sus dolores, sus angustias, de las ganas de dejar de vivir concluyó que ella, en esos ocho años y medio de incapacidad, se graduó “de infierno. Pasé por todas las fases del infierno: fase uno, fase dos, fase tres, master en infierno, PHD y postdoctorado. Todos los hice”.

En ese curso intensivo de vivir en el infierno tenía todo su tiempo para planear la forma de cómo quitarse la vida, había llegado al escenario del suicidio, que si hubiera encontrado unas tijeras, como ella dice “mal parqueadas (estacionadas)”, se hubiera autoeliminado.

“Es que uno cuando es suicida uno la mide toda. Si esto me corta, no me corta, con esto sí me puedo morir. Toda una planeación. Yo decía no, esas tijeras no me hacen nada. Siempre medía qué era lo que realmente me podía hacer daño. Daño pero de muerte. ¡Cómo no tenía una pistola!”, comentó.

Pero fue en un hospital de Boston, en Estados Unidos, con un equipo de médicos con experiencia en el tratamiento y recuperación de heridos de las guerras de Afganistán, Irak, Vietnam y Kosovo, donde Bertha Lucía logró salir de sus infiernos con todas las ganas de vivir de la mano solidaria de su esposo y del amor de su hijo.

Después de la recuperación en Boston, Bertha Lucía regresó a Colombia, se reunió con las otras víctimas del club “El Nogal” y empezó a hacer un inventario de dolores y tristezas, de preguntas sin respuestas: ¿Por qué los tocó la guerra? ¿Por qué?

Como investigadora quería buscar respuestas y encontrar la verdad del atentado, de la guerra, de la violencia que vive Colombia. Logró hacer encuentros con exguerrilleros, exparamilitares de extrema derecha, primero de forma individual y luego en grupo, pero a ellos nunca les confesó su historia como víctima.

En estos primeros encuentros lo que más le impactó a Bertha Lucía fue la respuesta que varios excombatientes dieron a esta pregunta: ¿Qué le diría usted a una víctima?: “Pediría perdón”. Estas dos palabras fueron para Bertha Lucía un “regalo divino, porque para mí fue clave oír que ellos piden perdón”.

Es en estas reuniones que logró entender y comprender sus propias historias y llegó a la conclusión de que esos exguerrilleros, exparamilitares, también son víctimas. Empieza su cruzada para apoyar las negociaciones de paz, para buscar las verdades, que están en mitad de camino.

Su experiencia como consultora de empresas, con su propia metodología, la puso al servicio de un primer objetivo: Que víctimas y victimarios se reconocieran, se miraran a los ojos, se abrazaran, para que unos pidieran perdón y los otros perdonaran, un ejercicio de ojos contra ojos, de piel contra piel y de corazón a corazón.

Para lograr este objetivo, Bertha Lucía trabajó incansablemente los últimos seis años: Viajó a La Habana, se sentó frente a los negociadores de la guerrilla, logró firmar el primer acuerdo de verdad de un grupo de víctimas, como son los del club “El Nogal”.

Visitó y durmió en campamentos de los desmovilizados, y poco a poco se ganó la confianza de la FARC, de las víctimas y de las autoridades locales.

El 28 de marzo del 2017 logró firmar en La Habana con Carlos Losada, en representación de las FARC, el Acuerdo sobre la Verdad, el Perdón y la Reconciliación con las Víctimas del Atentado al Club “El Nogal” en Bogotá.

“Acordamos que íbamos a hacer un encuentro entre víctimas, y las FARC iban a pedir perdón, nos iban a decir la verdad de los hechos, iban a aportar verdad a la Comisión de la Verdad, iban a aportar verdad a la Jurisdicción Especial de Paz, iban a aportar verdad en las instancias que nosotros solicitáramos”, explicó.

Después de firmar el acuerdo, enfatizó: “Me vengo de Cuba muy contenta” y organizo el encuentro donde Carlos Losada escuchó la voz de las víctimas que cuestionaron a las FARC sin piedad. Al final el exjefe rebelde solicitó cinco minutos para respirar y pidió perdón.

Esta experiencia llevó a Bertha Lucía a montar los talleres con unos ejes de “cómo construir la posibilidad de la reconciliación. Eso no se da de la noche a la mañana, pues tienes primero que entender el corazón de la gente, las creencias, lo que sienten y la gente tiene que decirlo”.

El eje es buscar “ese relacionamiento. Cómo nos relacionamos a pesar de que ustedes nos hicieron tanto daño. Cómo vamos a tejer y vamos a construir eso. Ahorita estábamos así, y ahora cómo nos vamos a acercar. Es conocer la parte humana y es a través de la construcción colectiva de un sueño conjunto, que es a través de la reconciliación”.

“Ahí aún -anotó- no decimos que nos hemos reconciliado. Es la posibilidad de darme el permiso a reconciliarme. Es la posibilidad de, no tanto de la reconciliación, sino de qué tanto, cómo soy yo, qué tantos odios cargo yo”.

Agregó: “Yo cargo a veces una maleta muy pesada de odio que no perdono ni siquiera a mi marido, a mi hijo, a mi vecino, al de allá. Es estar en esa posibilidad de mirar para adentro”.

El abrazo y el perdón entre exguerrilleros o “Farianos” y víctimas se dio recientemente en un hotel a dos horas de Bogotá, con el auspicio de la alcaldía de Icononzo, la embajada de Noruega y la presencia de Carlos Losada, representación de la dirección del nuevo partido FARC.

Fueron dos días de taller dirigidos por Bertha Lucía, que erizó la piel con las voces de uno y otro lado, pero que demostró que sí es posible el perdón y la reconciliación después de 53 años de guerra, que dejó más de ocho millones de víctimas.

Ahora el reto que tiene esta mujer empresaria que recibe abrazos y besos de “Los Farianos” y las víctimas, es replicar este ejercicio por toda Colombia, en donde hay excombatientes en búsqueda de nuevos horizontes y víctimas que tratan de sanar sus heridas.

Fuente: Notimex


Excomandante de FARC busca esclarecer conflicto armado junto con Álvaro Uribe

15 mayo, 2018

Bogotá. El excomandante de las FARC, Rodrigo Londoño (Timochenko), invito al expresidente Álvaro Uribe Vélez para que acudan de forma conjunta al Tribunal de la Justicia para la Paz y asumir las responsabilidades que los dos tuvieron en el conflicto armado.

“(…) Aceptando que usted (Uribe Vélez) nosotros y muchos otros nos encontramos a las puertas de responder ante la justicia, por conductas relacionadas con el conflicto interno, bueno sería darle al país un ejemplo acerca de en qué consiste la búsqueda y el esclarecimiento de la verdad”, dijo Londoño en una carta pública que difundió en su cuenta de Twitter.

El ahora presidente del partido Frente Alternativo Revolucionario del Común (FARC), le formuló a Uribe Vélez una nueva invitación para que se encuentren “ante la Comisión de la Verdad, con el propósito expedito de aclarar nuestras responsabilidades del pasado. Fije la fecha e iremos juntos”.

Recordó que a Uribe Vélez, “le extendí desde La Habana un ramo de olivo en momentos en que se desarrollaban los diálogos de paz. Quise conversar con usted sobre la manera de sacar al país entre todos, dentro de un espíritu de reconciliación, de los embrollos y la violencia que los suele agobiar”.

“Hasta donde conozco, el Presidente (Juan Manuel Santos) no se opuso a esa iniciativa. Para entonces ya las FARC habíamos aceptado recorrer la plenitud de los caminos de la legalidad internacional”, señaló.

Sostuvo que las FARC admitieron “los principios centrales de la Carta de la Organización de Naciones Unidas, del Derecho de los Derechos Humanos, del Derecho Internacional Humanitario y el Estatuto de Roma”.

“Entendíamos que debíamos acogernos a la Jurisdicción Especial para la Paz y al sistema integral de verdad, justicia reparación y no repetición. Y que habríamos de comparecer ante la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición”, indicó.

A estas alturas “debe tener claro usted que los desarrollos del proceso terminarán por conducirlo ante la Jurisdicción Especial para la Paz”.

“Solo esa razón explica su afán por destruir la justicia especial, sueño imposible, y el que su candidato a la Presidencia, por insinuación suya, proponga una sola Corte para Colombia, pretendiendo arrasar con ello las instancias de jurisdicción ordinaria en las cuales su nombre, por razón de sus múltiples conductas, se ventila y encuentra en vilo”, puntualizó.

El 23 de septiembre de 2015, el gobierno de Colombia acordó crear una Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que ejercerá funciones judiciales y hará parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SIVJRNR).

La JEP cumple “con el deber del Estado colombiano de investigar, esclarecer, perseguir, juzgar y sancionar las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) que tuvieron lugar en el contexto y en razón del conflicto armado”.

El exjefe insurgente en la carta también expresó sus preocupaciones por el incumplimiento en la implementación de los acuerdos de paz que fueron negociados durante cuatro años en La Habana y firmados en Bogotá en noviembre del 2016.

Londoño además propuso a las personalidades que las FARC secuestraron como Ingrid Betancur, Clara Rojas, y Sigifredo López y a los policías y militares que estuvieron en “las llamadas cárceles de las FARC”, hacer un acto público para pedir perdón.

“Deseamos pedirles perdón público por todos y cada uno de los sufrimientos ocasionados en los trágicos días de la guerra, por lo que les planteamos coordinar esfuerzos para tal evento”, añadió Londoño.

Recordó que “al firmar los Acuerdos de La Habana, la suerte de nuestro país quedó echada. Construimos entre contrincantes a muerte una fórmula de reconciliación y justicia social para nuestra patria”.

“El Acuerdo no fue para las FARC sino para todas las generaciones futuras que se merecen un mejor mañana. A todas y todos los invitamos a defender este empeño sagrado. No más odio e intolerancia en Colombia”, finalizó la carta.

Fuente: Notimex


Trasladan a jefe de las FARC a centro religioso

11 mayo, 2018

Bogotá. El detenido exinsurgente Jesús Santrich, quien realiza desde hace 33 días una huelga de hambre para evitar ser extraditado a Estados Unidos, fue trasladado a una sede de la Conferencia Episcopal Colombiana, confirmó el nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

Santrich se encontraba bajo vigilancia en un hospital en el sur de Colombia, a donde fue trasladado desde la cárcel La Picota, por su grave estado de salud como consecuencia de la huelga de hambre que lleva a cabo.

El dirigente político fue capturado en Bogotá por agentes de la Fiscalía de Colombia en cumplimiento de una circular roja de la Interpol con pedido de extradición por la justicia de Estados Unidos, que lo acusa de tráfico de drogas.

Los senadores de izquierda Iván Cepeda y Alirio Uribe, así como el dirigente y gestor de paz, el conservador Álvaro Leyva, enviaron recientemente una carta a Santrich para que levante la huelga de hambre y evitar su fallecimiento, lo que sería un golpe grave al acuerdo de paz, de la cual él es uno de los protagonistas.

Por otro lado, las Comisiones de Paz en el Congreso de Colombia pidieron al presidente Juan Manuel Santos no extraditar a uno de los líderes más importantes del partido FARC.

Con la no extradición de Santrich se “garantizará el derecho a la verdad de las víctimas en concordancia a lo establecido en el ordenamiento jurídico nacional y lo pactado en el acuerdo final”, dijo Uribe, quien agregó que “la extradición constituye una violación a la soberanía nacional y al derecho de paz de todos los colombianos”.

El exjefe negociador de los acuerdo de paz por parte de la desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Iván Márquez, escribió en su cuenta de twitter que “el traslado de Santrich a una casa de la Conferencia Episcopal reaviva la agónica llama de la esperanza de paz”

“Es un primer paso. El sentido común reclama la libertad del vocero de paz. Agradecemos la solidaridad palpitante de muchos corazones en Colombia y el exterior”, añadió.

Fuente: Notimex


Elecciones legislativas fueron un golpe durísimo para el partido FARC: Felipe González

7 mayo, 2018

Bogotá. Las exguerrillas de las FARC recibieron un golpe durísimo en las pasadas elecciones para el Congreso de Colombia en marzo pasado, lo que las obliga a “recomponerse” y corregir sus errores, aseguró el exjefe del gobierno español, Felipe González.

“Yo creo que tienen que recomponerse, porque creo que el resultado electoral ha sido para ellos un golpetazo de realidad durísimo. Ellos tienen que analizar sus propios errores”, señaló González en entrevista con el diario El Tiempo.

Sostuvo que “eso de presentarse a las elecciones con las mismas siglas, transformando su sentido, ya tiene un costo evidente; incluso, ahora el capital político que tienen es ser signatarios de un acuerdo de paz que acaba con 50 años de conflicto”.

El exjefe del gobierno español participo este fin de semana en un encuentro en la ciudad de Cartagena junto con el presidente Juan Manuel Santos y los líderes de las desmovilizadas FARC, en donde se hizo un seguimiento a la implementación de los Acuerdos de Paz, que fueron firmados en noviembre del 2016.

Explicó que el desempeño del nuevo partido político en las elecciones de marzo pasado “no ha sido bueno desde el punto de vista político, en lo que se puede decir por ser prudente”.

El nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) en los comicios para el Congreso sólo obtuvieron unos 50 mil votos, sin embargo tendrá 10 curules en el legislativo que fueron acordadas durante la negociación del Acuerdo de Paz, en La Habana.

“También me llaman la atención los argumentos de los que decían que les iban entregar el poder a las FARC, al castrochavismo, algo que incluso hoy en día algunos se atreven a sostener, con un fundamento que pertenece al mundo de la virtualidad y de la irrealidad”, comentó.

En su opinión, las elecciones legislativas aterrizaron a la gente de la FARC y “lo del castrochavismo que yo todavía hoy lo oigo decir, aunque es lógico en el ambiente de campaña”.

En relación al balance de la implementación de los acuerdos de paz, consideró que “se están haciendo muchas cosas, se tardó mucho en llegar al acuerdo y yo sí observo, con lo que llamamos la mirada de la comunidad internacional, la satisfacción de la Unión Europea, un gran colaborador; el dictamen de Naciones Unidas, que también es positivo, y la vigilancia del Instituto Kroc. Yo lo veo muy positivo”.

“En la dinámica de la reunión del sábado, tuvimos a la gente del partido FARC quejándose de algunas cosas concretas, lo cual es bastante normal, pero el balance global, comparándolo con otros acuerdos de paz que he vivido, es muy positivo”, señaló.

Lo que pasa “es que este proceso es muy especial porque es un acuerdo de paz con una implementación que tiene un horizonte temporal que implica un gran proyecto de país”.

Fuente: Notimex


Ejército colombiano incorporará 18 mil nuevos soldados

2 mayo, 2018

Bogotá. El Ejército Nacional de Colombia a través del Comando de Reclutamiento y Control de Reservas llevará a cabo el proceso de incorporación de 18 mil 140 soldados, quienes reforzarán la seguridad en todo el territorio nacional con el Plan Horus.

Con el Plan Horus, se busca “incrementar las condiciones de seguridad en los municipios donde la institucionalidad no hacía mucha presencia, además ser el enlace entre las comunidades y el Estado”.

Estos nuevos soldados fortalecerán el ámbito social, la acción integral y el mejoramiento de la calidad de vida de estas poblaciones”, explicó la institución castrense.

El acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), facilitará una mayor presencia del Estado en aquellas zonas donde operaba el grupo exrebelde.

Los ciudadanos que se incorporarán “para este segundo contingente del año, serán jóvenes de 18 años hasta faltando un día para cumplir los 24 años de edad”.

Fuente: Notimex


Exlíder de las FARC advierte que acuerdo de paz se está hundiendo

30 abril, 2018

Bogotá. El exjefe negociador de la exrebelde FARC, Iván Márquez, advirtió que la paz, que firmaron con el gobierno colombiano en noviembre del 2016,  se está hundiendo poco a poco y aseguró que hay un deber moral de salvarla.

“Estoy de acuerdo con la percepción del jefe del equipo negociador del Gobierno en la mesa de La Habana, doctor Humberto de La Calle, cuando asegura que el concierto de los enemigos de la paz y el incumplimiento de la implementación, se está tirando la Paz”, señalo el líder de la FARC en una declaración.

Consideró que la “paz se está hundiendo poco a poco ante la indiferencia o cobardía cuando el deber moral es salvarla a toda costa como el más trascendental acuerdo logrado por Colombia en las últimas décadas”.

Para Márquez, dirigente del partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el “acuerdo tal como fue aprobado en La Habana sin las mutilaciones causadas por el Congreso con la anuencia y tal vez con la indiferencia de las otras ramas del poder”.

“Es hora de liberar las más audaces decisiones. Le pido al Presidente (Juan Manuel) Santos que actúe. El Gobierno está permitiendo, con pasividad pasmosa, que se continúe sembrando la maleza de los montajes judiciales y la intervención foránea, vulnerando incluso el procedimiento diplomático y el propio ordenamiento constitucional”.

El dirigente político reiteró que la “creciente inseguridad jurídica, basada en procesos amañados, está sembrando la cizaña de la desconfianza”.

Márquez también se refirió al caso del líder Jesús Santrich, quien fue detenido acusado de narcotráfico por las autoridades de Estados Unidos, que lo pidió en extradición. El excomandante de las FARC se encuentra en huelga de hambre desde el pasado 9 de abril.

“El tiempo y las horas de Santrich se están acabando. Salvemos a Santrich y salvemos el proceso que ha despertado la esperanza de la gente buena. No más guerra debe ser el grito colectivo. Este es un llamado al movimiento social y político del país que ya tiene en sus manos la potencia transformadora que le ha entregado el Acuerdo de Paz”, subrayó.