Etiquetas: Monos


No existe una cifra exacta, pero el tráfico y asesinato de monos es una realidad: Inecol

4 octubre, 2018

Yhadira Paredes. Xalapa. El investigador nacional del Instituto de Ecología (Inecol), Juan Carlos Serio Silva, aseveró que si bien no se cuenta con una cifra real de cuánta población de monos aulladores y araña se han perdido en la zona de Los Tuxtlas, reconoció que es una realidad el tráfico y asesinato de los mismos.

Asimismo, indicó que la sobrevivencia de estas especies está asociada a la conservación de las selvas, por lo que es necesario incrementarlas.

“Son los tres principales problemas (para la conservación) son la destrucción del hábitat, la fragmentación de la selva y dejar una barrera casi infranqueable, además de la cacería y captura de animales para venta como mascotas que, penosamente, deriva de personas que se le ocurre que puede ser un animal como mascota”.

Pero aclaró que los monos y changos nada tienen que hacer en una casa, creciendo, pues a los pocos meses se mueren, porque su dieta no la encuentran en un domicilio particular.

El investigador sostuvo que las tres especies de monos y changos que hay en México están en peligro de extinción, incluyendo las dos que hay en la zona de Los Tuxtlas, por todos estos problemas.

Serio Silva señaló que, desafortunadamente hay una demanda de ejemplares de monos en las grandes urbes como Ciudad de México, donde incluso se han detectado mercados clandestinos, donde se vende fauna nativa.

“Hay inclusive mercados donde la fauna silvestre se vende de manera clandestina y es ahí donde está la demanda, cuando solo es visto como un objeto utilitario que los ven y después ya no saben qué hacer con ellos, pues se vuelven destructores y van a parar a los zoológicos”, denunció.

Y es que, dijo, los zoológicos se vuelven receptores de estos monos y changos, que al haber sido sacados de su hábitat desde bebés no se puede rehabilitar su conducta, pues están atrofiados en su comportamiento que los limita sobre cómo comer, reproducirse o defenderse de depredadores.

“Acaba uno con la vida de estos animales porque se quedan como muertos en vida. Además al ser traficados, muchas veces los cazadores matan a su madre para poderselos llevar”, finalizó.


Realizan estudio científico sobre primates para entender la inteligencia humana

13 junio, 2018

México. Científicos de México, Uganda y Etiopía realizaron una investigación sobre el comportamiento de chimpancés, monos araña y geladas y, después de tres años de observación, analizan los datos con miras a calcular la complejidad social de los primates.

En este trabajo colaboraron biólogos, físicos y antropólogos y se centraron en dichas especies por ser las más inteligentes de sus géneros taxonómicos, y porque exhiben una tendencia a formar subgrupos dentro del colectivo o a forjar alianzas entre grupos.

Es probable que la inteligencia humana y lo que viene aparejado con ella, como nuestra capacidad para el lenguaje, hacer ciencia o mentir, sean resultado de la incertidumbre experimentada por nuestros ancestros evolutivos al intentar sobrevivir en sociedades cada vez más complejas, afirmó Gabriel Ramos Fernández, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El experto del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) e integrante del equipo científico explicó que este estudio se realizó desde la perspectiva de las ciencias de la complejidad, “las cuales buscan entender las estructuras que surgen de las interacciones entre elementos de cualquier sistema”.

Los científicos midieron la entropía a partir de la variabilidad de los subgrupos en cuanto a composición, y con ello crearon un algoritmo en lenguaje de programación enfocado al análisis estadístico.

Este código lo dieron a conocer en la revista “Proceedings B”, de la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural, y UNAM Global también informa de esta investigación.

Los expertos monitorearon el comportamiento de tres manadas: una de geladas en el Parque Nacional de Simen, de Etiopía; de chimpancés que habitan en el bosque de Budongo, en Uganda, y la de monos araña que se encuentran en el Área de Protección de Flora y Fauna Otoch Ma ax Yetel Kooh, en la península de Yucatán, México.

El equipo de trabajo determinó que mientras las dos últimas especies poseen una complejidad social alta en función de los niveles de fisión (formar subgrupos dentro del colectivo) y fusión (forjar alianzas entre subgrupos), los geladas forman conjuntos estables en cuyo centro hay un macho con muchas hembras, estructura un tanto inamovible.

“En contraste, chimpancés y monos arañas se parecen más a los humanos en cuanto a su complejidad social, pues tienden a agruparse de forma poco predecible, su dinámica de fisión-fusión es fluida y los individuos entran, salen y se mezclan en subgrupos en forma imaginable”, detalló Ramos Fernández.

Por esto, ambas especies experimentan mayores dificultades al determinar quiénes son sus aliados y quiénes no generando incertidumbre, por lo que han desarrollado estrategias que, según Gabriel Ramos, son un indicio del comportamiento social de los seres humanos.

La llamada teoría de la mente explica la habilidad humana para “ponernos en los zapatos del otro” y anticipar sus pensamientos y sentires. Esto permite elegir qué comunicamos a fin de informar, engañar, mentir o manipular, según convenga.

El especialista de la UNAM dijo que a medida que el mundo social se complejizó, estas destrezas se fueron perfeccionando, por lo que consideraron relevante generar métricas para contrastar dichas capacidades en distintos animales.

Así, a través de las discrepancias, es posible definir los procesos por los cuales las especies fueron divergiendo y diferenciándose, y determinar en qué momento surgieron ciertas características y desparecieron otras.

Este proyecto nació un 20 de octubre de 2015 en Yucatán, a partir de un taller internacional sobre fisión y fusión. Fue ahí donde se planteó la viabilidad de usar la entropía para medir la variabilidad en la composición de los subgrupos.

Tres años más tarde, el resultado es el algoritmo que permite realizar dichos cálculos, y si bien esta indagatoria esclarece algunos aspectos de la evolución del homo sapiens y hace visibles determinados andamiajes sociales, para el investigador del IIMAS el propósito es ofrecer una medida estándar que permita evaluar datos de cualquier agrupación.

Fuente: Notimex