A 25 años de la tromba Misantla aún está en riesgo

octubre 19, 2020

Arquímedes González/Misantla. Ya trascurrieron 25 años de la famosa tromba que inundara la ciudad de Misantla un 20 de octubre de 1995, y esta situación aún está marcada para muchas personas que vivieron este golpe de la naturaleza, y que se vive en la zona afectada aun el temor de que pudiera darse otro suceso relevante, pues pese a que se tiene un muro de contención, se dice que el cauce del rio Misantla al ser saqueado representa un peligro inminente.

El saqueo constante del recurso pétreo del río de Misantla, podría ocasionar una inundación de ésas que no se desea a ningún pueblo, basta recordar que el río Palmas (Misantla) es de respuesta rápida, debido a las precipitaciones que se acumulan en las sierras de Chiconquiaco y Misantla, aguas que se concentran en el cauce del río Palchán, que une sus aguas al del río Palmas.

La población no quiere desenterrar viejos y dolorosos recuerdos, pues fue el paso del huracán Roxana en 1995, hace 25 años, quien devastó el pueblo de Misantla, lo más crítico que existe en Misantla es la zona de alto riesgo de La Purísima, que se ubica a 3 kilómetros arriba del poblado, sobre la ribera del río Misantla.

En esta parte el río está a 12 metros de golpear el muro ya directamente, entonces esa zona es del alto riesgo porque el río va socavando la parte de abajo y automáticamente el muro no nos va a proteger, el muro es insuficiente para este río de Misantla que es de respuesta rápida y si sucediera una tromba como la que se sufrió en el 95, en octubre, afectando a más de 10 mil personas.

Lo más lamentable a todo esto es que en años anteriores, tras el paso de este fenómeno natural, se contaba con un sistema de alerta temprana, donde se contaba con estaciones de precipitación, para medir la cantidad de agua, que se canalizaba a una computadora y saber la cantidad de agua en milímetros que se precipita en los municipios de Miahuatlán, Tonayán, Landero y Coss, Tenochtitlán y la Sierra de Misantla, para poder informar en qué momento se va a evacuar, sin embargo este sistema desapareció.

En una de tantas reuniones que se dio entre directores de Protección Civil regional, Martin Mujica Martínez, titular de esta dependencia de Misantla, planteo a Guadalupe Osorno Maldonado, secretaria de Protección Civil en el estado, haya por el mes de febrero del 2019, «Tenemos conocimiento que desapareció pero no sabemos las causas reales, pero la Secretaría se debe saber dónde está, si lo dejó acá en esta parte debe estar en comodato o si se lo llevó ellos nos tendrán que decir en dónde está ese sistema de alerta temprana».

Agrego que: “Si es de día la gente de la sierra de Tenochtitlan nos informa que está lloviendo y el río está creciendo, pero de noche la gente no ve, no sabe lo que crece el río y no tenemos el indicativo cuando vendrá un golpe de agua».

El siguiente testimonio fue tomado de un libro llamado: Testimonios del 20 de octubre de 1995 de Arturo Sánchez y Gándara.

Don Miguel Ángel Jiménez García, encargado en ese entonces del beneficio de café La Purísima, narró su angustia: “Nosotros estábamos trabajando, pero no teníamos preocupación, sabíamos que había un murito que nos protegía, junto con el muro de contención que se construyó en 1976 en el tiempo del señor Rafael Hernández Ochoa, pero no esperábamos que este aguacero tan grande cayera aquí en Misantla”.

“Teníamos temor de Roxana que era el temporal en turno, sabíamos que había afectado los estados del sureste del país, pero no esperábamos que nos fuera a llegar tan fuerte; obviamente nos agarró completamente desprevenidos y gracias a Dios que fue durante el transcurso de la tarde, porque esto permitió que no ocasionara pérdidas humanas”.

“El agua se llevó 15 hectáreas de terreno, una plantilla, dos escurridores, un ventilador neumático, una galera, hornos, bombas, motores, casi la mitad del beneficio, más el café en grano que teníamos en bodega…comprobamos que el pueblo quedó más que unido, que desventura nos une y que siempre nos protegemos unos a otros. Compartimos el sufrimiento humano reforzando los lazos de amor y apoyo”.

“Gracias a Dios todos colaboraron: comunidades, rancherías y municipios aledaños; gente de muchos lados nos tendió la mano y eso permitió salir más pronto del atolladero. En el aspecto humano, me ha permitido entender que debemos estar siempre unidos para podernos ayudar unos a otros, eso es lo que me enseño Roxana”.

Es así que, en esta historia del otoño de 1995 dejó en total de daños: 31 colonias dañadas; 3 mil 374 familias afectadas; 13 mil 860 personas afectadas y; 331 casas dañadas de los municipios de Misantla, Martínez de la Torre, San Rafael, Tlapacoyan, Nautla y Vega de Alatorre.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar