A nivel mundial 3 de cada 10 mujeres son objeto de violencia; en México 7 de cada 10

noviembre 19, 2021

Ciudad de México. Ciudadanizar la política para que se pueda transformar nuestro entorno, ejercer los derechos que la legislación nos ha dado y no dejar que el gobierno nos trate a las y los mexicanos como minorías sin poder político fue la propuesta de la abogada Patricia Olamendi Torres.

Al participar con el tema ¿Qué políticas sociales se necesitan para la vida digna? advirtió que si no cambiamos nuestro entorno y nuestro espacio nos confundimos y por eso llegan gobiernos populistas.

De acuerdo con SemMéxico, en el ciclo de conversatorios rumbo al congreso del Partido de la Revolución Democrática (PRD), dijo que este instituto político tiene que darle contenido a las demandas de los ciudadanos para que transformen su entorno y las realidades, por lo que los exhortó a realizar intensas jornadas de campañas de formación política.

La abogada defensora de los derechos humanos abundó que necesitamos una mayor participación ciudadana y los partidos políticos son la posibilidad de que las personas conozcan estos derechos. Se trata que todas y todos estemos en pleno conocimiento de los derechos y podamos exigirlos y ejercerlos.

Sin embargo, dijo que las mexicanas y mexicanos somos tratados como minoría y que ello nos ha reducido los partidos políticos. Por lo que acoto que no se vale un partido que no proteste, que no luche, que no marche, por lo que nos pertenece.

Las personas necesitamos sentirnos representadas, que contenidos que va a defender -yo no sé cuánto dinero se les ha dado a las carreteras-, no hay una sola carretera que no tenga baches, que los programas sociales tengan indicadores como son la pensión para adultos y las becas Benito Juárez, las transferencias directas no son efectivas cuando no son diferenciadas, cuando no tienen perspectiva de género y fundamental la rendición de cuentas. El Anexo 13 que era el presupuesto etiquetado para acciones para las mujeres, desapareció ahí colocaron presupuestos para fertilizantes.

Un país con profundas desigualdades
Refirió que somos un país con profundas desigualdades no solo económicas sino sociales como lo registra el Informe del 2017 de Naciones Unidas “Desigualdad en América Latina”. Esa desigualdad la aprovechan los gobernantes para buscar la confrontación.

Somos un país altamente discriminatorio sobre todo por el color de la piel, y viene a colación que las feministas son las que denunciaron la venta de niñas indígenas por usos y costumbres. Me pregunto, dijo, cómo podemos hablar de políticas sociales con la discriminación cotidiana.

Por otra parte, dijo que la violencia, se considera un factor que inhabilita a las personas para gozar de la autonomía les impide ejercer su ciudadanía y erosiona su capital social a causa del aislamiento al que las somete.

Por otra parte, consideró que si tenemos una política de desarrollo humano esta debe tener visión de género porque vivimos en un país marcado por la desigualdad tan solo por el hecho de ser mujeres, en el mundo 3 de cada 10 mujeres sufren violencia, en México 7 de cada 10 mujeres son objeto de violencia.

El 40 por ciento de la mano de obra de las mujeres se ocupa en la informalidad, es urgente eliminar esas brechas de desigualdad.

También mencionó que los tribunales no sirven para nada, los modelos se pasan de un juez a otro, de 220 mil denuncias por violencia familiar ante el Ministerio Publico, solo se judicializaron 5 por ciento, lo que nos hace un país de víctimas. Carecemos de formas novedosas de atención, ya que cada vez que se crea una comisión como por ejemplo para los desaparecidos son las madres las buscadoras.

Sostuvo que las políticas sociales deben tener enfoque de derechos humanos, transversalidad de género, hacer políticas diferenciadas entre hombres y mujeres porque en el centro de las políticas públicas están las personas.

Sobre la dignidad dijo que debemos tener el convencimiento de que somos personas con derechos con igualdad de oportunidades y que esa dignidad humana la debemos tener también socialmente, sobre todo cuando alguien nos agrede, nos violenta, no niega.

Se refirió a que el PRD se define de izquierda y también es democrática y tiene que ver con la igualdad, en la democracia está la base de la igualdad de oportunidades.

También menciono que se debe tener conocimiento para un debate sobre todo de la situación real del país recomendó a las y los legisladores a informarse tan solo en el Estado de México cual es el índice de embarazosos juveniles, explotación de niñas y niños, les dijo “Si vamos a forjar cambios debemos ver donde estamos parados”.

Hay que buscar la congruencia entre la política, la legislación y la realidad.

Explicó que hay que tener cuidado cuando hablamos de políticas de bienestar social si bien el “Bienestar Social” fue un pacto social después de la Segunda Guerra Mundial por las democracias europeas para construir políticas sociales, es válido tomar lo bueno de oros modelos, pero llamo a preguntarse si México no necesita construir “Un piso parejo para todos”.

Que todas y todos tengamos acceso a un sistema de salud sobre todos en estos tiempos cando aun no acaba la pandemia.

Para lograr una política para una vida digna menciono que se debe tener primero voluntad política, contar con datos reales, leyes que aseguren los derechos de las personas y comento que afortunadamente en este país ha habido muchas reformas y el PRD ha sido un partido que promueve esos derechos. Acciones afirmativas que implica que van a resolver problemas específicos, presupuestos, formación del servicio público y mecanismos de rendición de cuentas y transparencia de los cuales carecen los programas sociales como los de la pensión del adulto mayor y las becas Benito Juárez.

Botón volver arriba