Analizan ecologistas si todo en la COP25, fue un fracaso

diciembre 17, 2019

Notimex. Las esperanzas del mundo para frenar el alza de la temperatura por debajo de los 1.5 grados Celsius estuvieron centradas durante 12 días en la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) cuyos resultados fueron decepcionantes, de acuerdo con expertos.

Las preguntas que surgen ahora son ¿por qué fracasó la COP25? ¿Qué pasó con los temas que se marcaron como prioritarios? ¿Todas las negociaciones fracasaron rotundamente? Ecologistas en Acción ha realizado un balance que permite conocer si hubo o no avances.

Ecologistas en Acción es una confederación de más de 300 grupos de ambientalistas, que forma parte del llamado ecologismo social, el cual entiende que los problemas medioambientales tienen su origen en un modelo de producción y consumo cada vez más globalizado, que debe transformarse para evitar una crisis.

Ambición

Se esperaba de la COP25 que las naciones asumieran un compromiso para alcanzar la meta de cero emisiones en 2050, que debía materializarse con el compromiso de cada Parte, sobre todo las más contaminantes, para publicar sus contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, por sus siglas en inglés), con tiempo para ser analizadas antes de la COP26, en Glasgow.

El resultado quedó muy lejos del objetivo: cada país podrá presentar sus NDC a lo largo de 2020, lo que dificultará a los científicos hacer un informe previo a Glasgow, necesario para forzar a que se cumpla la meta de mantener el incremento de la temperatura global por debajo de 1.5 grados Celsius.

Artículo 6

El Artículo 6 fue uno de los escollos más difíciles en esta cumbre, al pretender regular los mercados de carbono y los mecanismos de desarrollo limpio.

Para Ecologistas en Acción, aprobar el artículo no era una buena noticia porque estos mecanismos han demostrado efectos negativos.

Los mercados de carbono posibilitan a las empresas a comprar derechos a otras, lo cual daría ventaja a las grandes industrias, que por su mayor poder económico, accederían preferentemente y podrían provocar el cierre de otras actividades necesarias en la transición ecológica.

Por otro lado, los Mecanismos de Desarrollo Limpio permiten el descuento de gases de efecto invernadero mediante proyectos de compensación en otros países, a costa de vulnerar derechos humanos y ambientales, especialmente en pueblos indígenas.

Plan de Acción de Género

El Plan de Acción de Género (PAG) fue aprobado por primera vez en 2017 y abarcaba cinco áreas de acción prioritarias, con actividades planificadas para dos años. Era imperante aprobar de nuevo este plan, clave para el progreso y la acción de las políticas climáticas que tienen en cuenta las cuestiones de género.

A pesar de las dificultades, el PGA fue aceptado para los próximos cinco años, incorporando textos que tenían que ver con los derechos humanos y las transiciones justas.

Fondo Verde para el Clima

Una cuestión fundamental para el Acuerdo de París es dotar de financiamiento adecuado y suficiente a muchos países. Gran parte de estos fondos venían acordados desde antes de la redacción definitiva del acuerdo, pero la COP25 fue incapaz de garantizar que el fondo de 100 mil millones de dólares se complete antes de su entrada en funcionamiento.

Del mismo modo, las exigencias de países como los Estados Unidos, de no reconocer su deuda histórica, supone una enorme injusticia hacia muchos países, que suman a la explotación de sus recursos la negativa de otorgarles las herramientas para afrontar las consecuencias del cambio climático.

Pérdidas y daños (WIM)

Aprobado en la COP19, es el mecanismo para abordar las peores consecuencias del cambio climático: cuando los ecosistemas desaparecerán ante su incapacidad de adaptarse, pero según lo acordado en la COP25, el Fondo Verde por el Clima incluirá el financiamiento para pérdidas y daños, a pesar de que no ha completado sus recursos.

Transporte aéreo, transporte marítimo y agricultura

El papel de la agricultura en el cambio climático ha quedado fuera de las negociaciones de este año, a pesar de su importancia para el equilibrio de los ecosistemas y parece difícil que pueda ponerse en marcha al comenzar a aplicarse el Acuerdo de París.

Por otro lado, por cuarta vez no se consiguió llegar a un acuerdo sobre cómo controlar las emisiones de los transportes marítimo y aéreo, únicos sectores que carecen de objetivos de reducción de emisiones, a pesar de que la aviación es el transporte con más emisiones por pasajero y que las emisiones del transporte marítimo europeo alcanzarían los 139 millones de toneladas de dióxido de carbono.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar