Artesanos mexicanos, opacados por productos patrios hechos en China

Juan David Castilla Arcos. Xalapa. Don Graciano ha elaborado piñatas y banderas tricolores durante decenas de años para los festejos del 15 de septiembre por la Independencia de México.

La mayoría de sus materiales son producidos en el país. Los artículos son tradicionales.

A Hernández Méndez le entra el sentimiento cuando recuerda que sus padres le enseñaron a elaborar los artículos patrios.

Su local está adentro del mercado Jáuregui, un recinto comercial de gran importancia económica e histórica para la capital del estado.

El espacio le fue heredado por sus padres. Día tras día vende su mercancía para el sustento de esposa y de él. Sus hijos se independizaron desde hace varios años.

Su familia llegó al lugar desde su fundación, hace 59 años. En mayo pasado, el mercado celebró su aniversario.

Graciano cumplió 64 años. En esta temporada, sus ventas son malas.

“Yo aquí nací, aquí crecí, aquí voy a morir. Estaba yo muy chavito, mis jefes (papás) son los que iniciaron aquí”.

A su juicio, la gente carece de recursos económicos por los gastos del regreso a clases.

Y es si muchos padres de familia debieron empeñar algunas de sus pertenencias para la compra de útiles escolares, uniformes y el pago de cuotas de inscripción.

Sin embargo, no solo la crisis financiera ha ocasionado una baja en las ventas del artesano. También lo ha afectado la venta de artículos provenientes de China en centros comerciales o negocios establecidos.

“Yo creo que las ventas han bajado un 20 o 30 por ciento por esos productos chinos que se comercializan”.

El señor también comercializa papel picado verde, blanco y rojo en forma bandera.

Los banderines miden nueve metros de largo y cuestan 20 y 30 pesos.

Las piñatas se venden en 110 pesos y son grandes. Hay tipo estrella o de otras figuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close