Arzobispo llama a madres de desaparecidos nuevamente a no guardar odio en su corazón

febrero 20, 2022

Yhadira Paredes/Xalapa. El Arzobispo de la Arquidiócesis de Xalapa, Jorge Carlos Patrón Wong pidió nuevamente a las madres de personas desaparecidas a no guardar en su corazón rencor, odio, deseo de venganza y de sangre, pues solo debe estar llamado al amor.

En su homilía de este domingo desde la iglesia catedral de Xalapa, el prelado católico pidió observar la actitud de María, madre de Jesucristo quien lo abrazaba muerto en la cruz, maltratado sin haber hecho ningún mal.

“Yo recuerdo mucho el caso de una mamá, como muchas mamás que han perdido a sus hijos, cuando los han encontrado, los han encontrado muertos por una injusticia a sus propios hijos, esa mamá como muchas mamás a partir de ese momento su vida es un infierno, porque todo el tiempo está recordando a su hijo muerto, que se lo han arrebatado”.

Reconoció que en ese momento empieza a crecer en el corazón de una madre que solo está llamado a amar un odio muy fuerte, un rencor, un deseo de sangre y venganza muy fuerte.

“Yo recuerdo a la mamá que le recomendé rezar, contemplar a María frente a la cruz, después me dijo que María me ha enseñado a perdonar y a partir de entonces esta mujer se ha dedicado a consolar, a abrazar, a enseñar a perdonas a tantos papás y mamás que han sufrido una injusticia, la más fuerte que pueden recibir, la perdida de la vida de sus hijos inocentes”.

SE DEBE DEJAR ATRÁS LA LEY DEL TALEÓN

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Xalapa hizo un llamado a la feligresía católica para dejar atrás la llamada “ley del Taleón” y no buscar venganzas o revanchas contra quienes nos hacen un mal, nos traicionan o son injustos con nosotros.

“La dinámica humana nos ha acostumbrado al ojo por ojo, diente por diente, lo que llamamos justicia humana es una justicia reparativa, tú me has hecho, yo te voy a hacer, tu me has hecho un mal, yo quiero que se te castigue, has hablado de mal de mi, yo voy a hablar mal de ti”.

Recordó que la filosofía de Jesús es amar a los enemigos, a quien maldice, bendecirlos, y orar por quienes destruye y difaman.

Finalmente aseveró que amar a quien nos hace el bien, ser amigo de los amigos no tiene nada de extraordinario, lo extraordinario es amar a quien hace el mal y evitar anidar venganza, odio o desear el mal a otra persona.

Botón volver arriba