¡Ay dolor!

agosto 5, 2021

¡Fórmense!, uno por uno que para todos tiene el licenciado presidente. ¿Quieren que se vaya?, pues agrúpense y duro en las urnas que se prevé instalará, el año venidero, el perverso árbitro electoral para la revocación de mandato.

Porque, a ver si son así de chipocludos y superan a los casi siete millones de mexicanos que el domingo último demandaron prisión para los expresidentes aunque la pregunta en la boleta no era tal y el pueblo bueno ni la entendió.

Y, una vez pasada la euforia y despojado del calorcito de Puerto Vallarta, el Duce aterrizó en la realidad y seguramente se preguntó dónde diablos andan los 30 millones de ciudadanos que votaron por él en 2018.

–A ver, Jesús, tráeme las gráficas y búscale la forma de echarle la culpa al INE y a Lorenzo—habría urgido el Duce al profesional escritor y periodistas que cobra como vocero presidencial.

–Ahí las tiene, señorpresidente. Y como usted lo dijo acertadamente con esa enorme cultura política y don de estratega intelectual, que le es natural, epítome del acontecer nacional: no hubo promoción de la consulta popular, la prensa conservadora calló y el INE no hizo su trabajo—habría respondido Chucho.

Y es que, no hay duda: el Duce tiene otros datos que la línea mercenaria de las mañaneras adivina y remacha con preguntas a modo, sesudas, inteligentes, éstas que le dan pauta para, por ejemplo, retar a la oposición.

Incluso por ahí una con pinceladas oficiosas que le reclamó endurecer medidas contra la prensa que discrepa y es acusada de mentir y dizque desenmascaran cada miércoles desde el púlpito de Su Alteza Serenísima, quien por cierto evitó ir más allá del proceso de inanición publicitaria a la que tiene sometida a la prensa crítica, dizque para domarla, aunque…

Cheque usted la pregunta que un dizque periodista independiente le plantó al Duce en la mañanera:

“¿Por qué no promover una nueva regulación que imponga criterios más objetivos o que obligue a los medios a garantizar la pluralidad informativa, a garantizar el derecho a la información de la sociedad? Es decir, seguimos financiando a los medios que nos mienten y no obtenemos nada a cambio, señor presidente”. ¿Seguimos?, dijo la mosca al buey arando.

El planteamiento llevaba el tufo de aquella Ley Mordaza que el entonces presidente José López Portillo no quiso proponer pero su sucesor, Miguel de la Madrid, puso en manos del Congreso de la Unión, pero fracasó.

Mire usted, es una barbaridad esa de acusar a todos los medios de comunicación y a todos los periodistas y reporteros de ser conservadores, golpistas y pagados por intereses neoliberales y extranjeros incluso.

Más lo es generalizar con la vista puesta en el pasado, la culpa del fracaso de esa pretendida jugada de engatusar a 90 millones de mexicanos para apoyar una venganza personal.

En la analogía de la simulación electoral en el porfiriato, inspirado en sus lecturas de la historia mexicana decimonónica, con la votación registrada el domingo pasado, el Duce preguntó y calificó en la mañanera:

“¿Cómo iban a votar los de abajo, los pobres, la mayoría del pueblo y los integrantes de clase media, sensibles, humanistas, por estos retrógradas, conservadores, corruptos, individualistas, egoístas, clasistas, racistas?

“Bueno, no pudieron y ahora vienen de nuevo, otro desafío. Que se vuelvan a agrupar –retó– para que llamen al pueblo a que voten para que yo me vaya, es la revocación del mandato.

“Esto es la democracia, no hace falta la violencia, no, de manera pacífica, por la vía democrática el pueblo va a decidir si me quedo o me voy en marzo (…)”.

¿Y quién diablos habla de violencia? ¿Acaso en las casillas instaladas para la consulta popular hubo violencia? Lo que se observó, sin que haya pruebas de que fue práctica generalizada, fue a funcionarios de casilla embarazando urnas con boleta tachadas en el SÍ.

Veamos, le cito la, sin duda, desinteresada –no se ría, por favor– colaboración de los mercenarios de la mañanera, porque ellos dan la pauta al Duce para golpear, desahogar este sentimiento de decepción hacia sus seguidores que lo abandonaron en pleno domingo y prefirieron irse a almorzar barbacoa o menudo, en lugar de cumplir con la patriota obligación de votar.

Bueno. Un ejemplo es la sesuda pregunta que hizo la señorita Sandra Aguilera, que se presenta como “de Grupo Larsa Comunicaciones”.

“A propósito de lo que está hablando, presidente, con respecto a la consulta de este fin de semana, muchos youtubers se unieron en un maratón de transmisión tres días, viernes, sábado y domingo, donde obtuvieron denuncias y evidencias de que las casillas estaban muy lejanas y escondidas.

“(…) Se tienen videos también de que fueron cancelando las boletas a las 12:00 del día, que porque les habían dicho las personas que las capacitaron en el INE.

“Yo le pregunto: ¿qué hará su gobierno para evitar que esto se vuelva a repetir?, porque son injusticias del INE para el pueblo, presidente”.

Y, entonces, que Su Alteza Serenísima (SAS) se lanza a la yugular –los clásicos dixit—ni más ni menos que contra el que se ha convertido en uno de sus villanos favoritos, el INE.

Hay que buscar que se reforme todo lo electoral. En su momento vamos a presentar una iniciativa de reforma en lo electoral porque sí tenemos que ir fortaleciendo cada vez más el método democrático. La democracia como forma de gobierno y como forma de vida es fundamental y es el momento, es el tiempo”, sustentó SAS-

Y otra pregunta magistral de un sedicente periodista que presumió haber sido invitado a Costa Rica para atestiguar la entrega de un premio a la doctora Gutiérrez Müller. Lea usted:

“Presidente, yo le voy a retomar el tema de la consulta del pasado domingo y también otro tema sobre la cultura de paz en México.

“Empezamos con el tema de la consulta del pasado domingo, donde, de entrada la pregunta estuvo amañada por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; pareciera que fuera una pregunta de burlesque, porque estuvo a favor de los funcionarios -como decía ahí la boleta- corruptos, pero no decía nombres; fue muy ambigua, fue a favor de la gente que robó, que saqueó al país, pero no a favor de la ciudadanía”, planteó el integrante destacado de la barra mercenaria.

“(…) Yo quiero preguntarle: ¿cuál es el mensaje que le da a los siete millones de mexicanos que acudieron a las urnas y que creen en un México de justicia?”, concretó el avispado periodista hidalguense, amigo del, ¿lo recuerda?, reportero pirata-pirata que presumió sería diputada federal por Morena pero algo se comió y lo bajaron de la nominación y hasta le prohibieron entrar a las mañaneras. Pero, he aquí la respuesta del Duce:

Pues el mensaje es que los felicito y les aplaudo, son ciudadanos ejemplares; y que la libertad no se implora, se conquista; y que recuerden el título del libro de Mandela, su autobiografía, El largo camino hacia la libertad.

“Entonces, ¿qué les digo a los que participaron en la consulta? Hay que seguir adelante, adelante. Y actuaron muy bien, como muy buenos ciudadanos y están desbrozando el camino, limpiando el camino para que se establezca en México una auténtica democracia, una verdadera democracia, que podamos crear entre todos el hábito de la democracia”.

Ante esta postura del Duce, vale preguntar: ¿quienes quieren que se vaya de la Presidencia no aplican en la práctica de la democracia?

Linda democracia vertical, ésta que invoca Su Alteza Serenísima. Insulta, descalifica y estigmatiza a sus contrincantes y termina retándolos a agruparse para votar por echarlo de Palacio Nacional. Bien por los mercenarios, mejor por el bravucón de la calle de Corregidora, barrio de La Merced. ¡Ay dolor!, ya me volviste a dar. Digo.

sanchezlimon@gmail.com

www.entresemana.mx

@msanchezlimo @msanchezlimon1

Botón volver arriba