BURÓCRATAS EN APUROS

agosto 9, 2021

Insólito; pero real lo que esta sucediendo en el estado de Colima, donde su gobierno se ha declarado en quiebra financiera, así lo ha manifestado su gobernador José Eugenio Peralta Reyes, aunque usted no lo crea maestro en economía por la Universidad de Essex Reino Unido, con licenciatura del ITAM.

La justificación del gobernador la cita en tres ejes:

  1. La pandemia provocada por el Covit 19, y el suministro de recursos apartado en su atención que no estaban considerados en el presupuesto del año 2021, elaborado en noviembre de 2020.
  2. El cumplimiento a la Ley de Disciplina Financiera en su articulo 30 Frac. II que cita: “Las obligaciones a corto plazo (quirografarios), quedarán totalmente pagadas a más tardar tres meses antes que concluya el periodo del gobierno de la administración correspondiente, no pudiendo contratar nuevas obligaciones a corto plazo durante esos últimos tres meses”.
  3. La falta de respuesta del gobierno federal ante el planteamiento de una aportación extraordinaria a los haberes del gobierno de Colima por participaciones federales.

Explico el gobernador que el no haber cumplido con el pago de los quirografarios, habría provocada una disminución a la calificación crediticia del estado, aumentado las tasas pasivas y el gobierno haber caído en default.

Situación que previo desde meses antes mediante encuentros con funcionarios de la SHCP, Banobras, la Segob, la Consejería Jurídica y requerida cita con el presidente, que no se pudo dar por los tiempos electorales; el nivel superior estaba enterado de esta situación financiera.

El monto requerido son mil millones de pesos, que es el importe de la nómina de los trabajadores del estado, pensionados, poderes, transferencias a órganos autónomos y descentralizados incluida la Universidad de Colima.

Al día de ayer el gobierno pudo pagar la mitad de la segunda quincena de julio, desde luego insuficiente a los compromisos, manifestó el gobernador  que esas eran las posibilidades con los recursos recaudados y la primera parte recibida del anticipo de las participaciones federales de la federación.

Entre tanto en el estado existe un ambiente de juicio político para el gobernador, inclusive fue citado por el Congreso Local, para que explique sus razones, también cito al ex secretario de Finanzas del estado y al actual, desde luego no acudieron el primero por estar en la  SHCP y con la amplia expectativa de solución que se da con la visita que casualmente hace a ese estado el presidente Andrés Manuel López Obrador el día 7 de agosto.

Dos líderes han encabezados movimientos en contra del gobernador, Heriberto Valladares Ochoa del sindicato nacional de trabajadores de la educación SNTE quienes han bloqueado calles, y Martín Flores Castañeda de los trabajadores al servicio del estado, así como representantes de agrupaciones de pensionados, el número de afectados se estima entre 8 mil y 12 mil.

Cuál es la conclusión de esta quiebra financiera que provoco un incumplimiento a algo sagrado en la administración publica; no pagar a sus trabajadores, elite de empleados que han sido favorecidos por el presupuesto que se fondea de recursos fiscales que aportamos los mexicanos y que no les había afectado la pandemia.

Que dirán los más de 12 millones de trabajadores que ha perdido su empleo derivada de la crisis provocada por el SAR12, aquellos que están en el sector informal sostienen que no tienen opciones, aquellos con contrato y se los rescindieron acudieron a tribunales y a retirar lo poco que tienen en fondos destinados a la vejes.

Pero este segmento privilegiado que no ha sufrido la pandemia financieramente exige se le pague, los de afuera sin privilegios; aspiran a la reactivación de la economía.

Lo ocurrido es evidente, al sector publico ¡Se les esta acabando la liquides y la credibilidad a los gobiernos!, de menor a mayor.

 Diremos que la mayoría de los municipios están próximos a una quiebra técnica, que hay inviabilidad para obras, que los estados navegan sin asignación al ramo 6000 inversión publica, que la conservación es otro escalón abajo, y que cuentan con una abultada deuda.

La federación ha acabado con las reservas que recibió del fideicomiso TUA del aeropuerto, de los fondos petroleros y de estabilización; solo faltan las de las Afores, que es el posible paso, además está sosteniendo la carga de Pemex, y obras de amplio espectro.

En otra de las defensas del gobernador Peralta menciona el agotamiento del sistema fiscal, el actual otorga del 100 por ciento de la recaudación: un 80 a la federación, un 15 al estado y un 5 al municipio.

Que aunado que hasta el año 2018 recibían partidas extraordinarias de la federación, estados y municipios derivados de convenios y del ramo 23 que para colmo para Colima representaban mil millones, casualmente el número del déficit en el estado que provoco la quiebra financiera.

La pregunta que me hago, ¿que pasaría, si los bancos no dieran más Pqs? o que haría Veracruz para pagar el pasivo que representan los aguinaldos si su periodo terminara un 31 de diciembre en lugar de un 30 de noviembre.

Botón volver arriba