Buscan dar a la OMS poder para ordenar e investigar

enero 19, 2021

Redacción/Oro Noticias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) carece de poder financiero y ejecutivo para responder a pandemias como la actual, advirtieron hoy las copresidentas del panel independiente que investiga la respuesta global a la COVID-19.

La expresidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf y la exprimera ministra neozelandesa Hellen Clark, que lideran el panel, señalaron en rueda de prensa previa a su intervención en el Comité Ejecutivo de la OMS que es necesario reformar el funcionamiento de esa agencia para evitar que la actual crisis sanitaria se repita.

“La OMS no tiene potestad para ordenar nada o para investigar. Cuando surge una amenaza todo lo que puede hacer es preguntar y esperar ser invitada, y nos preguntamos si esto es suficiente”, subrayó Johnson Sirleaf, galardonada hace diez años con el Nobel de la Paz.

Cuando surgen pandemias como la que ha causado la COVID-19 “se busca que la OMS lidere y coordine, pero no está equipada con la autoridad ni con los fondos necesarios para hacerlo”, afirmó. La líder también recordó que informes anteriores a la aparición del coronavirus ya advirtieron sobre un mundo no preparado para futuras pandemias.

Clark y Johnson Sirleaf presentarán hoy en el Comité Ejecutivo de la OMS el informe preliminar del panel, aunque el texto definitivo se publicará en mayo, con ocasión de la asamblea general del organismo que lidera el director general Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El informe también denuncia que “las autoridades sanitarias locales y nacionales de China podrían haber aplicado medidas de salud pública más contundentes en enero”.

“Las autoridades municipales de Wuhan (la ciudad china donde se identificaron los primeros contagios) hizo públicos 27 casos de una ‘neumonía desconocida’ el 31 de diciembre, con un retraso de una semana desde que fueran identificados”, y no se dictaron confinamientos hasta semanas después, el 23 de enero, recordó Clark.

El documento destaca asimismo que la OMS no declaró una emergencia internacional hasta el 30 de enero, y no consideró oficialmente la crisis una pandemia hasta el 11 de marzo, cuando ya había 118.000 casos en todo el mundo y habían muerto 4.000 personas.

“Pasó un mes desde que la alarma saltó en Wuhan hasta que la comunidad internacional reaccionó, e incluso entonces en muchos países la emergencia no fue lo suficientemente enérgica, por lo que la COVID-19 se siguió expandiendo”, lamentó Clark.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar