Cambio en la autonomía de instituciones de educación superior vinculado al avance científico, plantea Gómez Álvarez

Ciudad de México. Durante una reunión con docentes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el diputado de Morena, Pablo Gómez Álvarez, se pronunció por un cambio profundo en la autonomía de las instituciones de educación superior, vinculada a la democracia y al desarrollo de la ciencia, porque tienen leyes que les impiden ejercer la autodecisión y autogobierno, además de impulsar aumento de los recursos.

Sostuvo que solo así se podrá garantizar una mejor preparación académica para entrar a las grandes corrientes de la ciencia y técnica que se desarrollan en el mundo, porque “otra vez México se está quedando atrás, por falta de presupuesto e ingenieros y técnicos dedicados a la investigación”, afirmó.

Conectar la democracia y ciencia es vital, porque se ejercería la autonomía de forma real, como la capacidad de gobernarse con sus propias leyes, traducida en la facultad de profesores y estudiantes para nombrar directivos, participar en la definición de planes de estudio y administración de recursos, así como promoción de docentes y personal a través de un consejo o junta, sin injerencia de ninguna autoridad.

En la conferencia sobre Autonomía para los Centros de Educación Superior, el también integrante de la Comisión de Puntos Constitucionales consideró que el IPN debe ser una institución que se gobierne a sí misma y construya, como quiera y pueda, su propia democracia, para que ningún presidente de la República designe al director o sus planes de estudio.

Refirió que desde 1968 se planteó la autonomía al Politécnico, incluso gobiernos de derecha la ofrecieron; sin embargo, no se apoyó la propuesta. “Una institución de este tamaño y la más popular en todos sentidos, que no tenga autonomía, debe analizarse. Es un hecho anómalo completamente”.

Aclaró que con la autonomía no se pierde el presupuesto porque lo aprueba el Congreso, sea autónoma o no la institución.

El legislador por la Ciudad de México, estimó que en el Politécnico hay mucha gente que quiere un cambio para abrir la participación y eliminar grupos de interés que impiden el desarrollo de la institución, fusionado con el desarrollo de la ciencia y su aplicación en beneficio común. La comunidad científica juega un papel determinante en la decisión de la investigación, su uso y aplicación, sin responder a intereses oligárquicos, destacó.

Mauro César Enciso Barrón, profesor de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del IPN, explicó que el instituto tiene la figura jurídica como órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública, sin autonomía.

En tanto, el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) y el Patronato de Obras e Instalaciones (POI) son organismos públicos descentralizados, con personalidad jurídica y patrimonio propios, con el objeto de construir, adaptar y equipar las obras e instalaciones del propio Instituto.

Parte de la propuesta de autonomía plantea que debería ser un órgano descentralizado o autónomo. Aclaró que no tiene autonomía en lo social, es decir, no nombra a sus autoridades, el director general es designado por el Ejecutivo federal, porque así lo marca la ley orgánica, aunque sí llega a definir los planes de estudio, señaló.

“Ahí están las contradicciones, tiene autonomía en ciertas cosas, pero no es autónomo en el sentido de descentralizado y del gobierno del instituto. El Politécnico no tiene órganos colectivos de gobierno, como puede ser el Consejo Resolutivo para nombrar autoridades y definir cómo administrarse; los órganos colectivos son consultivos a nivel escolar y central del instituto, todos son consultivos no de gobierno”, comentó.

Los docentes del IPN externaron sus divergencias en torno de la autonomía, la cual no garantiza la buena dirección educativa. Plantearon riesgos, como el que se elimine el presupuesto del Estado a la institución; que la ley orgánica se diseñó como un traje a la medida y se convirtió en una camisa de fuerza, con el peligro de que se pierda la esencia de su fundación.

Señalaron que los constantes cambios en los planes de estudio implementados por el gobierno en turno ha perjudicado la enseñanza en lugar de obtener beneficios.

Propusieron analizar de forma responsable y madura las ventajas y desventajas de la autonomía en el IPN, sin atemorizar a nadie.

Back to top button
Close