¿Cancelación de deudas?

¡¡CUIDADO!! La única forma de “terminar” con las deudas es pagándolas, y por excepción, a través de alguna de las formas previstas por la ley para la extinción de las mismas.

Pues como lo he explicado a los Barzonistas en nuestras juntas de viernes, así como las medicinas y los alimentos caducan al cabo de cierto tiempo, y ya no son aptas para uso y consumo; también los derechos prescriben cuando no se ejercitan, es decir si un acreedor hipotecario dejó pasar 10 años y no ejerció su derecho de cobro, por disposición de la ley su acción hipotecaria y la garantía, prescribirán a favor del deudor.

Aún así esto no es en automático, el beneficiario de ese transcurso del tiempo en omisión, tendrá que promover una demanda de prescripción y solicitar la cancelación de la garantía hipotecaria para liberar su propiedad del gravamen; pero no es que la deuda se cancele o se condone, sino que habrá prescrito el derecho de cobrar, por no hacerlo dentro del término que la ley concede para ello.

Retomo esta explicación, por dos razones; la primera es, que uno de los objetivos de este espacio es brindar información a quienes tienen deudas y muchas dudas, ya que en estos catorce años que llevo trabajando para el Barzón tengo más que entendido lo caro que resulta ‘una duda mal asesorada’, a veces su costo es mayor que la propia deuda.

Pues el miedo de lo que pueda pasar, nos llevará a soluciones equivocadas.

Y la segunda, porque a principios de ésta semana circuló en medios de comunicación una poderosa y llamativa propaganda, que invitaba a todas aquellas personas que ya no pudieran pagar sus deudas, o que recibieran llamadas o visitas de cobranza a contratar un servicio de “cancelación” de todas esas deudas y limpieza de buró.

El inquietante anuncio prometía cancelar todo tipo de deudas sin importar quien fuera el acreedor. El proveedor del servicio parecía tan empeñado en no dejar duda alguna entre los potenciales contratantes de sus servicios que lo mismo ofrecía eso, que tramitar una pensión alimenticia, divorcios, entre otros… 

Es cierto vivimos momentos críticos de endeudamiento y la desesperación puede ofuscarnos y acceder a ofrecimientos como ese, pero tenga cuidado recuerde aquel movimiento identificado con la “quema de tarjetas bancarias” en la Plaza Lerdo (hoy Plaza Regina) de Xalapa, Veracruz, que resultó ser una estafa.

Lo sé porque hasta mi escritorio llegaron innumerables casos de personas que a solicitud del autor de aquél mediático acontecimiento entregaron porcentajes de sus deudas, a cambio de obtener la cancelación; perdiendo los deudores, el porcentaje y hasta sus viviendas, pues confiados en aquella promesa nunca más atendieron sus procesos judiciales.

Sea cauto y evite caer en publicidad sospechosa, no entregue documentación confidencial, ni acepte dar “porcentajes” sobre el monto de sus deudas, 

¡Si tiene deudas y desea exponer su caso llame al 2281148502!

Visite  www.elbarzonrc.org Contacte elbarzonrc@yahoo.com.mx, O sígame en @terecarbajal 

Back to top button
Close