China demuestra que es posible crecer velozmente y acabar con la pobreza

China es un ejemplo claro de que una profunda transformación institucional, legal y económica permite alcanzar resultados asombrosos. Si México se sometiera a una verdadera y profunda transformación, podrían alcanzarse los resultados que ha obtenido China. Lo demás es demagogia. Porque una gran Transformación requiere abrir los ojos al mundo y dejarse de ver el ombligo. Dejar de practicar la necrofilia ideológica que consiste en profesar un amor apasionado por ideas muertas de las que se tiene evidencia que en el pasado se aplicaron y fracasaron.

La expansión económica

Desde 1978, China ha registrado un crecimiento espectacular con tasas anuales superiores al 10% anual, pero particularmente en los períodos 1983-1988, en 1992-2997 y en 2005-2010 alcanzó tasas de crecimiento promedio anual de 12%.

Fuente: Elaboración propia con datos de la OCDE

Este impresionante crecimiento permitió que el PIB de China pasara de 150,000 millones dólares en 1978 a12.2 billones de dólares, un incremento de 8,060% en 40 años (mientras que México sólo creció 189% en el mismo período.)

Esta dinámica productiva llevó a China del 9º lugar a nivel mundial al 2º en ese período. Y se espera que para 2030 haya desplazado a Estados Unidos en el primer lugar como la economía más grande del mundo.

Este crecimiento ha estado basado, particularmente, en una amplia expansión de las exportaciones, cuyo crecimiento fue de 1,219% entre 1997 y 2017, lo que ha llevado a China a pasar del lugar 10º al primer lugar en ese período.

Back to top button
Close