Ciudadanos recobran confianza con las obras públicas generadas

diciembre 6, 2020

Redacción/Xalapa. El proyecto de sustitución de luminarias es una de las obras más ambiciosas del Ayuntamiento de Xalapa, que únicamente en 2020 ha invertido en ello 44.7 millones de pesos. Al inicio de la administración había apenas 3 mil luminarias modernizadas, pero en tres años se han instalado en 170 colonias de la periferia, congregaciones y en las principales avenidas 11 mil 716 lámáras LED, que tendrán una vida útil de 15 años y generarán un ahorro estimado anual de 11.2 millones de pesos.

“Pareciera poca cosa, pero los niños ya pueden caminar en la calle cuando cae la noche, porque ya se ve”, expresa Zayda Pérez Grandados, vecina de la colonia Lomas de Casa Blanca: “Hay quienes preferían no pasar por determinada calle porque estaba oscura y temían que algo pudiera sucederles. Preferían rodear la zona, aunque caminaran más”.

Pero no sólo eso. Su colonia, en el noroeste de la ciudad, se ha visto beneficiada con varias obras como el colector pluvial entre las calles Río Coatzacoalcos y Cáucaso, que durante décadas solicitaron y gestionaron –sin resultado– ante varias administraciones municipales.

“Desafortunadamente por el costo ninguna autoridad quería hacer la inversión. Ahora se ve el cambio, porque no sólo dejamos de inundarnos, también hubo obra complementaria, como la pavimentación de varias calles que ahora forman un circuito que desahoga el tráfico. Además, construyeron techados en varias escuelas”.

Zayda Pérez dice que son obras completas, ya que si pavimentan una calle y el drenaje no está bien, lo rehabilitan. Se mejoran las guarniciones, banquetas y se instalan luminarias. Quedó atrás ese mal hábito de volver a romper el pavimento para introducir la infraestructura faltante.

“Ahora, como ciudadanos tenemos la oportunidad de supervisar las obras. Hay un acercamiento real con las autoridades. Es un hecho que las personas más vulnerables son escuchadas y beneficiadas de manera directa y ahí está nuestro testimonio. Ahora sí creemos en las autoridades”. 

Cuenta que conformaron su patronato vecinal, luego el comité de obra, hicieron gestiones y resultaron beneficiados. Los mismos vecinos se acercaron a ella para decirle a dónde tenían que ir para capacitarse: “Yo soy Jefa de Manzana y hacemos la gestión, pero con el paso del tiempo la gente deja de creer. Ahora hay personas que me van a buscar para que les diga cómo hacerle, pues la mejor difusión la hacemos de boca en boca”.

Norma Elena Hernández Landa vive en el Andador 2 de la calle Prolongación Vicente Viveros, en la colonia Cerro Colorado. Dice que durante años gestionaron luminarias, drenaje y pavimentación. Poco a poco, la obra pública ha aterrizado en su colonia, con lo que se ha recuperado la confianza de los vecinos.

“El Presidente Municipal vino y no creíamos, pero con hechos nos demostró que sí. Ahora estamos vemos que apoyan a quienes más lo necesitan. Hasta gente se ha arrimado conmigo y me dice, ‘ahora sí las autoridades nos están viendo…’. Hemos tocado puertas y obtuvimos respuesta sin pedirnos nada a cambio, ya no es como antes”.

Rosa María Hernández Hernández vive en la calle Prolongación Fernando Montes de Oca, en la colonia Lomas de Chapultepec, también en el Noroeste. Las pocas luminarias que funcionaban estaban en mal estado hasta hace unos meses. Durante años pidieron que las cambiaran, sin resultados.

“Nos organizamos y formamos nuestro comité, fuimos al Ayuntamiento y logramos que pusieran las luces LED en toda la colonia. A cada momento nos fueron informando los pormenores. Primero nos hicieron un diagnóstico de qué necesidades teníamos, pero lo más importante es que no hubo ningún costo. Antes sí nos pedían dinero”.

Recuerda que era complicado andar de noche por la colonia, así como en la colindante, Altamira, porque había muchas partes ocuras.

“Tenemos que seguir gestionando, porque ahora sí voltearon a ver a las colonias más necesitadas. Ha sido un gran apoyo, nos tomaron en cuenta. Fue mucho trabajo, capacitación y faena, pero como vecinos estamos más unidos y con mejores condiciones de vida”, agrega Rosa María.

Botón volver arriba