Concentrar procesos políticos en órgano federal es una aberración

Yhadira Paredes/Xalapa. La atracción por parte de los órganos federales y la competencia electoral, desde el punto de vista del federalismo, es una aberración, porque la democracia es una institución política que surge de la base de la sociedad hacia el estado y no del estado hacia la sociedad, aseveró el presidente del Colegio de Profesores y profesor de la Facultad de Derecho de la UNAM, Luis Jorge Molina Piñeiro.

Sobre el análisis de la reforma político-electoral que prevé la desaparición de los Organismos Públicos Locales Electorales (oples) comentó que si se trata concentra las funciones se le quita marco de acción a las entidades federativas en un tema que es el eminentemente democrático y la vinculación de ciudadanos en los procesos electorales para la elección de sus gobernados. 

“Aunque ese no es tema nuevo, en 2014 se desmanteló la competencia de los OPLES y la forma misma de designación, los consejeros eran electos por los congresos locales, ahora son designados pro el Consejo General del INE, los jueces electorales ahora son designados por los senadores de la república”. 

Molina Piñero afirmó que se ha tratado de defender la tesis, sin mucho éxito, es que las materias electorales deben tener una vinculación estrecha en su organización y funcionamiento en donde se genera la problemática electoral, es decir cada estado, pues cada uno tiene características diferentes. 

Destacó que con el resultado electoral del 2018 queda claro que los ciudadanos presentaron una actitud antipluripartidista, lo que puede hacer pensar que no es necesario tener un aparato tan complicado administrativo y otro jurisdiccional para vigilar el desarrollo y resultados electorales, que era la tesis del presidencialismo priista. 

Finalmente, insistió en que quienes piensan en la concentración de competencias están pensando en que el aparato no es necesario cuando no hay competencia electoral, poniendo en riesgo a la democracia.

Back to top button
Close