¿Cuál es el estado de la literatura?

enero 2, 2020

[Escritores coinciden en que la literatura continuará en tanto haya seres humanos en la tierra que expresen con palabras cómo ven el mundo…]

México/Notimex. ¿Hay buenos escritores que durante los próximos años sean merecedores del Premio Nobel de Literatura?, ¿la tecnología está afectando la lectura?, ¿hay lectores para la producción editorial actual?, son algunas de las preguntas que responden escritores de Perú, España e Italia durante una visita que realizaron a territorio mexicano.

Buena producción literaria en América Latina

La escritora, editora y antropóloga peruana Karina Pacheco Medrano (Cusco, 1969) dice estar convencida de que en la actualidad en los países de América Latina se está haciendo una buena producción literaria; sin embargo, observa un problema.
      —Hay tantas nuevas voces, innumerables nuevas voces, pero a veces nos centramos mucho en lo que se produce en nuestros países, más que en ver el panorama conjunto. Ocurre mucho en Perú que, o leemos a los grandes de afuera o a los locales, y eso está ocurriendo en cada país del continente; paradójicamente, uno tiene que salir del continente para ver el panorama literario que circula en nuestro propio continente.
      Y agrega: «Por ejemplo, en el caso de Perú, no se conoce mucho de la literatura que se está haciendo en Ecuador o Bolivia, se conoce más lo que se hace en Chile o Argentina, de algún modo necesitamos puentes. Ahora mismo el español se ha convertido en la segunda lengua más importante en lo que es gente que la habla, la comunica y la transmite.
      Sin embargo —aclara la escritora que ha publicado libros relacionados con temas de cultura, desarrollo, racismo y discriminación—, el mayor número de personas que habla español viene de latinoamérica, «y entre latinoamericanos muchas veces no nos leemos, pese a que tenemos historias que son muy comunes; tenemos muchas diferencias entre naciones, pero hay cosas, aires, atmósferas y realidades que pueden comunicar mucho de un país al otro”.
      Pacheco Medrano asegura que estamos viviendo un momento en el que América Latina está dando una gran literatura, muy variada, con la irrupción muy grande de voces de mujeres.
      —Como lectora, me parece muy interesante que muchas de las voces que más están renovando y removiendo vienen de muchas autoras mujeres, y colocando personajes y atmósferas que estaban relegados o que no aparecían mucho dentro de la otra literatura.
      Expone que Latinoamérica no sólo está despuntando en la literatura, sino de manera general en todas las artes. “Creo que no dejamos de ser un continente que, en medio de la cantidad de maremotos y tormentas, lo mejor que saca en esos momentos es el arte y la expresión creativa”, dice.
      Considera además que en la región hay muy buenos autores: “países especiales como Perú, México, Chile y Brasil tienen una tradición poética que nos nutre a todos”.

Surgen buenos escritores

La poeta y escritora española Eva Baltasar (Barcelona, 1978) señala que debido a que vive aislada en una pequeña montaña y no está en las redes sociales ni lee las noticias en los periódicos, no conoce cómo está la situación literaria en el mundo; sin embargo, puede observar que en Cataluña se están escribiendo y publicando buenas obras. También destaca que ahí las mujeres están publicando obras muy buenas.
      En la visión de quien en 2008 debutó como poeta con el libro Laia, el cual ganó el premio Miquel de Palol, muchos de los autores que podrían ser merecedores del Premio Nobel de Literatura ya están muertos, pero están surgiendo nuevos que podrían alcanzar esa distinción.
      Al referirse a buenos escritores, Eva Baltasar destaca a la escritora mexicana Fernanda Melchor (Veracruz, 1982).
      —Recientemente, leyendo a Fernanda Melchor, Temporada de huracanes, descubrí a una gran autora. Yo no la conocía y me llegó a mis manos simplemente por casualidad, porque publicamos para la misma editorial. Así vas descubriendo que hay muchos buenos escritores, y seguramente el Nobel tiene para años… eso espero.
      Menciona que a ella le cuesta trabajo encontrar autores que le interesen, “pero eso no quiere decir que no escriben bien o que no sea buena literatura. Me es difícil encontrar una voz que me resulte original, que me atraiga, y por eso intento leer mucho y acabo leyendo poco».
      —Hay buenos autores en todas partes, están haciendo un buen trabajo, muy poco conocidos algunos, igual y pocos traducidos, también.
      En tanto, la escritora vasca Leire Bilbao (Ondarroa, 1978) también coincide con Eva Baltasar y Karina Pacheco en que hay buenos escritores, y por lo tanto buena calidad en la literatura a nivel mundial.
      —Hay buenos escritores porque cada vez hay más gente que escribe y cada vez hay más publicaciones, pero para ser escritor hay que ser buen lector, y esa es una cosa que se aprende con los años.
      Bilbao aprovecha este momento para subrayar la importancia de la literatura. “Es un mundo en el que me permite vivir y crear mundos paralelos que me den otro punto de vista fuera de la rutina diaria; entonces, yo entiendo a la literatura como la república donde puedo ser libre y expresar lo que yo quiero”.

El reto para los escritores

Sandrone Dazieri (Cremona, 1964), escritor italiano de suspenso, también coincide en la buena calidad de escritores que hay en la actualidad en todos los continentes, aunque señala que enfrentan retos muy importantes como el tiempo, la televisión y las series.
      —Todo cambia muy rápido. Anteriormente tú tenias que estudiar 10 años para escribir una novela; ahora si tú estudias 10 años para escribir una novela, probablemente algo se te pierde porque todo cambia muy rápido. Personalmente, me gustan las novelas que hablan del presente, yo quiero entender cómo los escritores ven el mundo donde vivimos, cuál es su idea que tienen de lo que está pasando ahora, cómo ellos ven la vida de las personas comunes alrededor del mundo.
      —Leo las novelas del presente porque me dan algo que necesito. No entiendo el nuevo mundo en que vivimos ahora, es muy grande y todo está conectado, y quiero encontrar piezas en el mundo en las novelas que leo.
      Dazieri se dice estar confiado en que la literatura va a seguir existiendo mientras el hombre exista en el mundo, siempre será importante para las personas.
      —El problema es que ahora todos están conectados y se acostumbran a leer textos muy cortos. Las nuevas generaciones no pueden estar solas, y cuando tú lees un libro necesitas estar solo: en el libro, en la novela, en ese mundo, pero si en cada momento necesitas estar con una persona o mandar un mensaje, no puedes estar dentro del mundo de la literatura.

Las nuevas tecnologías y los libros

Aunque la escritora peruana Karina Pacheco Medrano, que debutó en la literatura con la novela La voluntad del molle, en 2006, no ve una crisis de escritores, pero sí a las nuevas tecnologías como un problema para la literatura.
      —La crisis viene ahí, de ese lado, estamos en un momento en que el libro todavía no puede competir con todo lo que viene con la avalancha de lo audiovisual y las nuevas tecnologías, que de alguna forma están acostumbrando a leer textos muy cortos, no más allá de lo que circula por redes, y ese es un camino por el cual los libros tienen un poco más de dificultad para circular.
      Pese a ello, espera en que más temprano que tarde el público se dé cuenta de todo aquello que los estimula a elevarse a ellos mismos, a explorar en cosas más amplias que los haga mejores, no sólo como lectores o ciudadanos, sino como arquitectos, ingenieros, etcétera.
      —Ningún abogado, ingeniero, arquitecto o músico es grande si no tiene una cultura general y un gran horizonte sobre lo que son las artes en general; si no quieres quedarte en la medianía de un horizonte muy pequeño, hiperespecialízate, el arte amplía nuestro campo de visión y nuestra capacidad creativa, sea la que sea el área donde trabajemos.
      Pacheco Medrano señala que, desde su visión como escritora, si realmente se ama a la literatura, siempre se va a seguir escribiendo, haya o no haya lectores. Añade que en la región, de cara a políticas culturales, sí se necesitan muchos más estímulos. “Si un país quiere realmente crear un desarrollo sostenido, necesita estudiantes que tengan horizonte, y lo que ayuda a tenerlo en cada persona es la lectura, el acceso a las artes”, afirma.
      Eva Baltasar, por su parte, considera también que la cultura de leer se está perdiendo. “Antes ibas a la playa y veías a mucha gente leyendo libros, ahora están con la tablet viendo series”.
      Menciona que para fomentar el gusto por la lectura y la literatura, en las instituciones educativas deberían permitir que los estudiantes puedan leer los libros que más sean de su agrado y no sólo los que se les imponen.
      En su opinión, también las nuevas tecnologías les quita tiempo a otras actividades que realizan las personas, “y dentro de ellas está la lectura, por ejemplo, y quita tiempo a conocerse a sí mismos; la literatura te permite contactar contigo mismo, es interesante, es una lástima que se pierda el gusto por la lectura”.
      —El riesgo es que estamos entregando todo nuestro tiempo a todo ello —las nuevas tecnologías—, y eso te quita de lo otro, pero no están al mismo nivel para competir, y estoy segura que siempre habrá lectores y lectoras.
      La escritora Leire Bilbao asegura ser de las que les gusta comprar libros físicos, porque quiere tocarlos y sentirlos, motivo por el que no acostumbra mucho a leer en una computadora o cualquier otro aparato tecnológico.
      Pese a ello, no está en contra de que se escriban textos breves que pueden ser difundidos a través de las redes sociales, porque “es difícil hacer cuentos breves, así, concisos, sin que falte ni sobre ni una coma; de hecho, personalmente yo soy una enamorada de los cuentos, y para escribir un cuento hay que ser buenos escritores», refiere.
      La escritora vasca considera que no va a disminuir el número de personas que leen en papel, porque siempre habrá alguien que lo quiera hacer.
      Desde el punto de vista de Sandrone Dazieri, la nueva televisión es la nueva forma de una novela, porque el escribir un guión o una escena es complejo como una novela, “pero tienes la imagen que te ayuda a seguir la historia, no tienes que leer, tienes que escuchar, pero si eres un lector, entiendes mejor, entiendes lo que hay detrás de la historia”.
      —Menos gente lee y menos gente comprende la complejidad de la historia. Puedes hacer con la cinematografía y la televisión lo que tú puedes hacer con un libro si tienes una visión muy fuerte de un personaje, pero si pones ese personaje en televisión, todos entienden ese significado, si lo pones en una novela probablemente no todos entienden, puedes hacer muchas cosas fuera del libro.
      —La lectura es fundamental. Actualmente es un problema en Italia porque 60 por ciento de la población no lee. Es una nueva generación que puede leer, pero no puede entender el significado. Si tratas de explicar la complejidad del problema, muchas personas no te siguen, no te entienden, es complicado, ellos necesitan algo simple, una palabra, algo que entiendan, ellos no quieren entender mejor, porque no leen.

Escribimos para nosotras

La escritora española Eva Baltasar afirma escribir para ella, porque le gusta hacerlo y porque “le da la gana”, y agrega que no le interesa mucho que sus obras se publiquen.
      En tanto, Leire Bilbao también opina sobre el tema. “Yo no escribo pensando en los lectores, aunque los tomo en cuenta; además, mis motivaciones no son ni están en las redes sociales… busco la literatura que me transporte a otros lugares, soy un poco analógica en ese sentido”.
      —No sólo hay que imaginar el mundo, sino hay que seguir reinventándolo, y las palabras son una buena herramienta para hacerlo.

Botón volver arriba