Detección de signos y síntomas sospechosos facilita diagnóstico temprano de cáncer infantil

febrero 17, 2022

Ciudad de México. El sector Salud intensifica las acciones informativas dirigidas a la población en general y personal de salud de primer contacto para la detección temprana de cáncer en niñas, niños y adolescentes (NNA) y la referencia correcta a la unidad médica de especialidad, con el propósito de incrementar el diagnóstico oportuno.

Con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil este 15 de febrero, con el lema: “Detectar hoy para sonreír mañana”, en todo el país se realizan actividades de difusión para facilitar el reconocimiento de signos y síntomas de sospecha de cáncer, a través de periódicos murales en unidades de salud, caminatas, perifoneo, promoción en centros educativos e información a madres y padres de familia, así como a personas cuidadoras de niñas, niños y adolescentes, con observancia del Semáforo de Riesgo Epidémico y las medidas de sana distancia.

El Observatorio de Cáncer Global (Globocan), plataforma que pertenece a la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer de la OMS, muestra que las leucemias son las neoplasias más frecuentes en ambos sexos entre cero y 19 años; seguidas de tumores en sistema nervioso central y linfoma no Hodgkin.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó que, en 2020, los principales tipos de cáncer que afectaron a la población de cero a 14 años fueron: leucemia; tumor maligno de las meninges, del encéfalo y de otras partes del sistema nervioso central; tumor maligno del hígado y de las vías biliares intrahepáticas, así como de linfoma no Hodgkin.

Con base en el documento Registro de cáncer en niñas, niños y adolescentes: resultados 2019, durante ese año, las unidades médicas en todo el país que notifican información al registro reportaron mil 922 casos nuevos, de los cuales 77.7 por ciento fueron atendidos en los servicios estatales de salud y en hospitales de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE). Actualmente se trabaja con todas las instituciones del sector para corregir el subregistro de los casos nuevos a nivel sectorial que permita consolidar el registro como una herramienta de planeación estratégica.

Las unidades pertenecientes al sector Salud notificaron que las leucemias se ubican como primera causa de cáncer con 949 casos (49.37 por ciento); el segundo lugar lo ocupan los tumores del sistema nervioso central, con 199, equivalente a 10.35 por ciento, y en el tercer sitio están los linfomas con 173 casos, es decir, 9 por ciento.

El grupo etario más afectado es el de uno a cuatro años, seguido del de 10 a 14 años; 5 a 9; 15 a 18, y el de cero a 12 meses, con predomino del sexo masculino. Las entidades que reportaron más casos en NNA fueron Veracruz, México, Guanajuato, Puebla y Chiapas, y con menor número fueron Coahuila, Nayarit, Campeche, Querétaro y Colima.

México cuenta con más de 50 unidades médicas que brindan atención oncológica pediátrica para población no derechohabiente, incluye los institutos nacionales y hospitales de tercer nivel en las entidades federativas, como el Instituto Nacional de Pediatría, el Hospital Infantil de México “Federico Gómez”, el Hospital del Niño Poblano y el Hospital Universitario “Dr. José Eleuterio González” en Nuevo León, entre otros.

En ese contexto, la Secretaría de Salud, a través del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia (Censia), fortalece estrategias de detección temprana y referencia correcta en caso de sospecha de cáncer, con el objetivo de acceder a tratamiento oportuno, adecuado, integral, multidisciplinario y de calidad, para contribuir a la disminución de la mortalidad.

En los Lineamientos operativos de 2022 del programa de Cáncer en la Infancia y la Adolescencia, el Censia funge como rector de acciones de promoción de la salud y comunicación educativa; capacitación adecuada al personal de salud de primer contacto sobre el reconocimiento de signos y síntomas de sospecha, fortalecimiento de la aplicación de la cédula de detección, así como en referencia correcta y oportuna en caso de sospecha a los servicios de salud pertinentes.

Asimismo, promueve la evaluación y seguimiento de los procesos de capacitación, supervisión de servicios y el registro adecuado de datos de las personas diagnosticadas conforme al sistema de información vigente.

Además, trabaja con otras instancias de la Secretaría de Salud como el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), Dirección General de Información en Salud (DGIS), Dirección General de Tecnologías de la Información (DGTI) y otras, para mejorar los contenidos técnicos de capacitación del personal y de información para la población sobre la atención de cáncer en NNA.

Cáncer infantil}

Cáncer es el término que se utiliza para describir el crecimiento descontrolado de células en el cuerpo humano. Se puede presentar en cualquier tejido, sin importar edad, raza, condición social o estado saludable previo. Las células desarrollan tamaños, formas y funciones diferentes, afectando directamente tejidos y órganos.

Existen tumores benignos y malignos. Los benignos crecen en el tejido donde comenzaron a desarrollarse, pueden alcanzar un tamaño muy considerable, pero no se extienden. Se solucionan al detectarlos a tiempo y extirparlos, y generalmente no vuelven a crecer.

La mayoría no representa gran riesgo, con excepción de aquellos que se desarrollan en el sistema nervioso central (cerebro, cerebelo y médula espinal), ya que al crecer pueden poner en riesgo la vida u ocasionar alteraciones como movimientos involuntarios, pérdida del estado de alerta y problemas para coordinar funciones vitales como la respiración.

Los tumores malignos aumentan de tamaño y pueden invadir tejidos cercanos. En algunos casos, las células cancerosas se desprenden y viajan a través del sistema circulatorio o del sistema linfático extendiendo el cáncer a tejidos distantes, es decir, metástasis. Al extirparlos, existe la posibilidad de que nuevamente crezcan.

Mientras el cáncer crece, consume los nutrientes que el cuerpo necesita para funcionar, por lo que disminuye la energía y debilita las defensas contra otras enfermedades. En etapa avanzada, la persona es más susceptible a contraer cualquier tipo de infecciones.

Los signos y síntomas, en general, son señales de dolor, lesión o enfermedad que indican que algo está pasando dentro del cuerpo, pueden ser causados por diferentes enfermedades, por lo que es importante acudir con personal de salud.

Es difícil que un solo signo o síntoma permita diagnosticar el cáncer en la infancia y la adolescencia, ya que al formarse un tumor existe la posibilidad de que la niña, el niño, la o el adolescente presente diferente sintomatología que depende de la localización, tamaño y cómo afecta a los tejidos y órganos vecinos.

Al principio pueden ser aislados, pero con el tiempo son frecuentes, por lo que se debe tomar en cuenta que, en ocasiones, la proliferación de células puede ocasionar signos y síntomas en diferentes partes del cuerpo.

Los más frecuentes son:
· Fiebre, es decir, aumento de temperatura arriba de los 38 grados centígrados sin causa aparente durante más de siete días y que no cede, aún con la toma de medicamentos.

· Sangrados o moretones sin justificación que pueden aparecer mientras la niña, niño o adolescente juega o realiza actividades normales, y palidez palmar o conjuntival severa recurrente, es decir disminución o pérdida del color de la piel o las mucosas.

· Dolor, que en algunos casos puede iniciar junto con el cáncer y depende de la localización y frecuencia como en hueso y articulaciones, en ocasiones puede estar acompañado de vómito.

· Dolor de cabeza constante que no desaparece aun con la toma de medicamentos, sobre todo si se presenta asociado a náuseas y vómitos, y es de predominio nocturno.

· Cansancio o agotamiento, que aun con los periodos de descanso no mejora.

· Pérdida de peso excesiva no intencionada e inexplicable en corto tiempo.

· Presencia de masas o crecimiento de tejido que es posible sentirlo y/o palparlo desde la superficie de la piel.

· Reflejo anormal blanco en uno o ambos ojos al realizar la exploración física por un médico o al tomar fotos con flash.

· Inflamación dura, pero sin dolor de los ganglios linfáticos.

Es importante que al notar alguno de estos signos o síntomas de alerta en NNA, las madres, padres o familiares deben acudir a la unidad de salud.

Botón volver arriba