Diego Rivera: El artista que pintó al pueblo mexicano para los mexicanos

diciembre 9, 2020

Ciudad de México. En conmemoración del 134 aniversario de su nacimiento, SURA Asset Management México conmemora al máximo representante del muralismo de México: Diego Rivera.

Diego Rivera, el artista que pintó al pueblo mexicano para los mexicanos, tuvo un importante rol en la creación de una imagen visual artística de México a través de su pintura mural y de caballete. En los murales, Rivera buscaba representar al pueblo mexicano, sus orígenes y su historia, pero también el día a día, el trabajo y las fiestas.

Diego Rivera nació el 8 de diciembre de 1886 en la ciudad de Guanajuato. Los inicios artísticos de Diego Rivera se remontan a su juventud, cuando comenzó a asistir a clases nocturnas en la Academia de San Carlos a pesar de la preferencia de su padre por el Colegio Militar. En la Academia conoció al paisajista José María Velasco y tuvo la oportunidad de viajar a Europa con ayuda del Estado. En Madrid, trabajó en el taller de Eduardo Chicharro y se adentró en la obra de los grandes maestros del arte como Goya y El Greco. También viajó a París, en donde se reunió con Amadeo Modigliani, amigo del artista y que pintaría su retrato más adelante.

Con todo este bagaje artístico, Rivera vuelve a México en 1921, un país que recién sale de un conflicto armado y que se encuentra ávido de poner en práctica los ideales revolucionarios. José Vasconcelos, Secretario de Educación en este periodo, encarga a Diego Rivera un proyecto cuyo fin sería educar a través de imágenes plasmadas en los muros de los edificios públicos. Así es como surge el muralismo y Rivera como uno de sus máximos representantes.

Diego Rivera, realizó su primer mural en el Auditorio Bolívar en 1922, titulado La creación, pero no es hasta los siguientes años que alcanza su madurez artística gracias a la obra realizada en los muros de la Secretaria de Educación Pública en la Ciudad de México y en Palacio Nacional en 1929, y que se convertiría en una de sus obras maestras junto con Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central.

Por otro lado, la pintura de caballete realizada por Rivera tenía fines distintos al de los murales; en ellas representó también al pueblo mexicano, a los indígenas y mestizos, pero también a personajes ilustres y pertenecientes al medio artístico como María Félix y Dolores del Río.

El 21 de agosto de 1929 se casa con Frida Kahlo; este sería su tercer matrimonio. La pareja tuvo una relación tormentosa que se inmortalizó en cartas y pinturas y que definió buena parte de la producción artística de ambos.

Diego reside en Estados Unidos entre 1930 y 1934 y realiza pinturas para el Instituto de Artes de Detroit y un mural en el Rockefeller Center de Nueva York titulado El hombre de la encrucijada, en donde agregó una representación de Lenin, lo cual no fue bien recibido por la prensa norteamericana. La ideología política de Rivera siempre fue abiertamente comunista, por lo que finalmente el mural termina siendo destruido por la negativa del pintor de eliminar la figura del líder soviético.

Después de la muerte de Frida en 1954, Diego enferma y viaja a Moscú para tratarse. Muere en la Ciudad de México en 1957 dejando sus obras, casas y colecciones al pueblo mexicano y la herencia de una escuela artística de grandes repercusiones en el desarrollo del arte en nuestro país.

SURA Asset Management México a través de la Colección SURA se enorgullece de contar con tres obras de este magnífico pintor: Retrato de Juanita, Niños Almorzando y Retrato de la Señora Beteta.

Botón volver arriba