El arte es revolucionario: La Cachada

La compañía de teatro salvadoreña presentó en México la obra “Algún día”

mayo 29, 2019

México/Notimex. A través de un taller impartido por Egly Larreynaga, un grupo de mujeres salvadoreñas con pasados de abandono, violencia y dolor se acercó a la actuación para interpretar sus propias historias.

Al unir su talento crearon la compañía La Cachada, término que se refiere a la compra y venta de objetos de uso o robados, a bajo precio, la cual llegó a México para presentar la obra “Algún día” en Casa del Teatro, el domingo 26 de mayo.

La directora de la compañía, Egly Larreynaga, definió La Cachada como “una bofetada de realidad, pero a la vez un grito de esperanza”.

Larreynaga aseguró que el teatro brinda la oportunidad de salir de la cotidianidad; incluso cuando cuentan sus historias y exponen sus heridas se da paso a la esperanza.

En ese sentido, la obra “Algún día” aborda la realidad de las trabajadoras del hogar, el abandono y la violencia no solo de las mujeres de El Salvador, sino de toda Centroamérica.

Sobre su acercamiento con el teatro, la actriz Magdalena Henríquez recordó que vendía tortillas en una de las ciudades más grandes de San Salvador, su vida era frustrante, sin sueños ni metas, y descargaba ese malestar con sus hijos.

Sin embargo, a través del teatro pudo reconocer lo que no le gustaba y quiso cambiarlo.

Consideró que el arte en sí es revolucionario, y esta propuesta permite mostrar que las realidades son bastante similares en estas naciones.

“Tal vez estamos en otro contexto económico porque es un país más pequeño, pero nos suceden prácticamente las mismas cosas, también hay mucha violencia al igual que allá, hay pobreza y discriminación. Nuestras realidades no están tan alejadas”, señaló Henríquez.

Por su parte, Ruth Vega, integrante de la compañía, dijo a Notimex que “fue mucho trabajo interno para saber de dónde venía todo esto que sentíamos: el enojo, el rencor; saber que no éramos culpables de la violencia que habíamos vivido”.

Subrayó que abordan historias que dan voz a lo que viven otras mujeres, pues el teatro es un espejo, y en ese caso las personas pueden identificar la violencia y hacerle frente con cambios y mucho esfuerzo.

“Estamos hablando por otras mujeres y también queremos que lo que están viendo no lo vean normal”, añadió la actriz.

“Allá en mi país dicen que las mujeres son cachimbonas porque viven esto; ojalá un día las mujeres fuéramos cachimbonas no por permitir tanta violencia sino porque se nos da un trato digno”, puntualizó Vega. 

Botón volver arriba