“El loco” Bucaram y las locas reformas judiciales de la 4T

enero 22, 2020

Abdalá Bucaram duró seis meses como Presidente ecuatoriano –del 10 de agosto de 1996 al 6 de febrero de 1997– hasta que el Congreso Nacional declaró su incapacidad mental para gobernar, y después fue procesado penalmente por corrupción, convirtiéndose en un icono de los mandatarios latinoamericanos de esa especie. Pero el loco Bucaram hizo otras cosas.

El descendiente de libaneses se decía representante del pueblo llano, de los humillados. En su campaña buscó el apoyo de segmentos empresariales para tranquilizar la inversión extranjera, recoger el apoyo del sindicalismo y dar esperanzas a las capas medias asalariadas respecto a la conservación del empleo.

Para más coincidencias con lo ocurrido en México, se declaró antineoliberal y en su mandato empezó a vender empresas públicas, haciendo todo lo contrario a lo que prometió. Elevó deliberadamente las tarifas del gas y servicios básicos y de acuerdo con los analistas ecuatorianos, siempre denunció la corrupción de otros y no volteó a su entorno y ni por asomo se refirió a la suya.

A más de veinte años de su exilio, Abdalá Bucaram asegura que fue defenestrado por el poder de una mafia política ecuatoriana que saqueo su república. Aunque la expresión del descontento fue masiva e histórica en ese país hermano.

Ramillete de locuras del expresidente ecuatoriano

Durante una entrevista con Ismael Cala, conductor de CNN en Español, Bucaram mencionó que “los locos son interdictos: yo estaba loco para gobernar, pero no estaba loco para ser enjuiciado”.

Era y es un personaje singular. Prueba de ello es que, cuando su cuñado y Presidente de la República, Jaime Roldós, lo nombró Intendente de Policía de Guayaquil, entre otras medidas, El Loco solía mandar capturar a los maridos infieles para que, en su oficina, los reprendiera violentamente a correa limpia. Así, como se oye.

Por muchos años, Abdalá anduvo con una temida corte de guardaespaldas que reclutaba en los gimnasios de Guayaquil y que se conocían como Los Pepudos. Eran jóvenes que trabajaban con él por su fortaleza física y constituían una auténtica guardia pretoriana.

Fue uno de esos famosos pepudos‎ quien confesó a un grupo de periodistas que una de las cajas fuertes de Bucaram era la cisterna del baño de su oficina. “Ahí le llegué a guardar un millón de dólares”… “manejaba el ingreso y salidas de mercancías del puerto de Guayaquil con un solo dedo y por eso recaudaba cantidades industriales”.

Por poco logra desaparecer y hacer inviable a Ecuador

Que ¿por qué llegó un sujeto como Bucaram al poder? Uno, por su verbo encendido; dos, por su fácil contacto con las masas y, tres, por su colosal poder económico. Como líder del hoy desaparecido Partido Roldosista Ecuatoriano, El Loco por poco logra lo que el chavismo en Venezuela: desaparecer y hacer inviable el país.

Siendo Presidente de la República cantó y grabó un disco en el que figuró como vocalista principal junto a un grupo uruguayo. Destacándose como presentador de televisión y animador de programas para recaudar dinero, como aquél donde subastó su bigote. Hoy dice que él es “la fuerza real de los pobres”.

Se decía admirador de Hitler; sus chairos lo festejaban

La furia de los ecuatorianos, quienes lo sacaron multitudinariamente a la calle, fue en parte contra ellos mismos‎ porque nadie en Ecuador puede declararse sorprendido por las locuras, excentricidades y mentiras de Bucaram. A comienzos de la década de los 80s armó una cruzada de moralidad que le permitía…

… seguir a las muchachas en una motoneta para medirles la minifalda y, si era el caso, romperles el dobladillo. El mismo que unos años más tarde exigía donaciones a los empresarios. El mismo que pregonaba que su minúsculo bigote era un reflejo de su admiración por Adolfo Hitler. E, igual que aquí, sus chairos lo festejaban.

Engañados por la múltiple personalidad del presidente

Al conjuro de la amnesia colectiva, Bucaram aplicó en tres intentonas electorales para ser Presidente un populismo sin tapujos. Desde los templetes, donde cantaba en lugar de hablar, llegó a decir: “El calificativo de Loco me lo merezco en tanto y cuanto soy un hombre apasionado que ama a su pueblo exclusivamente”.

Una vez posesionado, Bucaram dividió la imagen de su gobierno en dos: una para el consumo interno y otra para el externo. Formó su equipo económico para complacer a los organismos internacionales de crédito. Pero sus primeras medidas fueron absolutamente en contra de la economía popular.

La imagen para el consumo interno, la del hombre despreocupado y sencillo, logró conformar una espesa cortina de humo. Pero los ecuatorianos poco a poco se sintieron engañados por la doble o múltiple personalidad del presidente. A base de excentricidades demolió lo que había construido con engaños.

Bucaram, el Caudillo y el Acta Patriótica de George Bush

Entre la forma de aplicar justicia de Bucaram en Ecuador y el paquete de propuestas constitucionales para hacerlo en México no hay casi diferencias. Alentar la tortura, suprimir garantías, promover delaciones, legalizar las escuchas, criminalizar a todos, hacer a un lado las garantías individuales y al Poder Judicial…

… convertir en delitos graves las declaraciones fiscales, perseguir el outsourcing (hoy constitucional) para castigar las fuentes de empleo, congelar cuentas a los adversarios electorales o a quienes tengan una opinión diferente sobre el gobierno, habla más bien de un gran parecido de Bucaram y el Caudillo con el Acta Patriótica de George Bush.

Reformas constitucionales que permiten torturas y espionajes sin orden judicial, arrestos de meses fundados sólo en sospechas, agentes federales inmunes a toda acción y a todo control legal y jurisdiccional, informaciones confidenciales sin permiso de los afectados y ofendidos, ni aprobación judicial… quieren obtener la vigencia sin chistar.

Demuestran una mezcla de salvajismo innato y desconocimiento absoluto de la realidad. La anti-historia en manos de inconsultos y perversos. La serpiente empolla el huevo, pero siempre se muerde la cola. Esta Nación fue fundada por la gente más brillante…y no la hemos visto desde entonces.

Nadie atiende el changarro. El payaso va a cargarnos

Los pepudos ecuatorianos en su tiempo y los amlovers criollos ahora están creando un estado psicótico. El mismo que apoyan muchos descerebrados que siguen siendo tan retardatarios como sus peores referentes internacionales, de un autoritarismo ramplón y de un totalitarismo pre- nazi.

Por lo pronto, los dueños de las empresas globales ya retiraron todo apoyo al sistema actual mexicano. Va a ser muy difícil que inviertan en el país un solo quinto. Opinan que no existen las condiciones ni las seguridades políticas necesarias.

Los empresarios nacionales se quejan de lo mismo. Nadie atiende el changarro. El payaso está a punto de cargarnos. Y nuestro mandatario se solaza en chistoretes de rancho. El pueblo mexicano está llamado a despertar de una vez… o a callar para siempre.

¿No cree usted?

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar