El odio nos divide

El pasado 25 de noviembre, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia en contra de la Mujer, un grupo muy numeroso de mujeres marcharon en la ciudad de Xalapa, convocadas por estudiantes de la Universidad Veracruzana, en la manifestación algunas encapuchadas armadas con aerosol y toletes policíacos, a su paso hicieron pintas sobre paredes de edificios públicos; hasta aquí todo muy correcto, si ellas consideran que rociando con pinturas en aerosol las paredes de la ciudad, podrán en algo combatir la violencia que día con día sufrimos las mujeres, están muy en su derecho a ejercer su libertad de expresión, triste para los afectados, pero la violencia que vivimos en el país, nos ha llevado a ese límite. 

Algo que me resultó particular, fue que para cubrir su manifestación, las feministas solicitaron  ser entrevistadas y fotografiadas únicamente por mujeres, aquí es donde las cosas se complicaron, en el Estado de Veracruz la situación por la que atraviesan los medios de comunicación, no da para esas exigencias, en muchos de los medios tienen un solo fotógrafo que cubre sociales, deportes, la policiaca y hasta las giras del Gobernador, sin embargo aún con esas carencias, son medios comprometidos con la sociedad, que sienten el deber de cubrir notas tan importantes como la marcha del 25 de noviembre. 

Debido a esta situación, algunos fotógrafos se acercaron a cubrir la manifestación, puesto que ese es su trabajo y de ello llevan sustento a sus casas, me hizo mucho ruido que fueran agredidos por algunas mujeres encapuchadas que marcharon; la agresión a algunos de mis compañeros, incluso llegó a sus herramientas de trabajo, esas que les perteneces y con las que se desempeñan.

Yo pertenezco a ambos colectivos, he sido testigo de los abusos y la violencia de los que han sido víctimas ambos grupos, me entristece profundamente esa división que ellas hicieron, finalmente vale tanto una fotógrafa mujer, como un fotógrafo hombre, los trabajos y el desempeño de ambos son respetables o por lo menos deberían serlo; estigmatizar a todos los hombres, no me parece que sea el camino, luchamos por la equidad desde hace mucho, ¿Desde cuando pretendemos que la lucha sea por el exterminio masculino?. 

Pero no solo existe actualmente la lucha entre los géneros, en el Congreso Local, tenemos a los grupos mayoritarios, es decir las bancadas de Acción Nacional y del Movimiento de Regeneración Nacional, fracturadas al interior; en Acción Nacional la dirigencia les ha pedido a los diputados disidentes, encabezados por María Josefina Gamboa Torales, que renuncien al partido y no usen las siglas del PAN para conformar la bancada Mixta, esa que formaran con el diputado Erik Aguilar. 

Y en Movimiento Regeneración Nacional no cantan mal las rancheras, al momento tienen tres diputados de plano expulsados por la comisión de Honor y Justicia, del propio partido, debido a diversos comportamientos que a juicio de la comisión partidista, ameritan expulsión.

Lo rescatable de esto, ha sido la actitud conciliadora y abierta al diálogo del diputado Presidente de la Junta de Coordinación Política, Juan Javier Gómez Cazarín, quien ha estado intentando mediar toda esta situación de división, al interior de las bancadas en beneficio de los veracruzanos. 

Cosas de la vida y menudencias 

Convaleciente María Josefina Gamboa Torales de algún mal añejo que le aqueja, pero se salió con la suya, don Dominga Baena Corbalá, Secretario General del Congreso Local ha notificado que si procede el grupo legislativo mixto Acción Nacional Veracruz, con esto pierde la bancada del PAN 8 legisladores, a ver como les va. 

Así las cosas queridos míos, pasen un bonito fin de semana.
politicaenrosa@outlook.comwww.lapoliticaenrosa.com @Elsbeth_Lenz

Botón volver arriba
Cerrar