En 2023 procesaremos todos los combustibles y se mantendrán precios bajos, confirma presidente

diciembre 25, 2021

Ciudad de México, 22 de diciembre de 2021.- Al informar que el gobierno de Estados Unidos autorizó a Pemex la compra de la refinería Deer Park a la empresa Shell, el presidente Andrés Manuel López Obrador señaló que con esta operación, más la coquizadora en Tula y la nueva refinería en Dos Bocas, el país incrementará su capacidad de refinación en 700 mil barriles diarios de petróleo, a lo que se suma la rehabilitación de las seis refinerías por 10 mil millones de pesos, que a su vez producirán un millón 200 mil barriles diarios el próximo año:

“Vamos a estar ya en condiciones de procesar toda nuestra materia prima, esperemos que esto se pueda concretar para 2023, lo que va a significar producir en México todos nuestros combustibles. Es un giro muy importante en cuanto a política petrolera y es una muy buena noticia.”

Tras agradecer la confianza del presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, y a directivos de Shell por mantener la operación en los términos pactados, el primer mandatario recordó que desde la expropiación petrolera hasta los años 80, nuestro país fue autosuficiente en gasolinas; posteriormente inició la compra de combustibles sin que se haya invertido en refinerías, por lo que se trata de un viraje completo en la política neoliberal, lo que significa más empleos y más independencia.

“Y reafirmar que el precio de los combustibles no va a aumentar en términos reales. Y sí salimos porque no hay corrupción, porque hay planeación, porque hay eficiencia.”

El director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, detalló que con la notificación del gobierno de Estados Unidos, queda autorizada la compra del 50.005 por ciento de la refinería Deer Park, que desde la sociedad formalizada en 1992 dio a Pemex 49.995 por ciento de las acciones.

“Esta operación que ahora se autoriza resulta de la mayor relevancia, porque ahora el país es dueño de la refinería de Deer Park y esto va a permitir que todos los combustibles, las gasolinas, el diésel, la turbosina, ya sean propiedad del pueblo de México para satisfacer el programa de autosuficiencia energética.”

Recordó que en mayo se firmó el acuerdo definitivo de compra-venta entre Pemex y Shell por 596 millones de dólares, condicionado a la aprobación del gobierno estadounidense; el 23 de julio se recibió la aprobación de competencia económica por parte de la Comisión Federal de Comercio de EU y finalmente ayer se recibió la notificación de autorización por parte del Comité de Inversiones Extranjeras (CFIUS, por sus siglas en inglés).

Añadió que el valor de la transacción se mantiene por 596 millones de dólares y, por instrucción presidencial, el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) liquidará los 596 millones de dólares correspondientes a la deuda de Pemex, por lo que Deer Park se agrega a los activos del país libre de deudas:

“La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través de la Tesorería de la Federación, tienen reservados ya en este momento los casi mil 200 millones de dólares para hacer la compra de la refinería.”

La refinería Deer Park tiene capacidad para procesar 340 mil barriles diarios; está integrada al complejo petroquímico de Shell, lo que facilita la comercialización de gasolina, diésel y turbosina (buques, ductos, carrotanques, tren) y puede producir 131 mil barriles de gasolina, 89 mil barriles de diésel y 21 mil barriles de turbosina, entre otros; no produce combustóleo.

Los ductos al servicio de Deer Park se ubican al norte y noreste de EU, o en El Paso, Texas, con posibilidad de internación a México vía Ciudad Juárez, Durango, Brownsville, Sabinas, Monclova y Nuevo Laredo; o por barco hacia Tuxpan.

“De acuerdo con fuentes especializadas, la refinería Deer Park es un activo con buen desempeño operativo y una posición logística privilegiada.”

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon, añadió que ayer Pemex recibió la autorización de CFIUS, adscrito al Departamento del Tesoro, en el que participan diversas dependencias del gobierno de Estados Unidos vinculadas con seguridad nacional, para evaluar inversiones relevantes del exterior.

Tras la revisión de documentos entregados por Pemex y Shell conforme a la legislación aplicable en Estados Unidos, CFIUS determinó que no existe preocupación de seguridad nacional, por lo que autorizó la operación:

“Esto nos lo comunica el secretario asistente responsable de Seguridad en Inversiones, dependiente del Departamento del Tesoro. Da cuenta de una muy buena relación entre México y Estados Unidos.”

Botón volver arriba