Eritrea, Norcorea y Turkmenistán, países que más censuran a la prensa

Nueva York/Notimex. Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán encabezan la lista de los países que más censuran a la prensa y atentan contra el derecho universal de toda persona de buscar y recibir noticias y expresar opiniones, denunció hoy el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

El CPJ publicó este martes su lista sobre los 10 países con mayores de niveles de censura periodística en el mundo, en la que también incluye, en orden descendente, a Arabia Saudita, China, Vietnam, Irán, Guinea Ecuatorial, Bielorrusia y Cuba.

La relación de la organización dedicada a promover la libertad de prensa y los derechos de los periodistas a nivel mundial, se basa en el empleo de tácticas combinadas que van desde el encarcelamiento y las leyes represivas hasta la vigilancia de periodistas y restricciones sobre el acceso a Internet y redes sociales.

El Comité denunció que estos 10 países violan la normativa internacional al prohibir o restringir drásticamente los medios independientes e intimidar a los periodistas a silenciarse, por medio de amenazas de prisión, vigilancia física y digital y otras formas de acoso, por lo que la autocensura es generalizada.

“Los gobiernos represivos utilizan sofisticados métodos de censura y vigilancia digital, además de métodos tradicionales, para silenciar los medios de comunicación independientes”, subrayó el reporte publicado en la página Web de la organización independiente, con sede en esta ciudad.

El CPJ recordó que de conformidad con el Artículo 19 de la Declaración Universal sobre los Derechos Humanos, toda persona tiene el derecho de buscar y recibir noticias y expresar opiniones, lo que no sucede en ninguno de los 10 países incluidos en la lista.

En Eritrea, Corea del Norte y Turkmenistán, los medios informativos son megáfonos del Estado y todo ejercicio independiente del periodismo se realiza desde el exilio y a los pocos periodistas extranjeros a quienes se permite ingresar son vigilados de cerca, agregó.

En el resto de las naciones, se utilizan tácticas directas como acoso y detenciones arbitrarias, acompañadas de sofisticados métodos de vigilancia y hackeo cibernético para silenciar a los medios independientes, particularmente en Arabia Saudita, China, Vietnam e Irán.

El CPJ destacó que las condiciones para el ejercicio del periodismo y la libertad de prensa en estados como Siria, Yemen y Somalia también son extremadamente difíciles, pero no se atribuyen únicamente a la censura gubernamental, sino que otros factores como la violencia por conflictos internos.

Además de la insuficiente infraestructura y el papel de actores no estatales, que crean condiciones que son “peligrosas” para la labor de los periodistas y medios informativos.

El informe clasificó a Arabia Saudita, China,Vietnam e Irán, del cuarto al séptimo lugar de la lista, de manera respectiva, por “encarcelar y acosar a periodistas y sus familias, al tiempo que participan en el monitoreo digital y la censura de Internet y las redes sociales”.

Las clasificaciones se basaron en factores que incluyen restricciones en medios privados o independientes, leyes penales de difamación, restricciones a la difusión de noticias falsas, bloqueo de sitios web, vigilancia de periodistas por parte de las autoridades, piratería, entre otros.

“Muchos de los países más censurados del mundo combinan la brutalidad a la antigua usanza con la nueva tecnología, a menudo comprada a compañías occidentales, para sofocar la disidencia y controlar los medios”, apuntó Joel Simon, director ejecutivo del CPJ.

Back to top button
Close