Están asesinando a los verdaderos ambientalistas en México

abril 23, 2021

Redacción/El Demócrata. La Página que te avisa cuando Hugo López-Gatell derrote al coronavirus en Facebook destaca a los activistas ambientales mexicanos que por desgracia no pudieron concretar su proyecto de conservación de especies y territorios porque fueron asesinados recientemente en México, aquí solo algunos de los que, además, no se han esclarecido sus casos:

Homero Gómez González: El activista ambiental, de 50 años, luchó por el hábitat de la mariposa monarca cuando ejerció como presidente del comisariado ejidal de ‘El Rosario’ y como exsíndico, cargos que todavía figuran en su perfil de Twitter. Gómez también centró sus esfuerzos en la reforestación, y la importancia de “nuevos bosques” para combatir el cambio climático, una de las mayores amenazas para la monarca según le contó el activista a La voz de Michoacán en una entrevista a finales de 2016.

El 14 de enero del 2019 se reporto la desaparición de Homero y dos semanas después la Fiscalía de Michoacán confirmó que el cuerpo del activista fue localizado, sin dar más detalles hasta el día de hoy.

Para él, El Rosario era “el santuario más grande y hermoso del mundo”, designado como patrimonio natural por la Unesco, que considera la migración de las monarca como una “experiencia natural excepcional”. Su esfuerzo se veía amenazado por grupos clandestinos obsesionados con los ricos recursos de un Estado que cuenta con el 30% de su territorio cubierto de bosques. Las autoridades mexicanas reconocieron que en la zona del santuario se desarrolla una economía ilegal basada en la extracción de los recursos naturales.

Eugui Roy Martínez Pérez: A los 21 años y cursando el segundo semestre de la carrera de biología. El joven pertenecía a la organización Biologger, dedicada a la divulgación científica y a la conservación ambiental en la capital oaxaqueña, y alimentaba sus redes sociales con información en pro de la preservación de la naturaleza.

Martínez Pérez estuvo participando en el taller de Bioconstrucción y colaboraba voluntariamente en el laboratorio de Ecología de Anfibios del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional Unidad Oaxaca (CIIDIR Oaxaca) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) con el apoyo a herpetólogos en el trabajo de campo así como en actividades que resultaran en el redescubrimiento de especies de ranas que se creían extintas. Parte de su trabajo consistía en el registro documental a través de fotografías.

Hace apenas unos días, el 7 de mayo del 2020 fue asesinado a tiros afura de su casa en el rancho La magnolia en la sierra de Loxicha. Hasta el momento las autoridades estatales ni municipales no se han pronunciado al respecto.

Nora López León: Una destacada bióloga, investigadora y ambientalista con una gran calidad humana fue la encargada del proyecto de liberación de Guacamaya Roja en Aluxes Ecoparque Palenque. Muy querida y respetada por todos su compañeros, comprometida con su labor y convencida de que era necesario actuar para salvar nuestro planeta y las especies que ahí habitan. Su diaria labor siempre fue amorosa tanto con sus animales como con sus compañeros.

Tenía 40 años cuando el 22 de Agosto del 2019 fue encontrada sin vida en un hostal cerca de la colonia Los Taxistas, en el municipio de Palenque, Chiapas.

Julián Carrillo Martínez: Defensor ambiental y del territorio en la Sierra de Chihuahua. Era un defensor de la tierra y el territorio del pueblo indígena rarámuri en Coloradas de la Virgen, una comunidad en la sierra Tarahumara de la cual era líder, el activista se oponía desde el 2007 a la tala de árboles y señaló los altos niveles de violencia en su comunidad por la presencia del crimen organizado, quienes se apropiaron del territorio indígena para sembrar cannabis y amapola.

El 24 de octubre de 2018, hombres armados entraron a la comunidad de Coloradas de la Virgen y asesinaron a Carrillo.

Desde 2014 era beneficiario de medidas de seguridad del Mecanismo de Protección para Defensores de Derechos Humanos y Periodistas. Pero ni los teléfonos satelitales, botones de pánico y escoltas de policías en sus traslados, implementados desde 2014 por la Secretaría de Gobernación a cargo entonces del hoy senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Miguel Ángel Osorio Chong, fueron suficientes para impedir su muerte ni para encontrar a los agresores.

Él dijo unos días antes de su muerte: «En Coloradas hemos vivido, hemos nacido, entonces nuestros hijos vienen siendo como un brote, como un árbol, y ya a veces los árboles se hacen viejos, se secan, pero el brote sigue, después todavía crece. Ahorita yo ya estoy un poco viejo, pero me siguen mis brotecitos»

Samir Flores Soberantes: Tenía 30 años, era un indígena náhuatl originario de Amilcingo y el principal dirigente contra la termoeléctrica, en el municipio de Cuautla, Morelos. Flores participaba en defensa del agua y la tierra en diferentes comunidades de Morelos, además en la lucha junto a los padres de familia de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, también fue fundador y conductor de la radio comunitaria Amiltzinko 100.7 FM.

El 20 de febrero de 2019, aproximadamente a las 5:30 de la mañana, sujetos lo asesinaron frente a su casa, desconociéndose el paradero de los responsables.

Unos días antes de su muerte el presidente Andrés Manuel López Obrador los llamo «conservadores» a lo que Samir respondió: “Nos dijo Andrés Manuel que somos ‘conservadores’. La verdad sí. Sí somos conservadores, porque aquí en este pueblo, nos gusta conservar nuestras tierras, nos gusta conservar el agua, nos gusta conservar nuestros espacios. Entonces sí, somos conservadores”

Cruz Soto Caraveo. De 53 años de edad, buscaba recuperar las tierras que le fueron arrebatadas por el crimen organizado en 2014 para la siembra de droga. Desde esa fecha, él, su familia y vecinos tuvieron que salir de Monteverde, Guazapares.

En agosto de 2018, Cruz Soto y otras personas desplazadas de El Manzano, comunidad que cuenta con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), regresaron a sus casas resguardados por la Policía del estado.

Sin embargo, al día siguiente de su regreso, un familiar de la esposa del activista fue asesinado; a la víctima le colocaron una pancarta con una amenaza de muerte dirigida para Cruz Soto, quien en esos años había exigido a las autoridades la aprehensión de los integrantes del grupo criminal que opera en la zona.

El 13 de Octubre del 2019 fue interceptado y esposado, luego de siete días de su desaparición por un grupo armado en la Sierra Tarahumara, elementos de seguridad localizaron el cuerpo sin vida del activista Cruz Soto Caraveo, en los límites de Temoris y Babuichivo.

Créditos a quien corresponda.

Botón volver arriba