Fibrosis pulmonar genera daños irreversibles

México/Notimex. Desde dos y hasta cuatro años tarda la detección de Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI), lo que genera problemas irreversibles y un impacto económico devastador para el paciente y su familia, aseguró la neumóloga del HMG Hospital Coyoacán, Perla Xóchitl Basaldúa Zaragoza.

Señaló que más del 50 por ciento de los pacientes reciben de primera instancia un diagnóstico erróneo, pues tiende a con otras enfermedades respiratorias frecuentes como la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) o el asma.

Si bien no existe cura para esta rara, incapacitante y letal condición, que a nivel mundial afecta a cerca de tres millones de personas mayores de 50 años de edad, la detección oportuna es fundamental para brindar un adecuado tratamiento para mejorar su calidad de vida, añadió.

“Desafortunadamente, la demora en la identificación correcta de la FPI y el sub diagnóstico son de las mayores dificultades a las que nos enfrentamos”, expuso en un comunicado.

Durante la Semana Mundial de la Fibrosis Pulmonar Idiopática, a conmemorase del 16 al 22 de septiembre, la especialista comentó que las enfermedades pulmonares intersticiales son un extenso grupo de trastornos que causan inflamación o cicatrización del intersticio – tejido del pulmón- y dificulta el paso del oxígeno al torrente sanguíneo a través de los pulmones.

Sin embargo, sostuvo que son escasos los estudios epidemiológicos para registrar su comportamiento en la población porque muchas de estas enfermedades son de causa desconocida, como la FPI.

Explicó que los pacientes pueden experimentar síntomas como falta de aire, tos persistente, opresión y dolor en el pecho, fatiga, pérdida de peso y acropaquia (deformación de la punta de los dedos de manos y pies en forma de palillos de tambor).

“Dado que la progresión de la enfermedad es variable, con el paso del tiempo la función pulmonar se deteriora de forma gradual e irreversible empeorando la frecuencia e intensidad de los síntomas. Estos episodios se conocen como exacerbaciones y son el principal motivo de urgencias médicas, hospitalización, depresión, ansiedad y muerte”.

Reiteró que si bien el diagnóstico es complicado, más del 80 por ciento de los pacientes tienen un sonido distintivo tipo velcro (crepitación) que puede detectarse por medio de un estetoscopio y, con ello, se debe iniciar tratamiento inmediato.

Aunque la FPI es incurable e irreversible, Basaldúa Zaragoza recordó que la comunidad médica ya cuenta con nintedanib, un antifibrótico oral para reducir el riesgo de exacerbaciones agudas y hacer más lenta la progresión de la enfermedad en un 50 por ciento.

Back to top button
Close