Frente Frío marcó un antes y un después en el bulevar Ávila Camacho

Eda Sentíes. Veracruz. En poco más de 9 kilómetros que comprende el bulevar Manuel Ávila Camacho que comparten los municipios de Veracruz y Boca del Río miles de personas acuden diariamente a realizar desde actividades deportivas, recreativas, o simplemente contemplar el hermoso escenario que brinda el mar veracruzano. A lo largo del tiempo y con el paso de administraciones tanto estatales como municipales, esta vialidad una de las más transitadas de la consumación, ha sufrido varios cambios, desde pintura, hasta mobiliario y la más reciente apenas hace un año una remodelación total que incluyó colocación pisos, reencarpetamiento de calles e instalaciones de juegos para niños y aparatos para ejercitarse, lo que ha atraído aún más personas, según comenta el director de obra pública del municipio porteño, Luis Román Campa Pérez.

“Es un espacio público y la obra que se hizo para el mejoramiento de este espacio desde luego nos lleva a un mayor uso de ese espacio hay más gente, usando el bulo a distintas horas y con diferentes actividades”.

Para Mauro Sandoval, un usuario constante de este espacio para realizar ciclismo o pasear a su mascota, la nueva cara del “bale”, como le dicen los jarochos, ha marcado un antes y un después, pues con las adecuaciones que se hicieron andar en bicicleta o patines ya no representa un peligro y se puede transitar por todo lo largo sin interrupciones.

“Está en muy buenas condiciones, antes era muy complicado andar en bicicleta o en patines y ahora con todas las remodelaciones quedo en muy buenas condiciones, está casi siempre muy limpio, lo mantienen constantemente los de limpia publica recogiendo basura y a quienes  nos gusta la bicicleta la carpeta pues se encuentra en muy buenas condiciones, tanto correr, andar en bici como patines”.

Sin embargo, para el Colectivo Pedalea Veracruz, todavía quedan más cambios por hacer a esta vía para que los ciclistas tengan realmente un espacio seguro para ellos, como lo comenta Anahí Yopihua, miembros de esta agrupación.

Sí podemos decir que  hubo un beneficio para los peatones, para quienes van a hacer ejercicio, a pasear con sus mascotas o con sus hijos, pero no a quienes andamos bicicleta, porque aunque pareciera que podemos hacer uso de ellas, no nos pertenecen, son de los peatones, nosotros nos hacemos de ellas, porque podemos considerarlo un gran parque lineal, pero necesitamos donde podamos transitar solo nosotros como ciclovías

Pero a pesar de estas mejoras, en las últimas semanas los pisos de este paseo de la zona costera han sufrido afectaciones, en algunos tramos los mosaicos fueron removidos, mientras que la barda de contención ha presentado grietas tras algunos asentamientos geológicos, no obstante, las reparaciones de estos desperfectos se han realizado a la brevedad posible, según explico Campa Pérez.

“Hay cosas que todavía están en garantía, por ejemplo las bancas, los juegos y con el uso han tenido que necesitarse algún mantenimiento, pero todavía está a cargo de las empresas que participaron, en lo que hace al gobierno municipal se le da mantenimiento al camellón central con la poda de las palmeras que se hace cada 3 meses, también la dirección de mantenimiento urbano está a cargo de la jardinería del bulevar  y se la da mantenimiento unas 4 veces por año”.

Hace apenas unos días, esta concurrida zona sufrió los peores daños en su historia debido a causa de los efectos del frente frío número 8, las rachas de viento que alcanzaron los 110 kilómetros por hora provocaron que la marejada subiera a tal grado que el mar se salió e inundó hasta la calles aledañas, la fuerza de las olas ocasionó que el muro de contención se rompiera en varias partes. Los pisos se levantaron y las bancas donde cada tarde la población reposa a disfrutar de la vista y refrescarse con la brisa del mar, fueron arrancadas por la intensidad de los vientos quedando flotando por la calle. Incluso, las piedras que forman las escolleras fueron proyectadas a la vialidad. La escena tras el paso de ese frente frío parecía sacada de una película.

Pero los fenómenos naturales no son lo único que dañan este espacio para la recreación, deporte y disfrute familiar, son los mismos usuarios los que contribuyen al desgaste acelerado del mobiliario o a que el lugar luzca sucio, Mauro, ha sido testigo de eso.

Por ejemplo, los juegos para niños chiquitos y ves a niños más grandes y eso es responsabilidad directamente d los papas, si me ha tocado ver que gente va con sus perros, el perro hace sus necesidades y se hacen pato y ya no recogen lo que generan los perros pero de ahí en fuera muy poco me ha tocado ver que dañen bancos u algún otro inmobiliario.

Incluso, parte del mobiliario ha sido vandalizado, según detalla, Campa Pérez.

La recomendación básicamente seria que nos ayudaran a cuidar el mobiliario urbano, es un material de aluminio, resistente a la corrosión para que nos dure muchos años, pero desgraciadamente los actos vandálicos y algunos grupos, sobre todo jóvenes, han ocasionado en las noches desperfecto en las bancas, así que el llamado es a que lo cuiden

El bule, ha sido escenario de múltiples actividades, paseos de carnaval, maratones, colectas para beneficencia, incluso con punto de reunión para ver el primer amanecer del año cada 1 de enero, todo turista que visite la conturbación no puede dejar de pasar por aquí, pasear por alguno de sus tramos o sentarse a contemplar la inmensidad del océano que tiene enfrente, por esto es uno de los puntos más reconocidos de todo el estado de Veracruz.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar