Inseguridad llega a productores de pinos de navidad

Juan David Castilla Arcos. Xalapa. Ulises Rolando Fernández Ruiz se dedica desde hace cuatro años a la producción y comercialización de pinos de navidad.

Se trata de un joven de 20 de años que contribuyó, durante este 2019, a la siembra de más de mil 500 árboles en Chignahuapan, una ciudad del estado de Puebla.

En esta ocasión, transportaron 550 pinos a Xalapa y la región para su venta, a partir del 21 de noviembre.

Las filas de árboles se observan en la carretera Xalapa-Coatepec, a la altura de Las Trancas, cerca de la entrada a la colonia Bugambilias.

Se ofertan dos especies distintas: cedrela y el “falso ciprés”, al que Ulises llama “chama” porque el nombre científico es Chamaecyparis.

El precio del segundo es el más económico, pues un ejemplar
cuesta 380 pesos y, el primero, 480 pesos.

“La única diferencia es la forma. Además, el cedrela tiene un olor más fuerte”.

La gente compra mayormente dicha especie de pino, aunque es la más cara.

Ambos árboles tardan más de seis años en crecer. Por ello, las plantaciones en huertos son considerables.

“Sembramos de mil, mil 200 o mil 500 pero tardan en crecer. Cada vez que sacamos, metemos a la huerta”.

VENDEN 20 AL DÍA

En un solo día, Fernández Ruiz y sus tres ayudantes logran vender entre 15 y 20 pinos.

Tienen ganancias diarias que ascienden a los nueve mil pesos.

En su negocio no hay pérdidas porque los árboles se ofertan con raíces y, en caso de no venderse, pueden sembrarse nuevamente para ser comercializados el año siguiente.

Sin embargo, lo más común es que los pinos se acaben y los comerciantes deban viajar nuevamente a Chignahuapan para traer más.

“Ahorita trajimos 550 pinos, pero se acaban estos y vamos por más”.

Los árboles también son comercializados en la zona de Plaza Crystal, en Xalapa, así como también, en la entrada a Coatepec y en la salida hacia Xico, en Texín.

Además, se ofertan en el municipio de Teocelo y en la comunidad de San Marcos, perteneciente a Xico.

Sin embargo, el mayor número de pinos se concentra en Las Trancas, donde las ventas son superiores.

AFECTACIONES POR INSEGURIDAD

Ulises recuerda que la única forma en que pierden económicamente es cuando les roban los pinos de navidad.

Y es que hace dos días, poco antes de la media noche, unos sujetos hurtaron dos cedrelas.

Lo anterior represente una pérdida de casi mil pesos, monto que los trabajadores tendrán que cubrir.

Esta situación de inseguridad prevalece pese a la presencia de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) que rondan la zona.

Los productores se han visto en la necesidad de amarrar a los árboles unos con otros para evitar que sean sustraídos mientras duermen.

Sus ventas se han mantenido en comparación con años anteriores.

Sin embargo, se espera que del 12 al 20 de diciembre se registre un repunte, toda vez que es la temporada más fuerte del año.

Por cada árbol vendido, los productores y comerciantes ganan una comisión del 25 por ciento.

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar