La hipócrita lucha anticorrupción…

mayo 20, 2021

¿Diferentes? Ayer, instruido desde Palacio Nacional, todo el peso del poder público se desató contra un gobernador, en un juego perverso que distrae de temas torales pero, sobre todo, de la exigencia de aplicar la ley a los responsables de una tragedia que pegó en la línea de flotación de dos presidenciables de la 4T y del bono democrático de Morena y su presidente corporativo.

¡Vaya!, dice el licenciado presidente que no es rencoroso ni vengativo y perdona… pero no olvida. Y el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, se ha convertido en la pieza principal de esta temporada de caza abierta en nombre de mantener mayoría en la Cámara de Diputados, perversamente alimentada por ese singular “no olvido”.

¿Lucha sin cuartel contra la corrupción? ¿Barrerla como las escaleras de arriba hacia abajo? La falaz oferta de campaña que se adornó con ese pañuelito agitado por el licenciado López Obrador en señal de que, como él no es corrupto, se acabó la corrupción.

Y el insulto en las repetidas imágenes de la familia imperial en los negocios de “captación” de recursos para la campaña en la bolsa del hermano Pío y los negocios petroleros de la prima y la chocolatera chocolate de los vástagos que hace dos años y pico vivían de aviadores en la Cámara de Diputados o en cargos en la administración pública local y hoy son prósperos hombres de negocios.

¿Se acabó la corrupción? Sí, en la tarea cotidiana de la Secretaría de la Función Pública que exonera al empresario inmobiliario Manuel Bartlett Díaz y al matrimonio Sandoval-Ackerman y a los responsables de ese delictivo Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, cuyas cuentas tienen tanta opacidad que de éste ente público ya nadie habla y de la no rifa del avión presidencial nadie habla y menos cuando está a un tranco la ruta crítica rumbo a la madre de todas las elecciones, la intermedia que se dirimirá el domingo 6 de junio.

¿Se acabó la corrupción?

¿El gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca es culpable de los delitos que se le imputan?

Algo anda mal cuando se libra orden de aprehensión contra el tamaulipeco por su presunta responsabilidad en la comisión de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, pero la Sección Instructora de la Cámara de Diputados el delito que aprobó, para desaforarlo, es el de defraudación fiscal y dejó en espera de discutir los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

¡Caray! Qué prisa la de aterrizar el desafuero, más la de ayer para dar por sentado que Cabeza de Vaca está sin fuero y puede ser aprehendido, conforme a la orden que para el efecto libró un juez federal, sin atender el fondo del ordenamiento de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que determinó que mientras sea gobernador no puede ser aprehendido y sí, de comprobarse su responsabilidad en la comisión de los delitos que se le acusa, cuando concluya su mandato el año que entra.

¿Pasar por encima del Congreso de Tamaulipas, estado libre y soberano?

Opiniones fueron y vinieron en torno del status legal de Cabeza de Vaca. El hecho es que tiene fuero, por encima del voluntarismo presidencial y las apreciaciones de legisladores del partido oficial y de sus socios en la Cámara de Diputados que pretenden ser más papistas que el Papa.

No cabe duda que a esta administración y en especial, indudablemente, a Su Alteza Serenísima urge una pieza mayor que exhiba tras las rejas vísperas de los comicios del primero domingo de junio próximo, de suerte que el voto moreno mantenga mayoría y supere espacios de escándalo como es la galopante inseguridad, la carestía y, sobre todo, la tragedia del accidente, accidente y no “incidente”, de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México.

Porque, más allá de las encuestas cuchareadas –López Obrador dixit—que pretenden dar por sentado que Morena, con respaldo de sus socios, mantendrá la mayoría en la LXV Legislatura de la Cámara de Diputados y ganará al menos 10 de las 15 gubernaturas en disputa, lo cierto es que el desplome de la preferencia del voto de personajes como Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, es fatal y en la caída arrastran al partidazo.

Urge, pues, torcer la mano a la ley de forma tal que un destacado panista como es el gobernador de Tamaulipas, esté tras las rejas antes del 6 de junio entrante.

Y le soltaron a la Unidad de Inteligencia Financiera y al Instituto Nacional de Migración y hasta la presunta petición a la Interpol para pepenarlo en el extranjero. Incluso, congelaron 35 cuentas bancarias de allegados a Cabeza de Vaca.

¿No es vengativo ni recurre al cobro de facturas políticas el licenciado presidente?

Su cruzada, como la emprendida hace cuatro décadas por Miguel de la Madrid Hurtado contra la corrupción que galopó libremente en la administración de José López Portillo y Pacheco, tiene ese condimento de comedia, de la mascarada que tuvo en el entonces senador y ex director de Pemex y efímero embajador de México en la Unión Soviética, el ingeniero Jorge Díaz Serrano.

Mire usted, al ingeniero le aplicaron el cobro de la factura sexenal y en 32 días, entre junio y julio de 1983 fue desaforado, en periodo extraordinario convocado por la entonces LII Legislatura Federal en la Cámara de Diputados. Lo desaforaron acusado de fraude y asociación delictuosa por la compra de unos buques, pero finalmente lo procesaron por el delito de encubrimiento.

La idea de torcerle el brazo a la ley no cambia. Si Cabeza de Vaca es culpable o no de los delitos que le imputan, es asunto jurisdiccional. Pero políticamente le cayó todo el peso de la venganza. ¡Ah! ¿Gobernador rebelde? Y panista para acabar.

En aquellos días de 1983, desaforado e interno en el Reclusorio Preventivo Sur, sujeto a proceso por el juez Noveno de Distrito en Materia Penal, Jorge Reyes Tayabas, el ingeniero Jorge Díaz Serrano dijo que hubo planes de convertirlo en “trofeo de una hipócrita renovación moral de la sociedad”, que fue el slogan de campaña de Miguel de la Madrid Hurtado.

Ni duda cabe que Cabeza de Vaca es candidato a trofeo de la hipócrita lucha anticorrupción declarada por el licenciado Andrés Manuel. Digo.

COMO ME LO PLATICARON. Sigue la adhesión de diversos grupos a la campaña del candidato del PES (Partido Encuentro Solidario) al gobierno de Baja California, Jorge Hank Rhon. El llamado efecto Hank sumó el pasado fin de semana varias fuerzas sociales, entre ellas la de un nutrido grupo de hispanos residentes en California, Estados Unidos, quienes dijeron no olvidar sus raíces en México y manifestaron total apoyo al empresario. Expresaron su total respaldo al ex alcalde de Tijuana en sus tres ejes de gobierno que son el saciar la SED de los Baja Californianos, es decir, brindarles Seguridad, Educación y Desarrollo. Conste.

sanchezlimon@gmail.com

www.entresemana.mx

@msanchezlimon @msanchezlimon1}

Botón volver arriba