Los parques y sus peligros por inseguridad, falta de luz y fumigación

marzo 26, 2020

Eda Sentíes. Veracruz. Hay más de 30 parques en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, 18  de ellos se encuentran en el municipio boqueño, los cuales han sido remodelados en los últimos 2 años, el resto se ubican en el puerto, donde también algunos han recibido su manita de gato y otros prácticamente han sido renovados por completo.

Cientos de familias, deportistas y personas que van hacia el trabajo o escuela caminan diariamente por ahí, aunque claro en los últimos días esta afluencia ha disminuido por la contingencia de salud que se vive en el estado y a nivel mundial.

Caminar o realizar actividades deportivas y recreativas en estos espacios es de suma importancia para la población, ayuda a  mejorar el estado físico, liberar el estrés, convivir con la naturaleza y en familia y dar a los pequeños un rato de sana diversión sin costo alguno, sin embargo… pese a los esfuerzos por renovarlos, embellecerlos y dotarlos de juegos  nuevos para niños, lo cierto es que la mayoría de ellos, sobretodo del lado de Veracruz carecen de algo en común: iluminación y vigilancia, incluso aquellos recién remodelados como el llamado Parque inclusivo o ecológico ubicado en la avenida 20 de noviembre.

“Yo creo que el parquecito que está al lado del hospital infantil en 20 de noviembre porque es un parque que le falta más luz, las lámparas que tiene no alumbra y como hay muchas jardinera y árboles se concentra mucho el mosquito, por eso ese parque no lo concurro demasiado”.

La falta de fumigación tanto para mosquitos como para evitar la proliferación de animales rastreros es uno de los constantes reclamos de los usuarios de los parques, alguno de ellos están infestados de roedores a los que suele vérsele sobre los juegos que son ocupados por los niños, como en el parque Zamora, uno de los más antiguos de Veracruz con más de 200 años de historia.

“El parque Zamora es uno de los más peligrosos ya que ahí se encuentran aparentemente maleantes, incluso se ponen a fumar algo que no es cigarrillo por el olor, además de que está rodeado de preparatorias y secundarias , incluso primarias y algunos compañeros me dicen que los han asaltado ahí, hay plagas de ratas, a plena luz del día se ve como las ratas se deslizan en los juegos y eso hace que las personas se asuste, las mate y quede la peste y pueda propagar alguna enfermedad.

Autoridades municipales como el coordinador de la Policía Municipal, ha reconocido que este espacio es propicio para la inseguridad, pues a pesar de que cuenta con una caseta de policía, la misma está en comodato con la Policía Naval y no está en funcionamiento.

Un poco más al norte de la ciudad, en el bulevar Fidel Velázquez, se encuentra el parque La Pinera, uno de los más grande, pero también más abandonados, aquí la maleza llega a alcanzar más del metro de altura en algunas temporadas, la proliferación de mosquitos es excesiva a grado tal que no te permite permanecer parado o sentado porque serías blanco fácil para el vector transmisor de dengue, zika y chikungunya.

Los vecinos de este parque, llevan varias administraciones quejándose de lo mismo y pidiendo a las autoridades que volteen a ver este espacio que se ha dejado en el abandono y bien pudiera ser un espacio para divertirse y ejercitarse con toda la familia.

Considero que el parque la Pinera es de los más inseguros ya que tanto en el amanecer como atardecer no hay vigilancia salvo que haya actividad escolar es que vas a ver movimiento, pero no hay nadie vigilando ni patrullas rondando la zona es un lugar que por los árboles no da bien la luz de las lámparas de alumbrado público, entonces si considero que es un parque que corren riesgo las personas que circulan por ahí, porque van al trabajo, a la escuela, o porque van hacer ejercicio.

Actualmente los espacios que han usurpado el lugar del parque son las plazuelas del bulevard Manuel Ávila Camacho, a lo largo de este corredor con vista al mar se han instalado sistemas de juegos para la diversión de los más pequeños, eso sí bajo los intensos rayos del sol, pues no hay ni una palmera que brinde un poco de sombra, por lo que la única hora para poder disfrutar de ellos es hasta la tarde noche.  

Botón volver arriba