Lotería Nacional dedica sorteo al pintor Saturnino Herrán

México. El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), en colaboración con la Lotería Nacional para la Asistencia Pública, conmemoraron esta noche el centenario luctuoso del pintor mexicano Saturnino Herrán con el billete del sorteo Zodiaco 1411, el cual se reviste con la imagen de la obra ‘La ofrenda’, realizada por el artista en 1913.

En el Salón de Sorteos de la Lotería Nacional, Mitzi Jocelyn Molina Ramírez, gerente de sorteos, celebró el sorteo el cual, dijo, reparte una bolsa con 19 millones de pesos en premios y seis millones de para el Premio Mayor.

Indicó que, en esta ocasión, el sorteo está dedicado al pintor de la fase denominada indigenismo, aunque también se le considera como seguidor del modernismo pictórico e iniciador del muralismo.

Saturnino Herrán Gudiño, nieto del artista, agradeció el sorteo y destacó la obra de su abuelo, la cual propone respuestas a los grandes problemas nacionales de la actualidad: violencia y barbarie, corrupción e impunidad, entre otros.

Consciente del país que lo vio nacer, señaló Herrán Gudiño, el pintor habla de extraordinaria civilización que se construyó durante más de mil años; asimismo, consideró que, a un siglo de su aniversario luctuoso, su legado sigue vigente.

Víctor Rodríguez, curador del Museo Nacional de Arte, espacio museístico que en este momento presenta una exposición en homenaje al pintor, enalteció y reivindicó la obra del artista originario de Aguascalientes.

“Se trata de un artista considerado desde 1988 como monumento artístico e histórico de este país”, dijo el experto, para quien al igual que Herrán, artistas como Diego Rivera, José Clemente Orozco, David Alfaro Siqueiros y Gerardo Murillo “Dr. Atl”, contribuyeron a la cultura y nacionalidad e identidad plástica de México.

Refirió que aunque sólo vivió 31 años, creó algunas de las obras plásticas más reconocidas del arte mexicano, como “La leyenda de los volcanes”, “Tehuana”, “La criolla del mantón”, “El cófrade de San Miguel” y “Nuestros dioses”, entre otras.

En “La ofrenda”, obra de gran formato, Herrán alude a la transitoriedad de la vida, al plasmar personajes de las tres edades representativas del ser humano.

En ella, un grupo de campesinos, hombres y mujeres de diferentes edades, lleva un cargamento de flores de cempasúchil en una trajinera que avanza lentamente por las aguas verdosas de un canal de Xochimilco.

De igual modo, el pintor alude al tema mediante la representación de la flor utilizada en la ofrenda prototípica para honrar los altares y las tumbas en las fiestas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Saturnino Herrán nació en 1887 en Aguascalientes, donde realizó sus primeros estudios de dibujo en el Colegio de San Francisco Javier. Fue hijo de José Herrán y Bolado y de Josefa Guinchard Medina.

Su padre fue escritor y dramaturgo, dueño de la única biblioteca de la ciudad de Aguascalientes, por lo cual no fue difícil para él involucrarse con el mundo de las artes.

Formado con los maestros Antonio Fabrés, Leandro Izaguirre y Germán Gedovious, su producción estuvo marcada por la influencia de la obra del español Ignacio Zuloaga.

A 100 años de su muerte, la obra de Saturnino Herrán refleja la diversidad cultural que dio origen al México revolucionario, en la que retrata a campesinos, mujeres criollas, indígenas y otros personajes de la vida cotidiana del país de aquella época.

El mestizaje jugó un papel principal en su actividad creativa, en el cual no opera el desdén del arte decimonónico, como tampoco la veneración exaltada de un pasado indígena que niega su hispanidad, como ocurrió durante la posrevolución.

Fuente: Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close