Papa insta al diálogo para superar violencia en Chile

octubre 23, 2019

Ciudad del Vaticano/Notimex. El Papa Francisco instó hoy al diálogo para superar la crisis y poner fin a la violencia desatada en Chile en los últimos días, que han causado la muerte de al menos 15 personas, al término de la Audiencia General de los miércoles en la plaza de San Pedro.

“Sigo con preocupación lo que está sucediendo en Chile”, afirmó el líder católico ante la ola de protestas violentas que estallaron la semana pasada en Santiago, el área metropolitana y otras regiones chilenas por el alza en las tarifas del servicio de metro de 800 a 830 pesos chilenos (de 1.13 a 1.17 dólares).

Ante miles de fieles de todo el mundo, el Papa abogó por el fin de las violentas manifestaciones en Chile, que llevaron al presidente Sebastián Piñera, a decretar el Estado de emergencia, por medio del diálogo, según reportes de las agencias de noticias Vatican News y Aci Prensa.

“Espero que, poniendo fin a las manifestaciones violentas, se utilice el diálogo para encontrar soluciones a la crisis y hacer frente a las dificultades que la han generado, por el bien de toda la población”, afirmó el Sumo Pontífice, mientras que Chile amanece en tensa calma, tras un nuevo toque de queda.

El gobierno chileno decretó la noche del martes un nuevo toque de queda en diferentes ciudades de Chile, el cuarto consecutivo, incluida las capital, Valparaíso y Concepción, para garantizar la seguridad y evitar más disturbios, que han obrada la vida de al menos 15 personas.

La violencia en Chile comenzó el pasado 14 de octubre con manifestaciones de estudiantes en varias estaciones del metro de Santiago, en respuesta a la convocatoria de ingresar al metro, sin pagar el pasaje, en protesta al aumento del pasaje.

El llamado se mantuvo durante varios días posteriores en distintos horarios, hasta que el jueves 17, cuando algunos grupos de manifestantes comenzaron a destruir los torniquetes de ingreso, a dañar las estaciones del subterráneo y todo a sus paso en la vía pública.

La tensión aumentó al día siguiente, lo que obligó a las autoridades a decretar el estado de emergencia y toque de queda, en un intento de restablecer el orden, aunque las protestas se han convertido en movilización nacional en contra de la desigualdad social, la dificultad para acceder a una vivienda propia y la falta de un sistema educacional equitativo.

Si bien, las autoridades aprobaron una ley para detener el alza del precio del transporte público y que el presidente de Chile pidió perdón el martes y anunció un poderoso paquete de medidas, las manifestaciones se mantienen en las calles de la capital chilena y otras ciudades del país latinoamericano.

Los principales sindicatos y movimientos sociales convocaron para este miércoles y mañana jueves una huelga general, que amenaza con avivar las masivas protestas y la violencia.

Botón volver arriba