Pemex y CFE en las peores manos en el peor momento

diciembre 31, 2020

Con excusas o sin ellas, los dos improvisados al frente de las mayores empresas de la nación mandan las advertencias que vienen de Palacio contra la población que los detesta. El de Pemex manda a decir a sus propagandistas que este país, ahogado en petróleo, ¡sólo tiene reservas para diez años!  

El de la Comisión Federal de Electricidad provoca un apagón que huele a venezuelazo, causado por impreparación e impericia que deja sin electricidad a más de diez millones de mexicanos, en sus confinamientos domiciliarios y en hospitales… siguiendo las tácticas de Nicolás Maduro.  

Todo, porque ante la inminencia de las elecciones definitorias intermedias, la Cuarta Corrupción quiere significar que es la única que puede salvarnos de la catástrofe, cuando ella ha sido, sin existir en los hechos, todo el aquelarre, la cena de negros en que se ha convertido este país. El herradero y el ridículo continental que protagonizan no tiene antecedentes.  

Es la advertencia onírica del “caudillo” sobre la necesidad de su permanencia infinita en el cargo demolido. La falta de proporción entre lo que causan y lo que ofrecen. La prueba palpable de la ignorancia y de la sevicia. Estamos en las manos de indolentes y ambiciosos de poder y de más dinero. 

En apenas dos años ya se postulan para ser los más ineptos 

Las razones esgrimidas del apagón en esa conferencia de prensa para el recuerdo bufo son demasiado parecidas a las ostentadas cuando la inundación tabasqueña, producida por el manejo mendaz de la presa de Peñitas, para poner a salvo el proyecto fallido de Dos Bocas, a costa del patrimonio y la vida de quinientos mil habitantes desde entonces todavía bajo el agua. 

Son sólo expertos en tirar sistemas, en destruir lo que a los mexicanos nos ha costado décadas de esfuerzos y de impuestos. A borrar de la memoria cualquier éxito conseguido en anteriores gobiernos sexenales. Éstos llevan apenas dos años y se postulan para ser los más ineptos del escenario.  

Las tenazas de la pinza para atarnos al abuso premeditado 

Pemex y la CFE se han convertido en los cochinitos de la Cuarta Corrupción. De ahí salen los bazucazos para atentar contra las energías limpias, la defensa del fracking y del combustóleo contaminante. Las tenazas de la pinza para atarnos al despotismo, a la indefensión, al abuso premeditado, alevoso y con ventaja. 

Desde los cafés antes del desayuno de Palacio Nacional se tiene el morro de condenarnos a la exterminación de combustibles. Sólo somos viables, según ellos, por una década, si es que no decidimos que el regimencito modo Tepetitán siga manejando el pandero. La advertencia es por demás obvia, pero a ellos les causa gracia, creen que así se maneja el poder ante un pueblo desinformado e inane. 

Al frente de Pemex, el agrónomo Romero Oropeza es un caso 

El mismo agrónomo Romero Oropeza, hoy en la dupla de los que habitan en el boato de Palacio, es el mismo que desoyó todos los consejos para hacer viable a Pemex sin desfondar todo el erario. Por el contrario, ha sido el gran beneficiado de todos los fondos de los programas productivos, para medrar a costa del sacrificio fiscal de un pueblo de ciento treinta millones de habitantes. Algo realmente execrable y macabro. 

El mismo Romero Oropeza que se negó en redondo a requisar los 50 mil millones de dólares de ahorros sindicales depositados en bancos de Nueva York y Houston, que aparecen hasta ahora a nombre de Carlos Romero Deschamps y de su contlapache Ricardo Aldana, dos tipos a quienes se les ha permitido reelegirse en la personita de su achichincle Manuel Limón, a contrapelo de las decisiones judiciales que ordenan tomas de nota a la insurgencia petrolera. 

Demencial estrategia para beneficiar a petroleras extranjeras 

El mismo Romero Oropeza que reventó un simple changarro refresquero en Villahermosa, patrimonio familiar, por su incompetencia supina, y fue premiado con la joya de la corona, el manejo de Pemex, la insignia de la economía nacional. El que recibe todos los estipendios del gobiernito huehuenche. 

El mismo que recibió los moches de los gerentes regionales y de los líderes seccionales puestos en sus cargos por Romero Deschamps para hacerse intocable. Las maletas hicieron su efecto, y las reuniones en lo oscurito con Romero Oropeza hicieron el resto. Además, la bendición recibida por los moches monumentales repartidos entre los juniors del Caudillo fue, aparte de escandalosos, efectivos para perdurar en la libertad corporal y en el manejo de todos los dineros. 

Por eso Romero Oropeza se negó a parar la sangría de los millones de barriles mensuales extraídos de las plataformas marítimas del Golfo de Campeche y rematados a precios de ganga en los mercados spots del petróleo de procedencia indigna. Por eso se negó a abrir las válvulas de los miles de pozos cerrados, en gran producción, por Romero Deschamps‎. 

Todo formaba parte de la truculencia para que las empresitas patito del extranjero, con prestanombres locales, siguieran el ritual bufo de explorar petróleo en los lugares señalados por Peña Nieto, unos depósitos fósiles que quizá tarden unos veinte años en producir algunas latitas de aceite. 

La farsa, la usurpación del poder y el golpe de Estado se concretan 

Por eso el tal Romero Oropeza se negó a perforar los depósitos en aguas someras y a flor de tierra en la Laguna de Términos, explícitamente en el municipio de Mamantel, considerados por la Exxon la verdadera reserva estratégica de México, una riqueza calculada por ellos en 300 mil millones de barriles de petróleo crudo. 

¡Y así se animan a decirnos que sólo tenemos petróleo para diez años! Es ridículo y afrentoso para la soberanía de la Nación, en grado de delito de lesa humanidad. 

La farsa, la usurpación del poder y el golpe de Estado está concretándose, entre otros, por esta pandilla de mamarrachos. Sumados a quienes en el aspecto electoral de inflado de padrones y candidatos llevan a cabo Gabriel García Hernández y Ricardo Peralta, habilitados como los ratones locos de la próxima justa electoral desde Palacio Nacional.  

La 4T ejecuta de corridito las tácticas del dictador Nicolás Maduro 

El mismo Romero Oropeza, el que quebró a Pemex y ha permitido que la desolación económica en las zonas petroleras sea manejada por todos los grupos de la delincuencia organizada, Los Zetas, El Chapo, El Mencho… o El Pitirijas. El que sea es bueno, siempre y cuando le ponga al cochinito. 

Las tácticas bolivarianas del dictador Nicolás Maduro, tan apreciado por la Cuarta Corrupción, se están ejecutando de corridito. El problema es que éstos no lo saben hacer, porque siempre han enseñado todas sus miserias. Si a Maduro se le ha juzgado por inepto, ¡imagínese usted a estos próceres de petate! 

Están protagonizando un ridículo continental, tienen ya encima los reflectores de los profesionales demócratas estadunidenses a quienes les negaron sus felicitaciones desde el principio. A quienes prendieron sumándose a las tácticas golpistas de Donal Trún, así como lo pronuncia el “caudillo” de marras.  

Es la hora en que no pueden hacer tierra. Están más perdidos, más atolondrados que un pollo sin cabeza. 

¿No cree usted? 

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar