Presentan “La filosofía de ser niños”, de Christopher Phillips

El libro fue construido sobre las distintas etapas del desarrollo infantil, dijo Miguel Ángel Quemain

México. Del escritor estadounidense Christopher Phillips, se presentó esta noche el libro “La filosofía de ser niños”, donde vuelca parte de la experiencia que ha adquirido como educador, consultor, y activista a favor de la democracia mundial.

En el acto, el escritor y conductor de programas de radio Miguel Ángel Quemain, destacó que el libro aborda las distintas etapas del desarrollo infantil, como el juego, y su relación con la familia. Además, ofrece una visión histórica de lo que es y ha sido la infancia, dijo.

Explicó que las lecturas que ofrece “La filosofía de ser niños” son fundamentalmente filosóficas. En sus páginas, dejó ver, se advierte que la construcción de lo humano lo que hace es acercarse a Shakespeare en este libro que ya está en algunas librerías del país.

Quemain comentó que el autor utiliza a Shakespeare para verter sus ideas; es un libro muy libresco no usa a Shakespeare en el sentido literal de la palabra, “sino que se suma a sus miradas y es un libro donde hay más libros de los que parecen en la bibliografía”.

La conducta, la personalidad, los trastornos de la infancia, forman parte del libro que de acuerdo con el presentador, es accesible para la discusión sobre temas fundamentales como es el de la niñez que en la actualidad cobra importancia por todos sus derechos.

Christopher Phillips, también autor de los libros “Sócrates café” (2001),” Seis preguntas de Sócrates” (2005) y “Sócrates enamorado” (2007), habla en esta nueva entrega sobre cómo liberar la creatividad, la curiosidad y la razón a través de la sabiduría de los niños.

En el texto señala que “la niñez es nuestra plataforma de despegue, el periodo de la vida en el que el aprendizaje es más intenso, y adquirimos el conocimiento crítico y las habilidades que nos permitirán adaptarnos”, eso, desde su perspectiva de educador.

Filósofos de todas las épocas han señalado que con el paso del tiempo, los seres humanos tienden a encogerse mental y emocionalmente. “Desvirtuamos nuestra naturaleza, caracterizada por la curiosidad, empatía y deseo de experimentar, y así se borra nuestro sentido de identidad”.

Siguiendo las evidencias científicas que así lo demuestran, Phillips advierte que la niñez no es simplemente un estado de desarrollo, de transformación, de llegar a ser, ni la adultez un momento de plenitud o acabamiento. “Si aprovechamos las cualidades propias de la niñez, no estaremos condenados a volvernos seres desanimados y frágiles”, sostiene.

Back to top button
Close