¿Qué tan importante es la higiene bucal en los menores?

marzo 21, 2020

Yhadira Paredes. Xalapa. ¿Sabía usted que a un bebé hay que hacerle limpieza bucal desde recién nacido, solo con agua y gasas, o que las visitas al odontólogo pueden iniciar a partir del primer año de vida, o que la superposición de los dientes es hereditaria?. 

No, pues la cirujana dentista, Ruth Cortés Lobato recomienda que a los pequeños se les limpien las encías con gasa y agua después de cada toma de leche, sobre todo si se trata de fórmula láctea, además de explicar qué es la limpieza bucal.

“Dentro del cuidado bucal tenemos que hablar de la higiene bucal, pues va de la mano, implica lavarse los dientes tres veces al día, en especial después de cada alimento, utilizar el hilo dental tres veces al día, o al menos dos veces, usar pasta dental con flúor y un enjuague bucal. Pero aparte visitar periódicamente al Odontólogo, para la limpieza y profilaxis”. 

Cortés Lobato indicó que para los bebés, su higiene en casa debe incluir con limpieza con gasas y empapado con agua para limpiar sus encías. 

“Conforme va creciendo puede visitar al odontólogo a partir del año o dos años de vida y frecuentemente a las aplicaciones de flúor más adelante, a partir de los 4 años. Se hace hincapié en la limpieza de los bebés cuando la lactancia no es materna. ”

La especialista reconoce este tipo de acciones son desconocidas para la mayoría de las personas, a pesar de que esta falta de higiene pueden generar bacterias, pues después de cada toma, el bebé se duerme y no le hacen la higiene bucal.  

“Es importante hacer la limpieza porque puede haber bacterias reproduciendo y pueden provocarle algún daño al bebé, es muy importante que se use una gasa con agua, no se recomienda pasta dental, ya que esta se recomienda a partir de los 2 años de edad”.

Asimismo, señaló que los primeros dientes (primera dentición) es a partir de los 6 o 7 meses de vida, aunque hay algunos casos en donde sale entre los 12 a 14 meses, pero la mamá y el papá deben implementar su cuidado con el uso de cepillos especiales para esta edad.

“El primer cepillado de esos dientitos, que son por lo regular los cuatro incisivos se hace con agua y cepillo y gasa, para limpiar encías, carrillos y lengua, donde la leche impregna sus componentes, a partir de los dos años usar pasta infantil, porque en casa los papás ocupan la pasta dental que hay”.

Pero, ¿cuándo se empiezan a caer los dientes de leche y salen los permanentes? la Cirujana Dentista explica que inician a los seis años, por lo que se debe poner atención. 

Recordó que se debe visitar al odontólogo, pues los pequeños están acostumbrados a consumir carbohidratos y azúcares que hacen que se reproduzcan muchas bacterias. 

“El cepillado debe ser acompañado de los padres, no abandonarlos, siempre estarlos vigilando, ya que los pequeños tienen a distraerse, por lo regular juegan con el cepillo, lo muerden y no realizan un cepillado adecuado, o se comen la pasta”. 

Ruth Cortés afirma que en promedio los niños llegan al consultorio dental a los cuatro o cinco años, la mayoría de ellos con procesos de caries avanzados por la falta de cuidado y limpieza. 

“La caries, ya con problemas muy avanzados, donde implican procedimientos mayores, como coronas y es más doloroso para los niños y no es una visita tan agradable como lo es una visita de prevención y aplicación de flúor”. 

Insiste en que la visita al dentista debe ser cuando menos cada ocho meses, o dos veces por año para mantener una salud bucal aceptable.

¿Y es caro?

“Cuando se trata de una atención temprana, tratamientos preventivos no es caro, lo que sí llega a ser caro es el descuido de la higiene dental, porque ya implican tratamientos mayores, donde su costo se eleva.”

Lo más caro, dijo, es la colocación de brakets y ligas para corregir la malposición dental, pero aclara que en la mayoría de los casos es por cuestiones genéticas. 

“Son cuestiones genéticas la malposición dental, heredadas de nuestros padres, son caros por los materiales que se utilizan, todos tienen el concepto de que el odontólogo es caro, pero si vamos al cine nos gastamos lo mismo que en la consulta dental. 

En conclusión, es necesario que los niños acudan al odontólogo a partir del año de nacido y se tenga una costumbre de acudir cuando menos dos veces al año para evitar tratamientos caros, así como siempre mantener una correcta técnica de cepillado que impida el crecimiento de caries en los niños. 

Botón volver arriba