Química en la UV, área de oportunidad: Tomás Guerrero

“Esta disciplina permite abordar un sin número de problemas, y coexistir con investigadores de otras especialidades”.

junio 11, 2021

Redacción/El Demócrata. Tomás Guerrero Briceño, investigador titular C del Instituto de Ciencias Básicas (ICB) de la Universidad Veracruzana (UV), declaró que la química es un área por excelencia en las instituciones de educación superior, y que su desarrollo permite comprender diversos fenómenos y aspirar a crear cosas que sirvan a la comunidad al abordar un número ilimitado de temáticas de interés en ciencia básica y aplicada.  

El doctor en Química Orgánica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y representante del cuerpo académico (CA) Diseño, Síntesis y Estudio de Sistemas Moleculares, de la UV, afirmó que los países desarrollados apuestan mucho por la ciencia básica ya que es sobre la que se apoyan para la generación de soluciones en áreas críticas para el desarrollo nacional como lo son las ingenierías de nuevos materiales y de procesos, y la medicina.  

Tomás Guerrero enfatizó que en México la ciencia debe redefinirse, la situación económica del país exige de proyectos en los que varias especialidades trabajen estrechamente en la búsqueda de soluciones alcanzables.  

“Es fundamental buscar la conjunción entre la ciencia básica y su aplicación real, para que así deje un aporte científico importante”, enunció. 

Declaró que es fundamental que la UV desarrolle investigación de vanguardia y genere un foco científico en la región que haga un contrapeso a instituciones educativas con gran presencia en el país como son la UNAM y el Instituto Politécnico Nacional. 

Comentó que dentro del ICB trabajan en proyectos de investigación de vanguardia, gracias al apoyo que Ricardo Tovar Miranda, director de esta entidad académica, y Ángel Rafael Trigos Landa, titular de la Dirección General de Investigaciones, brindan para que cada investigador pueda desenvolverse en su área de una manera adecuada.  

La química es un área atractiva, muy bella y llena de colores, por lo que dentro del ICB procuran que la comunidad estudiantil de ésta y otras instituciones de educación superior, y en especial los tesistas, se involucren en los proyectos, ya que cuando esto ocurre se comprometen en su labor y trabajan a gusto en la redacción de artículos, compartió. 

Al ser la química una ciencia central, los alumnos de diversas carreras universitarias como Química Clínica, Química Farmacéutica Biológica e Ingeniería Ambiental pueden participar en proyectos multi y transdisciplinarios y aterrizarlos en torno a su área disciplinaria.  

El radio de acción de la química es tan amplio que además de resolver problemas de ciencia básica –que tienen que ver con la composición de la materia–, permite por otro lado el desarrollo de las más diversas temáticas en el diseño de fármacos, el análisis del agua o, en un futuro, la creación de kits de laboratorio y su aplicación en pruebas diagnósticas, detalló. 

El investigador planteó que la UV cuenta con lo necesario para sacar adelante proyectos innovadores, y que el ingenio de los investigadores de esta casa de estudios es una excelente cualidad que puede ayudarles a crear productos asequibles para la investigación y la industria.  

Entre las temáticas que él desarrolla dentro del ICB están los compuestos de coordinación, especies químicas que se encuentran formadas por un fragmento orgánico y otro metálico.  

Explicó que al hacer reaccionar un metal con una molécula orgánica se forma un compuesto de coordinación, y resaltó que esta área es muy antigua y gloriosa para la química inorgánica, ya de su estudio han surgido varios premios Nobel; no obstante, hoy en día es un área diversa y de actualidad en campos como la bioinorgánica, la catálisis y la ciencia de materiales.  

“El artífice de esta idea fue el químico suizo Alfred Werner, quien descubrió hace más de un siglo los compuestos de cobalto”, puntualizó.  

Por citar un ejemplo de los proyectos en química básica y aplicada que se desarrollan en el ICB, el investigador se refirió a un proyecto recientemente beneficiado con recursos del Consejo Veracruzano de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico (Coveicydet) que está inspirado en el cisplatino, que es un compuesto de coordinación utilizado como terapia de elección para el tratamiento del cáncer en sus últimas etapas.  

Este agente tiene un efecto citotóxico generalizado sobre el huésped, además de que las células cancerígenas suelen generar resistencia ante él; el objetivo de este proyecto es presentar una alternativa que haga más selectiva la acción al cambiar el metal de transición por otro más afín a ciertos procesos biológicos, por un lado, y por el otro, modificar los ligantes al introducir en ese rol sistemas con conocida actividad anticancerígena.  

La idea es funcionalizar cumarinas –compuestos químicos orgánicos perteneciente a la familia de las benzopironas que son excelentes anticancerígenos– para crear potenciales ligantes y combinarlos con metales. 

Detalló que la propuesta de este proyecto es hacer derivados mucho más amigables para un sistema biológico, que en lugar de utilizar metales como platino, rodio e iridio –que no es normal encontrarlos en los seres vivos–, usen zinc, hierro, magnesio o cobre, que tienen mayor afinidad con los organismos biológicos.  

“Este trabajo busca generar potenciales agentes anti-proliferativos a partir de moléculas que tengan metales afines a sistemas biológicos, además de cumarinas, que son ligantes anticancerígenos bastante conocidos”, resumió.  

Manifestó que la química bioinorgánica existe hace poco más de tres décadas, pero que ha dado mucho de qué hablar, por lo que en el ICB quieren aportar a ella. 

Para el desarrollo de este proyecto se trabaja en conjunto con Isela Santiago Roque, Enrique Juárez Aguilar y José Sergio Durand Niconoff, investigadores de la Facultad de Bioanálisis, del Instituto de Ciencias de la Salud, y del ICB, respectivamente, además de estudiantes de licenciatura y posgrado.  

Otros proyectos del grupo abarcan reactividad desde la perspectiva de la química teórica, la fotocatálisis aplicada a reacciones de relevancia sintética y los productos naturales, un área de excelencia en esta casa de estudios.  

Es así que la química básica y aplicada en la Universidad Veracruzana tiene mucho por ofrecer a la sociedad y es un área de oportunidad para todos los actores que la conforman.  

Botón volver arriba