Saberes ancestrales deben incluirse en la legislación: juristas

mayo 7, 2021

Redacción/El Demócrata. Francisco López Bárcenas, profesor titular de El Colegio de San Luis, destacó que en México –como en muchos países de América Latina– hay un colonialismo epistémico dentro del sistema jurídico, lo que significa que muchos fenómenos sociales son estudiados como enseñaron los colonizadores que llegaron a estas tierras. 

Lo anterior al participar en la Mesa de Diálogo 1 “El saber ancestral en el pensamiento contemporáneo del derecho” de las Jornadas Interculturales de Feria Internacional del Libro Universitario (FILU) Virtual 2021. 

En este evento, realizado el 5 de mayo y transmitido por la página de Facebook FILU Virtual, participaron también José Luis Cuevas Gayosso, profesor e investigador de la Facultad de Derecho UV; María del Carmen Ventura Patiño, profesora-investigadora del Centro de Estudios Rurales de El Colegio de Michoacán, y Daniel Bello López, de la Universidad Veracruzana Intercultural (UVI), quien fungió como moderador. 

Francisco López comentó que los saberes ancestrales tienen una dinámica propia dentro de los sistemas jurídicos, sin embargo, se debe admitir que en el país hay un colonialismo epistémico. 

“Como ya lo dijo el Premio de Nobel de Literatura, Jean-Marie Gustave Le Clézio, en El pensamiento interrumpido, seguimos interpretando nuestra realidad no con las bases culturales de nuestros pueblos, sino con las bases culturales que nos dejaron los colonizadores. 

”Estos saberes ancestrales existen y tienen muchos valores éticos, morales y epistémicos, similares a los que tiene el derecho, sin embargo, su reconocimiento legal es vago y ambiguo, como si no se les quisiera reconocer.” 

Por lo tanto, dijo que los sistemas normativos indígenas son subordinados para que no contravenga la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y no violen derechos humanos. Aunque hay un colonialismo epistémico, lo cierto es que existe un derecho indígena. 

Mencionó que los saberes ancestrales se manifiestan en diversos sistemas de derecho propios, por lo tanto hay un pluralismo jurídico, el cual es reconocido pero sólo se enseña una parte.

Es cierto que el sistema jurídico estatal cada día ha incorporado más principios de los pueblos indígenas a su cuerpo normativo; sin embargo, no se recoge el sentido de la normatividad indígena en la normatividad estatal. 

Por lo que, “cuando se viola una norma se rompe la armonía no sólo entre quien la rompió y el afectado, sino en toda la comunidad y con la naturaleza; entonces, impartir justicia es restaurar la armonía entre los afectados, la comunidad y la naturaleza”. 

En tanto, José Luis Cuevas dijo que no puede continuarse con el discurso de la existencia de un solo sistema jurídico, cuando en realidad coexisten diversos sistemas jurídicos dependiendo de la región y se requiere del plano académico para generar canales de comunicación que les permitan dialogar. 

“Los saberes ancestrales están insertos en la legislación, no sólo en el aspecto jurídico sino que forman parte de nuestra vida, independientemente si pertenecemos o no a un pueblo originario. En el caso del derecho, a pesar del no reconocimiento inicial del derecho indígena, su existencia es real, palpable y se aplica.” 

María del Carmen Ventura indicó que los saberes ancestrales están presentes en la práctica y ejercicio al interior de las comunidades que han tenido la capacidad de mantener, reelaborar y resignificar sus propios conceptos de la justicia y el orden. 

“Si bien no hay un avance como quisiéramos, se han permitido reformas en materia de justicia que han dado pasos significativos, pero no se termina por reconocer a cabalidad el ejercicio de justicia de los pueblos indígenas. 

”Cada comunidad ha construido su normatividad de principios y valores jurídicos, aunque no sólo imparten justicia sino que permean en otros aspectos de los pueblos originarios.” 

Cuestionó ¿por qué tendría que positivizarse el derecho indígena? Podría establecerse un diálogo de igual a igual, un diálogo intercultural entre los distintos ejercicios del derecho, porque el derecho indígena no es uno solo, existen diferentes maneras de ejercer justicia en las comunidades. 

Afirmó que hay avances gracias a las instituciones de educación intercultural preocupadas por abrir programas educativos que incluyan el tema de los saberes ancestrales y el derecho indígena, “esto tendría que ser en todas las universidades donde se imparte la carrera de Derecho, no sólo en materia de justicia sino también en materia legislativa”.

María del Carmen Ventura, profesora-investigadora del Centro de Estudios Rurales de El Colegio de Michoacán

Botón volver arriba