Scherer: órdenes son órdenes; ¿Dónde está el PRI? 

marzo 4, 2022

Desde mi particular punto de vista, la ecuación es de fácil desenlace. 

Desde donde yo la veo, la balanza de la opinión política y hasta la que es propia de la opinión pública se inclinarán en contra del abogado al que menos confianza usted le tenga. 

Porque, ¿confiaría usted en un abogado huizachero que tras haber ocupado cargos políticos relacionados con la seguridad pública enriquece súbitamente, “lava” recursos en una institución de educación superior de su propiedad, y adquiere residencias de lujo tanto en México como en el extranjero, esconde capitales cuantiosos en paraísos fiscales y, de pilón, trasciende que en pocos meses adquirió por lo menos 122 vehículos automotores, todos ellos a todo tren? 

¿Qué confianza le inspira un profesional del Derecho que, nuevamente con poder, es capaz de revivir un asunto en el que fue acusado de plagiario, no sólo para autovindicarse, incluso para premiarse con un sobresueldo del Sistema Nacional de Investigadores, del ahora muy cuestionado Conacyt? 

¿Cree usted que sea confiable un poderoso que inventa delitos a una nonagenaria y, para castigarla, mete a la cárcel a su hija a quien los jueces no se atreven a liberar aún a sabiendas de que la opinión pública condena semejante abuso de poder? 

Scherer no es blanca paloma, pero… 

¿Qué valor pueden tener las acusaciones de este individuo en contra de quien hasta hace poco ocupó la estratégica cartera de consejero jurídico del Poder Ejecutivo Federal y que, en su actuar, seguramente advirtió al Presidente de la República de los hechos arriba sintetizados y, además, de la ineficaz actuación de la Fiscalía General de la República en hechos que incluso han lastimado al ya muy maltrecho prestigio del señor López Obrador. 

El caso Lozoya, por ejemplo, que no ha llegado a ninguna parte, cuando el fiscal general juraba por ésta y por aquella otra que sería la llave que abriría las puertas del infierno a Enrique Peña, Luis Videgaray y hasta a Carlos Salinas de Gortari. Una burla para quienes pagamos impuestos y con ellos los sueldos de abogados tan chambones, huizacheros o hasta transas. 

¿Creería usted en las acusaciones a Scherer –que tiene lo suyo, lo sé– y a un grupo de abogados cuando el que los señala es el representante legal de la bien llamada “mafia del poder”? ¿Otro huizachero, golpeador de mujeres, al que no mueven ideales de justicia sino millones de euros, millones de dólares, que ha depositado para su distinguida clientela en bancos de paraísos fiscales y que seguramente ya le están reclamando? 

No nos vayamos con fintas. 

Que nuestra aversión a AMLO no contamine a tooodos quienes colaboran o han colaborado con él. Quienes en la mayor parte de los casos sólo han obedecido instrucciones, acatado órdenes. 

No se olvide que por ahí hay una carta firmada por el interno Collado donde le dice al titular del Ejecutivo que sus hijos se encontraron con Scherer a quien le pidieron los acercara a la fuente de todo poder para negociar un criterio de oportunidad que le permitiera salir pronto del reclusorio. Puro halago para el entonces consejero jurídico 

Y de pronto, cambió diametralmente la trama, tras la intervención de Gertz en el asunto. 

Desde mi perspectiva, la balanza de Temis se va a inclinar esta vez de lado de la justicia. 

Ya lo verá usted. 

Indicios 

Un tanto desde la barrera he visto a los miuras de las oposiciones lanzarse de frente al burladero desde donde nos torea a diario el señor López Obrador. Senadores, primordialmente, y diputados del PAN, del PRD y de MC han hecho señalamientos punzantes sobre el fusilamiento de 17 personas en los linderos de Michoacán y Jalisco, de la cómica petición a sus señorías miembros del CJNG de que, por favor, le cambien el nombre a su organización criminal para no seguir “quemando” el buen nombre de Jalisco; de cómo al sonar la alerta sísmica este jueves en plena mañanera, el capitán fue el primero en abandonar el barco, dejando a los grumetes de la información sentados, bien portados, dentro de un recinto que debió ser desalojado de inmediato… en fin, no he visto priístas condenando, ni siquiera comentando ninguna de estas acciones. ¿Recibieron la orden de no criticar a AMLO ni con el pétalo de un comunicado? ¿Un meme? ¿Un tweet? Hoy, por cierto, el tricolor cumple años de haber sido fundado por Plutarco Elías Calles. Pero lo poco que Carlos Salinas y Enrique Peña dejaron de partido, ya no se ve ni se oye. Ni siquiera hiede… todavía. * * * Por hoy es todo. Agradezco la lectura de este texto y sus solidarios y buenos deseos. Como siempre, también, que usted tenga ¡buenas gracias y muchos, muchos días!

Botón volver arriba