Se amplían las denuncias por lavado de dinero en torno a la campaña de Macri

Buenos Aires. La investigación por presunto lavado de dinero en campañas oficialistas en Argentina tomó hoy un nuevo giro con la ampliación de denuncias que involucran el financiamiento de la postulación del presidente Mauricio Macri.

La organización La Alameda presentó este lunes ante el juez Sebastián Casanello una denuncia que se suma a las que ya están en marcha en torno al financiamiento de las campañas legislativas macristas realizadas el año pasado en la provincia de Buenos Aires.

De acuerdo con la nueva acusación, la alianza gobernante Cambiemos arrastra irregularidades en los aportes que Macri recibió en las presidenciales de 2015 y en las legislativas de 2017 en la ciudad de Buenos Aires que encabezó la diputada Elisa Carrió.

La organización no gubernamental aseguró que entre las campañas legislativas en la provincia de Buenos Aires y en esta capital, más la presidencial, hay anomalías en la recaudación de 8.3 millones de pesos.

El caso que puso en duda la promesa de honestidad y transparencia del macrismo estalló en junio, cuando una investigación del periodista Juan Amorín reveló anomalías en las listas de donantes de dinero que el oficialismo reportó en la provincia de Buenos Aires el año pasado.

Cientos de los supuestos donantes en realidad son personas pobres y beneficiarias de programas sociales que ni siquiera sabían que formaban parte de listas en las que aparecían como aportantes de dinero en efectivo.

Además, el partido gobernante también las anotó como militantes sin su autorización, por lo que la justicia ya investiga si se usaron de manera ilegal las planillas de ciudadanos que reciben ayuda económica o en especie por parte del gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Luego de las personas pobres, se descubrieron nombres de empleados estatales, políticos oficialistas y opositores que aparecían como supuestos donantes del macrismo pero que negaron haber hecho tales aportaciones, por lo que el número de casos en total asciende a mil 200.

Según La Alameda, lo mismo ocurrió con la campaña de Macri en 2015, cuyos informes fueron rechazados ya por la justicia electoral por las múltiples anomalías registradas.

A pesar de que esto también ocurre en las rendiciones de cuentas de otras alianzas, como la de la kirchnerista Frente para la Victoria que postuló a Daniel Scioli a la presidencia, al macrismo le afecta mucho más porque llegó al poder con la bandera de diferenciarse de “los corruptos”.

El escándalo por los aportes falsos ha ido escalando como una imparable bola de nieve, ya que una auditoría interna de Cambiemos comprobó que incluso hay aportantes que sí donaron pero no están en las listas.

Ante la magnitud de las irregularidades, ahora la estrategia principal del oficialismo es proteger a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien como responsable política de Cambiemos en ese distrito también es la principal responsable del financiamiento electoral.

Por lo pronto, además de la causa que ya inició el juez Sebastián Casanello, ya hay otra investigación en curso que encabeza el juez Ernesto Kreplac.

Fuente: Notimex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close